El Ayuntamiento estudiará las propuestas de vecinos y colectivos para mejorar el pliego del contrato de Limpieza

El alcalde anuncia que se va a a iniciar un período de participación que tiene por objeto recabar de los operadores del mercado activos y de ciudadanos sus opiniones en relación a la documentación elaborada

- Escrito el 17 julio, 2018, 4:59 pm
8 mins

Se espera que el contrato salga a licitación esta misma legislatura con el fin de “atender las necesidades del siglo XXI creando un servicio adaptable a los cambios, sensible a los aspectos medioambientales, sociales y de género”

El alcalde, Carlos González, acompañado por la concejala de Relaciones Institucionales, Mireia Mollà, y por el edil de Limpieza, Héctor Díez, ha anunciado esta mañana que el equipo de gobierno ya cuenta con el borrador del expediente para la contratación del servivio de limpieza viaria y recogida de basuras del municipio de Elche.

Un contrato que se espera que salga a licitación esta misma legislatura y que tiene como objeto “atender las necesidades de las ilicitanas e ilicitanos del siglo XXI, un servicio adaptable a los cambios, sensible a los aspectos medioambientales, sociales y de género”, ha señalado el alcalde quien ha añadido que “debe ser un servicio que incluya las nuevas tecnologías para una mayor información y control sobre el mismo y que incorporará maquinaria de última generación, más eficiente, menos contaminante y más silenciosa”.

Además, González ha anunciado que previo a la aprobación del expediente de contratación, se va a iniciar un período de participación, denominado “Consultas Preliminares al Mercado” y que tiene por objeto recabar de los operadores del mercado activos, sus opiniones en relación a la documentación elaborada.  Al mismo tiempo se ofrece la posibilidad a que cualquier persona física o jurídica pueda plantear sus observaciones a la documentación que se publica.

El procedimiento para realizar estas consultas es por escrito, a través de una dirección electrónica consultalimpieza@elche.es y el plazo en que se podrán realizar las observaciones y propuestas concretas está abierto hasta el 5 de septiembre.

Finalmente, se elaborará un informe en que se justifique la inclusión o no de las propuestas realizadas, lo que puede modificar los documentos ya preparados para su posterior aprobación y licitación pública.

Carlos González ha recordado que contrato de limpieza es el más importante del municipio y actualmente está en torno a los 22,5 millones euros. Ha señalado que el actual contrato data del año 2000 y actualmente no cumple con las necesidades del municipio por lo que el actual equipo de gobierno se ha visto obligado a introducir mejoras.

En este sentido Mireia Mollà ha destacado que “tenemos una contrata prorrogada y sin mejoras, por culpa del anterior gobierno del PP, y en la que el 15% de la población ilicitana y el 30% del suelo urbano están sin cubrir. El pliego que hoy ponemos encima de la mesa se ajusta más a la situación real del municipio y sus necesidades”.

“Estamos ante el pliego más complejo y también más ambicioso por lo que me sumo a las felicitaciones del alcalde a las personas que han trabajado en su elaboración”, ha añadido la concejala quien también ha destacado la importancia que tiene que la ciudadanía se implique: “Para que una contrata de basuras funcione debe haber una implicación social y precisamente esta propuesta contempla el contenedor marrón que no tiene incorporado prácticamente ningún municipio. Los ilicitanos e ilicitanas vamos a tener un contenedor para la materia orgánica, esto es importante porque los residuos que van a planta y que luego se tienen que soterrar es porque la mayor parte de las veces van contaminados en esencia”.

Por su parte, Héctor Díez, ha querido poner en valor “cómo se está elaborando la redacción del nuevo contrato de limpieza basado en la experiencia de ciudades punteras y trasladándolas a nuestro municipio. Además, hay que destacar la participación a la hora de elaborar el servicio con reuniones con todos los agentes sociales implicados. La consulta previa que hoy anunciamos viene a reforzar este proceso de participación. Por último señalar algo que nos parece vital, este contrato está redactado por servidores públicos garantes de la objetividad, no hay agentes externos interesados en la redacción del mismo”.

Principales líneas de actuación del nuevo contrato

El alcalde ha indicado que entre los objetos del nuevo contrato está mejorar la limpieza en el término municipal con medidas como volver al barrido 7 días a la semana, utilizar de forma eficiente el agua en más tareas, la mecanización de las tareas de limpieza o la limpieza integral de zonas verdes, eliminando la dualidad existente en la actualidad. El nuevo servicio de limpieza actuará de forma integral en las zonas verdes y parques.

Otra de las apuestas es la recogida integral de residuos municipales, recogiendo todos los residuos domésticos e industriales no peligrosos, intentando facilitar al máximo la participación y colaboración ciudadana, aumentando los porcentajes de reciclado y minimizando los residuos llevados al vertedero. Tratar la recogida de podas; Aumentar la recogida selectiva de envases y papel cartón; Considerar la posibilidad de instalar contenedores soterrados en lugares con dificultades para ubicarlos en superficie; Renovar contenedores del campo; Aumentar rutas de recogida en campo y pedanías; La introducción desde el inicio del contrato del quinto contenedor (materia orgánica); Recogida de residuos industriales, introduciendo la recogida selectiva; Aumentar los puntos limpios móviles y crear zonas de compostaje comunitario

Favorecer un servicio sostenible, dimensionado en su justa medida, utilizando maquinaria con menores niveles de emisiones, consumos y nivel sonoro. Introducción de maquinaria eléctrica, cuando sea económica y técnicamente posible o a Gas Natural Comprimido, estudiando la posibilidad de uso de agua regenerada para el baldeo.

Aumentar el control sobre al adjudicatario en una doble vertiente: sobre resultados de su actividad, mediante seguimiento de indicadores de calidad y sobre los medios y la forma empleados para conseguirlo. Posibilidad de contratar servicios externos de control del servicio.

Flexibilidad y adaptabilidad del servicio, posibilidad de reasignar efectivos y medios según necesidades cambiantes sin que ello suponga mayores costes.

Comunicación/participación de la ciudadanía, realizando campañas de concienciación sobre limpieza y reciclado de residuo.

Incorporación de tecnología que permita mejorar la gestión, el control sobre el servicio y sobre el adjudicatario, en tiempo real.