Alicante bajo el mar: relajante y completo

- Escrito el 03 mayo, 2018, 1:00 pm
12 mins

La Costa Blanca de Alicante es un lugar perfecto para disfrutar del buceo, una actividad que está tomando cada vez más relevancia. El turismo de buceo es la tercera actividad más ofertada por las empresas de ocio y turismo porque la provincia cuenta con un gran potencial, tanto natural como de centros instructores, para la práctica de este fascinante deporte.

Se debe tener en cuenta que no todas las rutas son para principiantes. Bucear requiere de unas normas y un aprendizaje

Se dice que bajo el mar está el 71% del planeta, así no es de extrañar que el fondo marino de Alicante tenga mucho que ofrecer. Son muchos los lugares a escoger, siempre teniendo en cuenta que no todas las rutas submarinas son aptas para principiantes. Se trata de una actividad muy gratificante pero para la cual hay que estar bien preparado.

Quemar calorías mientras te relajas
El buceo requiere de respiración profunda y lenta, y nunca se debe contener la respiración

Pasear por el fondo marino es una actividad muy relajante y placentera. Tiene innumerables beneficios para el cuerpo y la mente; no solo porque se queman calorías, sino porque al respirar profunda y lentamente se contribuye a la mejora del sistema respiratorio, se liberan toxinas y aporta tranquilidad.

Entre las rutas submarinas más demandadas para esta actividad están: Reserva de Tabarca, los arcos de Calpe, la Llosa Isla de Benidorm, la cala rocosa de El Fresquito de Dénia y la cueva del Moraig Benitatxell, una de las inmersiones más sencillas, pero de mayor interés geológico.

Tabarca y el agua cristalina
En la isla de Tabarca las aguas son muy cristalinas y permiten ver una diversidad biológica del fondo marítimo especialmente rica

Tabarca es uno de los lugares mejores para practicar buceo. En esta isla las aguas son muy cristalinas y permiten una diversidad biológica del fondo marítimo especialmente rica. Tabarca fue la primera reserva marina que se declaró en toda España, fue en el año 1986, y ocupa 1.400 hectáreas alrededor de toda la isla. Al ser uno de los pocos espacios marinos protegidos, es un enclave perfecto para disfrutar del mar.

En cuanto a su flora, destacan las praderas de Posidonia Oceánica, lo más característico de la isla, y, en cuanto a la fauna, destacan el mero, dot, cherne, dorada e incluso algunos ejemplares de tortuga boba. Para bucear en la Reserva Marina de Tabarca hay que solicitarlo con antelación en alguno de los centros de buceo autorizados de la provincia.

Los arcos de Calpe ofrecen una bonita inmersión que tiene lugar en la cara norte del Peñón de Ifach, se caracteriza por su fondo rocoso y en ella se pueden admirar los enormes arcos que se han formado en algunas de las rocas. Si la visibilidad acompaña, se puede disfrutar de una inmersión rodeado de anémona incrustante amarilla. Este lugar suele ser refugio de sargos, morenas, meros y corvinas.

Benidorm: ideal para la fotografía
La inmersión en la Llosa Isla de Benidorm es idónea para la fotografía submarina.

La Llosa Isla de Benidorm ofrece buena visibilidad y su fondo marino, lleno de vida y color, hacen de La Llosa una de los mejores itinerarios de submarinismo. Situada a unos 300 metros al sur de la Isla de Benidorm, su profundidad máxima es superior a 30 metros y goza de mucha luminosidad, pero el nivel de dificultad es alto. La presencia de meros, congrios, morenas, langostas, mantas y barracudas e incluso peces Luna; la abundante fauna y las casi siempre transparentes aguas, hacen de ésta una inmersión idónea para la fotografía submarina.

Al final de la popular playa de Les Rotes en Dénia, y en plena Reserva Marina del Cabo de San Antonio, se encuentra El Fresquito, una preciosa cala rocosa que, aunque de difícil acceso, merece la pena la inmersión. Al tratarse de una zona protegida donde no se puede pescar, la presencia de vida es muy abundante. Allí se pueden observar pulpos, morenas, e incluso alguna sepia. El fondo rocoso se intercala con fondos de fina y blanca arena y con praderas de Posidonia. En esta ruta de buceo también hay un arco para fotografiar.

