Billete de vuelta a la élite

El CV Elche, con su equipo sénior femenino como locomotora, inicia un ambicioso proyecto deportivo para regresar a la cumbre del voleibol español

- Escrito el 04 septiembre, 2017, 4:00 pm
7 mins

El Club Voleibol Elche, tras varios años de letargo, resurge con fuerza y apunta de nuevo a la elite. La entidad ilicitana, funda en 1969, ya militó entre los más grandes a principios de siglo, logrando levantar, incluso, un título de Copa del Rey, lo que le permitió pasear el nombre de la ciudad por Europa. El club, como el resto de deportes minoritarios, acusó la crisis y la falta de ayudas y los sueños de grandeza tuvieron que esperar. Sin embargo, sin hacer ruido y con mucho trabajo, el club siguió cincelando jóvenes jugadores para regresar, a un coste mínimo, a la cima. Y el momento ha llegado.

Equipo femenino
El club cuenta con 450 jugadores repartidos en 17 equipos

El equipo femenino se ha reforzado hasta los dientes para dar el salto a la Superliga de División de Honor. La plantilla está formada por una base que ha crecido y se ha formado en el club ilicitano, pero apuntalada por jugadoras de prestigio, como la checa Anna Budniska, la brasileña Edna Bugman, la española Raquel Palma, Marianela Tantera o la cubana Ismaray Silveira. Aunque el gran fichaje del CV Elche está en el banquillo, al que ha llegado el brasileño André Collin, campeón de Liga el pasado año con el Ciudad de Logroño. “Es un lujo contar con él. Con un entrenador de este nivel no se puede aspirar a otra cosa que a estar arriba para buscar el ascenso”, señala David Agulló, presidente de la entidad.

La llegada del brasileño y de los fichajes solo son los adornos de un ambicioso proyecto que se viene cociendo a fuego lento desde hace más de un lustro. “En 2009, 2013 y 2016 fuimos premiados como la mejor cantera. Se hizo un muy buen trabajo formativo con una generación que se ha hecho mayor y había que seducirla con un proyecto deportivo ambicioso, como pelear por el ascenso, para que se quedaran”, explica Agulló.

Y sin un gran patrocinador, como en otros tiempos, que cubra gran parte del presupuesto, el club ha encontrado en la firma Viziusport Arena el socio ideal para crecer. “A las jugadoras podemos ofrecerles un proyecto ambicioso y gracias a Viziusport Arena, empresa de organización de eventos deportivos, también un trabajo relacionado con el deporte en alguna de sus diferentes actividades”, relata el presidente.

Reverdecer laureles
«No nos escondemos, vamos a por el ascenso» (D. Agulló)

Al primer equipo femenino, que debutará el próximo 23 de septiembre, aún le quedan por incorporar “dos o tres piezas” más, pero las sensaciones durante la pretemporada son “muy buenas”. “Estamos en plena fase de trabajo físico, pero se ve que hay un buen equipo. No nos escondemos, vamos a por el ascenso”, insiste el dirigente del CV Elche. Durante estos años de travesía por el desierto, Agulló admite que fue “frustrante” dejar salir jugadores importantes ante la imposibilidad de ofrecerles un proyecto ambicioso. “Por suerte ahora en distinto”, afirma Agulló, quien también sueña a medio plazo con un equipo sénior masculino en la élite. “Tenemos un grupo humano fuerte en juveniles. Hay que seguir trabajando fuerte para que en dos años puedan llegar”, asegura.

El regreso a la elite, además de facilitar la aparición de un patrocinador, permitiría al CV Elche reverdecer laureles y regresar a su antiguo templo, el pabellón Esperanza Lag, donde se siente “más cómodo”. “Además, un equipo en la élite, con todo lo que eso conlleva de publicidad, espectáculo y repercusión, sería un perfecto imán y ejemplo para toda la juventud”, valora Agulló.

Abierto a todos

Pero el CV Elche es mucho más que la punta del iceberg de sus equipos sénior. De esos 450 jóvenes que forman parte de su estructura, casi el 70% sale del colegio Salesianos, su auténtico “vivero”. De todas formas, el club está abierto a cualquier niño o niña que lo desee. “Solo tienen que pasar por la oficina del Esperanza Lag para apuntarse”, asegura el dirigente, quien explica que el único requisito que se pide es “querer jugar al vóley”.

El club dispone de 17 equipos, por lo que cualquier niño tiene opciones de encajar. Además, los técnicos del club trabajan en dos líneas: rendimiento, donde hay un mayor nivel en busca de resultados, e iniciación, en el que se enseña a jugar y a disfrutar del deporte. También, el club trabaja con su cantera tanto en el vóley pista como en la playa, por lo que la actividad cubre, prácticamente, casi todo el año natural.

El nivel de la base es extraordinario y sus equipos pelean “año sí, año no” por todos los títulos de las categorías inferiores provinciales y autonómicos. Pero los resultados no lo son todo para el CV Elche. Agulló defiende que su deporte es ideal para formar personas “porque te enseña disciplina y a trabajar en equipo. Puedes ser muy bueno, pero sin el equipo no puedes ganar”. “Son valores fundamentales para la vida y, además, no hay contacto con el rival, por lo que es muy sano y limpio en ese sentido”, añade.  Y si además de divertir y educar se puede ganar, como casi siempre sucede en el CV Elche, mejor que mejor.