El auténtico tesoro del Elche

Más allá de lo que sucede en los campos de Segunda o en los juzgados, el futuro del Elche está en buenas manos gracias al trabajo que se viene desarrollando en las entrañas del estadio, donde se oculta un laboratorio de técnicos apasionados para los que no hay horas ni festivos Bajo la batuta de Domingo Grau, coordinador de la cantera, el Elche se ha convertido en un referente nacional en la formación de jóvenes jugadores y sus equipos son cada vez más solicitados para competir fuera de la provincia e, incluso, de España. La cantera se compone de 38 equipos y 500 niños Más de 500 niños y niñas están en el radio de acción de la cantera franjiverde, donde se cuida el más mínimo detalle y nada queda a la improvisación. 38 equipos, repartidos en nueve de fútbol 11 (Chema Monzón), doce de fútbol 8 (Rubens Hernández), diez de escuela formativa (Miguel A. Real) y siete de fútbol femenino (Enrique Cano). Y además están los clubes convenidos en la provincia que permiten al Elche ‘controlar’ cualquier joven talento. Laboratorio incansable Grau dirige un grupo de trabajo dedicado en cuerpo y alma a poner los cimientos del nuevo Elche El laboratorio no descansa. Cada partido y cada entrenamiento son diseccionados y analizados por el grupo de Grau. Un técnico acompaña a los jugadores a sus entrenamientos con las selecciones, ya sea nacional o autonómica, y siempre hay algún responsable de área observando partidos de la cantera. “En el fútbol base se trabaja mucho”, afirma Grau, quien lidera por tercer año consecutivo un equipo humano de primera calidad. “La gente del Elche puede estar tranquila porque los trabajadores de este club aman a la entidad y eso siempre les hace dar más de lo que pueden”, señala. Tras cada partido, los entrenadores elaboran un informe para el club y puntúan a sus jugadores, además de realizar un análisis de lo que, en su opinión, sucedió en el campo. Todos los datos, incluidos los informes sobre las lesiones y evolución del jugador, son registrados por el equipo de Grau, que realiza un seguimiento personalizado de todos los futbolistas. “Intentamos recabar mucha información para tomar las decisiones más objetivas posibles dentro de lo subjetivo que es el fútbol”, resume el responsable de la cantera. Misma forma de trabajo El fútbol base del Elche se estructura en cuatro áreas: fútbol 11, Fútbol 8, femenino y escuela. Cada sección tiene su responsable, aunque es habitual que cada jefe de área multiplique sus funciones, ya sea dentro del organigrama de la cantera o en las oficinas del club. Grau, cuyo contrato con el Elche expira el 30 de junio, admite que la inestabilidad deportiva e institucional del club “influye emocionalmente” en la cantera, pero afirma que el trabajo es el mismo de hace tres años, cuando la entidad estaba en Primera. “Han cambiado los medios y los recursos, que ahora son menos, pero los equipos deben seguir compitiendo”, recuerda el coordinador, quien admite que la puerta a la colaboración con los clubes convenidos “sigue abierta”.  El buen trabajo de los últimos años se está viendo reflejado en la cantidad de torneos a los que es invitado el Elche. Santander, Barcelona o Portugal son algunos de los últimos destinos. “Intentamos cuidar las formas y dar buena imagen de la marca Elche”, apostilla. Éxitos de los canteranos No ha sido una mala cosecha la de la temporada 2016-17 para la cantera del Elche, con varios conjuntos rozando los primeros puestos de sus respectivas competiciones, aunque Grau se queda con la presencia masiva de jugadores del filial en el primer equipo. “Aparte de formar personas, nuestro trabajo es hacer jugadores para el Elche. Que Leomar, Liberto, Caballero o Sory hayan llegado nos proporciona una satisfacción especial”, explica.  Además, el cadete Javi López fue convocado por la selección española, motivo siempre de satisfacción. También se siente orgulloso de la apuesta del club por el fútbol femenino, algo que considera mérito de Enrique Cano. “Es la persona que apostó por esta sección. Era un mundo por explorar y él lo vio rápido. Ya tenemos una jugadora en la selección y varias en la autonómica”, presume Grau, quien admite que el fútbol base ha sido una de las áreas del Elche que supo aprovechar el paso por Primera para profesionalizarse. “Tras el descenso disminuyeron los medios porque el club tenía problemas y otras prioridades, pero lo único que no echo en falta son los recursos humanos, ya que contamos con gente cualificada y con ganas de aprender”, señala Grau.  “La única diferencia con Levante, Valencia o Villarreal es que tienen más recursos económicos y materiales que nosotros”, detalla, y asume como algo “inevitable” la fuga de talentos. “Tenemos que reinventarnos continuamente. Nuestro único argumento es fidelizar a los jugadores apostando por el talento porque económicamente no podemos competir”. «Nuestra forma de competir con otros clubes más grandes es premiar el talento haciendo jugar al futbolista en una categoría superior» (D. Grau) En este sentido, desvela que en la cantera se premia al futbolista “haciéndole jugar en el equipo de superior categoría para que sienta que aquí tiene el filial o el primer equipo más cerca que en otros sitios”. “Si es un infantil destacado lo hacemos jugar en el cadete y así sucesivamente. Es nuestra forma de competir con otros clubes”, explica. Prioridad con los locales Casi toda la cantera del Elche procede de un área de 50 o 60 kilómetros de la ciudad, a excepción de seis menores de edad que viven en un bungaló del club, con un psicólogo y tutor para los estudios, y cocinera. También algunos jugadores del filial y del juvenil viven en pisos de la entidad. “A mí me gustaría tenerlo todo concentrado en una Ciudad Deportiva, porque crearía sentimiento y nos permitiría trabajar mejor y desarrollar nuestra metodología, pero en la actual situación del Elche las prioridades son otras”, asume.  Mientras tanto, la cantera se conforma con un pequeño gimnasio en los bajos del estadio. “Allí los equipos se mezclan y conviven. Eso hace club”, defiende. Aclara que en la cantera siempre se da prioridad al jugador ya formado por la entidad y que solo busca fuera “algo que mejore mucho lo que tenemos”, como es el caso del internacional marroquí Ismael Benktip, una de las joyas de la cantera. “La globalización de la sociedad lo alcanza todo. Tenemos jugadores de muchas nacionalidades, pero casi todos han nacido en Elche”, aclara. Objetivo del Ilicitano Domingo Grau elogia la temporada del Ilicitano, del que recuerda que su reto no es ascender “sino formar jugadores y reducir la distancia con el primer equipo”. “El 70% de los jugadores procede del juvenil”, destaca el director de la cantera, quien también valora que todo el cuerpo técnico del primer equipo, comenzando por su entrenador, Vicente Parras, “ha estado antes en la cantera”. «Hay que enseñar al crío a tomar decisiones» (D. Grau) Elche puede presumir, según Grau, de ser una de las ciudades con un nivel futbolístico de cantera más alto. “Aquí trabajan muy bien y existe una gran competitividad entre los clubes. El nivel de los críos y de los técnicos es muy elevado y a nosotros, como ‘equipo madre’, nos viene de cine porque forman muy bien”, señala el técnico, quien afirma que la consigna principal en el juego de los equipos de la cantera del Elche es “iniciar, tener el balón y no tener miedo a fallar”. “Hay que enseñar al crío a tomar decisiones”, apostilla. Responsable de la educación Una de las cuestiones en las que el Elche se muestra inflexible es en el comportamiento y las formas. “Los clubes tenemos una responsabilidad grande para educar cuando los niños están con nosotros”, dice Grau, quien suele ver entre siete y ocho partidos de los equipos de la cantera cada fin de semana. “Me gusta controlarlo todo, pero también delego y doy autonomía”, señala. Por último, elogia y considera al equipo cadete de hace tres temporadas como la mejor generación que ha tenido el Elche desde su llegada al club hace seis años. En ese equipo, capaz de superar al Villarreal e igualar a puntos con el Valencia, brillaban Gonzalo Villar, Ródenas, Del Río y Jony, quienes fueron fichados por Valencia, Atlético y Málaga. “Es una pena, pero no pasa nada. Lo tenemos asumido. Somos el Elche y nos tenemos que reinventar constantemente”, concluye. Relacionado