Sencillo, pero emocionante
Cala Moraig cuenta con una de las cuevas con mayor interés geológico y uno de los paisajes más bellos de toda la provincia

En la localidad de Benitaxell, la cala Moraig cuenta con una de las cuevas con mayor interés geológico y uno de los paisajes más bellos de toda la provincia. Es una de las inmersiones más sencilla, pero más emocionante. En ella, se da un fenómeno conocido como ´haloclina`, que es la unión de agua dulce y agua salada, lo cual genera efectos de luz submarina poco frecuentes.

El gran atractivo espeleológico del Moraig sirve de reclamo para los buceadores más experimentados, que son los únicos que pueden adentrarse hasta las profundidades de la cueva. No obstante, son muchas las personas que acuden a hacer inmersiones de menor profundidad para observar este curioso fenómeno.

¿Qué equipo necesitas para comenzar a bucear?

Además de la licencia de buceo… la máscara no debe solo permitir la visión bajo el agua, sino que también ha de alojar la nariz en su interior y permitir pinzarla por encima de la goma o silicona que la recubra.

Aletas. Sirven para desplazarnos en el agua. Las manos bajo el agua son para regular el jacket o para sostener la linterna, pero nunca para bracear. El único movimiento ha de ser el de las piernas. Es aconsejable que sean aletas de pie abierto y que tengan un agarre para el talón regulable.

Escarpines. Son botas de neopreno que cumplen la misión de aislar los pies del frío y permiten que las aletas se ajusten más cómodamente al pie. Lo mejor es comprar escarpines con suela gorda y cremallera.

Cinturón de lastre y plomos. Son esenciales en el buceo, ya que sirven para que tu cuerpo descienda en el agua. Hay de dos tipos, cinturones con bolsa de velcro y cinturones de hebilla.

Neopreno. Como en todo deporte de agua, el neopreno es esencial en su práctica, pero más todavía en el buceo, ya que dependiendo de la temperatura del agua se necesitará un traje húmedo, semiseco o seco.

Guantes y capucha. Son complementos perfectos para resguardarse de las bajas temperaturas bajo el agua.

Chaleco hidrostático. También llamado jacket o ala, se trata del chaleco que nos permitirá ascender en la inmersión y además cumple la función de salvavidas. El cinturón de lastre y el chaleco son los elementos esenciales que debes controlar para conseguir la flotabilidad neutra, que tu cuerpo se mantenga en el agua como si estuviese sujetado por un hilo.

Regulador. Se trata del respirador que conecta con la botella de aire. También es el que cumple la función de hinchar y deshinchar el chaleco hidrostático.

Ordenador. Al principio no es muy necesario si vas con un guía o monitor, pero si te permites bucear a solas con una pareja, es fundamental, ya que marca cuando debemos ascender y facilita la parada de seguridad de tres minutos a cinco metros.

Regla de oro: no contener la respiración

Respirar profunda y lentamente cuando buceamos supone un gran ejercicio para el corazón, los músculos y fortalece la circulación de la sangre. Amplía la capacidad pulmonar y, además, estimula el sistema linfático y libera toxinas. Trabajar el control de la respiración bajo el agua hace que las personas que bucean se acostumbren a respirar correctamente en superficie, en el día a día, mejorando la oxigenación.

Itinerarios submarinos

– Alicante: la cortada zona I y zona II.

– Benidorm: la Isla de Benidorm Norte, la Llosa e Isla de Benidorm embarcadero.

– Altea: Mascarat profunda, Mascarat cuevas, Cueva del elefante e Isla Mitjana.

– Benitachell: Cueva del Moraig.

– Calpe: Peñón de Ifach cara norte, Peñón de Ifach Arcos, Peñón de Ifach cara sur y Escollera de Calpe.

– Denia: Tangó, el Freskito y Cova Tallada.

– Moraira: las Cuevas y la Granadella.

– Torrevieja: los Hoyos y Punta Prima.

– Campello: los Baños de la Reina.

– Javea: Cueva de la Virgen, las Termas, Pared Negra, LEscul y Montaña sumergida I y II.

– Santa Pola: la Galera, LEscull negre y la cortada de 20m.

– Villajoyosa: Arrecife de la Villa.