El Ayuntamiento de Elche ampliará su colaboración con la fundación “Un abrazo de la luz”

El alcalde, Carlos González, y la concejala de Bienestar Social, Tere Maciá, visitan las instalaciones, ubicada en el barrio del Raval

- Escrito el 13 marzo, 2018, 4:56 pm
2 mins
Entre los objetivos de la fundación, que en la actualidad atiende a 49 niños, están la prevención de situaciones de desigualdad, el rechazo social o la apertura hacia nuevas culturas

El Ayuntamiento de Elche ampliará su colaboración con la Fundación “Un abrazo de luz” para prestar más servicios en distintas zonas de la ciudad, según acordaron el alcalde, Carlos González, y la concejala de Bienestar Social, Tere Maciá, con la presidenta de la entidad, María José Martínez Cruz, durante una visita que los dos miembros del equipo de Gobierno realizaron recientemente a las instalaciones, ubicadas en el barrio del Raval.

“Un abrazo de la luz” es una fundación sin ánimo de lucro cuyos objetivos son la prevención de situaciones de desigualdad, la inadaptación o rechazo social, la búsqueda de alternativas de aprendizaje eficaz, la promoción de la tolerancia, el compañerismo y la apertura hacia nuevas culturas”, según explican sus responsables.

El alcalde y la concejala recorrieron las instalaciones y se interesaron por los numerosos proyectos que lleva a cabo la fundación, que en la actualidad presta atención a 49 niños de entre tres y 12 años, en su mayor parte derivados del servicio de Familia y Mujer de la concejalía de Bienestar Social, que coordina su trabajo con la fundación.

“Al margen de situaciones familiares desestructuradas, muchos niños sufren el cambio de modelo de familia. El horario de trabajo de los padres impide la dedicación necesaria para su formación. ‘El abrazo’ abre sus puertas a todos los niños que necesitan esta ayuda por las tardes, tras la jornada escolar y también abre en jornadas matutinas, a modo de escuela de verano o campamento urbano”, según explica en sus folletos de presentación.

Un equipo formado por siete personas, entre educadores, pedagogos, psicólogos o profesores, además de voluntarios, atiende las distintas necesidades de formación de los niños, así como la alimentación, el aseo personal o el comportamiento, según los casos.