La cantera franjiverde, al margen del primer equipo y de la inestabilidad institucional, funciona a pleno rendimiento pese a los recortes de los últimos años

- Escrito el 03 junio, 2017, 12:30 pm
12 mins
Más allá de lo que sucede en los campos de Segunda o en los juzgados, el futuro del Elche está en buenas manos gracias al trabajo que se viene desarrollando en las entrañas del estadio, donde se oculta un laboratorio de técnicos apasionados para los que no hay horas ni festivos

Bajo la batuta de Domingo Grau, coordinador de la cantera, el Elche se ha convertido en un referente nacional en la formación de jóvenes jugadores y sus equipos son cada vez más solicitados para competir fuera de la provincia e, incluso, de España.

La cantera se compone de 38 equipos y 500 niños

Más de 500 niños y niñas están en el radio de acción de la cantera franjiverde, donde se cuida el más mínimo detalle y nada queda a la improvisación. 38 equipos, repartidos en nueve de fútbol 11 (Chema Monzón), doce de fútbol 8 (Rubens Hernández), diez de escuela formativa (Miguel A. Real) y siete de fútbol femenino (Enrique Cano). Y además están los clubes convenidos en la provincia que permiten al Elche ‘controlar’ cualquier joven talento.

Laboratorio incansable

Grau dirige un grupo de trabajo dedicado en cuerpo y alma a poner los cimientos del nuevo Elche

El laboratorio no descansa. Cada partido y cada entrenamiento son diseccionados y analizados por el grupo de Grau. Un técnico acompaña a los jugadores a sus entrenamientos con las selecciones, ya sea nacional o autonómica, y siempre hay algún responsable de área observando partidos de la cantera. “En el fútbol base se trabaja mucho”, afirma Grau, quien lidera por tercer año consecutivo un equipo humano de primera calidad. “La gente del Elche puede estar tranquila porque los trabajadores de este club aman a la entidad y eso siempre les hace dar más de lo que pueden”, señala.

Tras cada partido, los entrenadores elaboran un informe para el club y puntúan a sus jugadores, además de realizar un análisis de lo que, en su opinión, sucedió en el campo. Todos los datos, incluidos los informes sobre las lesiones y evolución del jugador, son registrados por el equipo de Grau, que realiza un seguimiento personalizado de todos los futbolistas. “Intentamos recabar mucha información para tomar las decisiones más objetivas posibles dentro de lo subjetivo que es el fútbol”, resume el responsable de la cantera.

Misma forma de trabajo

El fútbol base del Elche se estructura en cuatro áreas: fútbol 11, Fútbol 8, femenino y escuela. Cada sección tiene su responsable, aunque es habitual que cada jefe de área multiplique sus funciones, ya sea dentro del organigrama de la cantera o en las oficinas del club. Grau, cuyo contrato con el Elche expira el 30 de junio, admite que la inestabilidad deportiva e institucional del club “influye emocionalmente” en la cantera, pero afirma que el trabajo es el mismo de hace tres años, cuando la entidad estaba en Primera.

“Han cambiado los medios y los recursos, que ahora son menos, pero los equipos deben seguir compitiendo”, recuerda el coordinador, quien admite que la puerta a la colaboración con los clubes convenidos “sigue abierta”.  El buen trabajo de los últimos años se está viendo reflejado en la cantidad de torneos a los que es invitado el Elche. Santander, Barcelona o Portugal son algunos de los últimos destinos. “Intentamos cuidar las formas y dar buena imagen de la marca Elche”, apostilla.

Éxitos de los canteranos

No ha sido una mala cosecha la de la temporada 2016-17 para la cantera del Elche, con varios conjuntos rozando los primeros puestos de sus respectivas competiciones, aunque Grau se queda con la presencia masiva de jugadores del filial en el primer equipo. “Aparte de formar personas, nuestro trabajo es hacer jugadores para el Elche. Que Leomar, Liberto, Caballero o Sory hayan llegado nos proporciona una satisfacción especial”, explica.  Además, el cadete Javi López fue convocado por la selección española, motivo siempre de satisfacción.

También se siente orgulloso de la apuesta del club por el fútbol femenino, algo que considera mérito de Enrique Cano. “Es la persona que apostó por esta sección. Era un mundo por explorar y él lo vio rápido. Ya tenemos una jugadora en la selección y varias en la autonómica”, presume Grau, quien admite que el fútbol base ha sido una de las áreas del Elche que supo aprovechar el paso por Primera para profesionalizarse.

“Tras el descenso disminuyeron los medios porque el club tenía problemas y otras prioridades, pero lo único que no echo en falta son los recursos humanos, ya que contamos con gente cualificada y con ganas de aprender”, señala Grau.  “La única diferencia con Levante, Valencia o Villarreal es que tienen más recursos económicos y materiales que nosotros”, detalla, y asume como algo “inevitable” la fuga de talentos. “Tenemos que reinventarnos continuamente. Nuestro único argumento es fidelizar a los jugadores apostando por el talento porque económicamente no podemos competir”.

«Nuestra forma de competir con otros clubes más grandes es premiar el talento haciendo jugar al futbolista en una categoría superior» (D. Grau)

En este sentido, desvela que en la cantera se premia al futbolista “haciéndole jugar en el equipo de superior categoría para que sienta que aquí tiene el filial o el primer equipo más cerca que en otros sitios”. “Si es un infantil destacado lo hacemos jugar en el cadete y así sucesivamente. Es nuestra forma de competir con otros clubes”, explica.

Prioridad con los locales

Casi toda la cantera del Elche procede de un área de 50 o 60 kilómetros de la ciudad, a excepción de seis menores de edad que viven en un bungaló del club, con un psicólogo y tutor para los estudios, y cocinera. También algunos jugadores del filial y del juvenil viven en pisos de la entidad. “A mí me gustaría tenerlo todo concentrado en una Ciudad Deportiva, porque crearía sentimiento y nos permitiría trabajar mejor y desarrollar nuestra metodología, pero en la actual situación del Elche las prioridades son otras”, asume.  Mientras tanto, la cantera se conforma con un pequeño gimnasio en los bajos del estadio. “Allí los equipos se mezclan y conviven. Eso hace club”, defiende.

Aclara que en la cantera siempre se da prioridad al jugador ya formado por la entidad y que solo busca fuera “algo que mejore mucho lo que tenemos”, como es el caso del internacional marroquí Ismael Benktip, una de las joyas de la cantera. “La globalización de la sociedad lo alcanza todo. Tenemos jugadores de muchas nacionalidades, pero casi todos han nacido en Elche”, aclara.

Objetivo del Ilicitano

Domingo Grau elogia la temporada del Ilicitano, del que recuerda que su reto no es ascender “sino formar jugadores y reducir la distancia con el primer equipo”. “El 70% de los jugadores procede del juvenil”, destaca el director de la cantera, quien también valora que todo el cuerpo técnico del primer equipo, comenzando por su entrenador, Vicente Parras, “ha estado antes en la cantera”.

«Hay que enseñar al crío a tomar decisiones» (D. Grau)

Elche puede presumir, según Grau, de ser una de las ciudades con un nivel futbolístico de cantera más alto. “Aquí trabajan muy bien y existe una gran competitividad entre los clubes. El nivel de los críos y de los técnicos es muy elevado y a nosotros, como ‘equipo madre’, nos viene de cine porque forman muy bien”, señala el técnico, quien afirma que la consigna principal en el juego de los equipos de la cantera del Elche es “iniciar, tener el balón y no tener miedo a fallar”. “Hay que enseñar al crío a tomar decisiones”, apostilla.

Responsable de la educación

Una de las cuestiones en las que el Elche se muestra inflexible es en el comportamiento y las formas. “Los clubes tenemos una responsabilidad grande para educar cuando los niños están con nosotros”, dice Grau, quien suele ver entre siete y ocho partidos de los equipos de la cantera cada fin de semana. “Me gusta controlarlo todo, pero también delego y doy autonomía”, señala.

Por último, elogia y considera al equipo cadete de hace tres temporadas como la mejor generación que ha tenido el Elche desde su llegada al club hace seis años. En ese equipo, capaz de superar al Villarreal e igualar a puntos con el Valencia, brillaban Gonzalo Villar, Ródenas, Del Río y Jony, quienes fueron fichados por Valencia, Atlético y Málaga. “Es una pena, pero no pasa nada. Lo tenemos asumido. Somos el Elche y nos tenemos que reinventar constantemente”, concluye.