Brotes verdes en el ladrillo ilicitano

El sector de la construcción se recupera en Elche con el aumento de licencias concedidas -223 en lo que va de 2017- ligadas al aumento de venta de pisos

- Escrito el 07 septiembre, 2017, 7:36 am
24 mins

No hace falta más que dar un largo paseo por la ciudad para comprobar que algo está cambiando. La paralización y estancamiento, vivido en los años posteriores al pinchazo de la burbuja inmobiliaria, provocó que el ‘skyline’ ilicitano se mantuviera prácticamente inmutable, pese a las innumerables hojas arrancadas al calendario.

El número de empresas del sector del ladrillo se multiplica en la ciudad ilicitana

Las grúas, elemento fetiche en la época de bonanza del ladrillo, llegó a estar en peligro de extinción en la ciudad, ya que su presencia pasó a estar casi desapercibida. En las últimas fechas, estas monstruosas torres de hierro desmontables han vuelto a florecer en diferentes puntos del casco urbano ilicitano y en las pedanías costeras, lo que hace presagiar vida en algunas zonas que fueron páramos desérticos.

Tocar fondo

En 2006 el sector inmobiliario dijo basta, y provocó la erupción de una crisis económica que conllevó la destrucción de una infinidad de puestos de trabajo, a la sentencia de multitud de empresas, al éxodo de jóvenes en busca de oportunidades y a la paralización de gran cantidad de obras en todo el territorio nacional -un claro ejemplo se puede encontrar en Valencia con la T2 del Metro o el propio estadio de fútbol-. A nivel local, desde 2006, la tendencia en el otorgamiento de licencias de construcción para viviendas nuevas fue decreciendo, hasta que en 2013 se tocó fondo y tan sólo 39 fueron entregadas. Ese año negro fue un punto de inflexión en el mercado, dado que a partir de ahí la tendencia comenzó a mejorar ligeramente, hasta alcanzar este año 2017 unas cifras importantes a tener en cuenta.

Según el informe de la Sociedad de Tasación Elche ha superado los efectos de la burbuja

En 2014 el ayuntamiento de Elche otorgó 243 licencias de construcción para viviendas nuevas, el siguiente año la cifra mejoró todavía más hasta alcanzar las 394, pero en 2016 volvió a bajar la tendencia hasta llegar a las 223. Las fuentes del consistorio consultadas por AQUÍ en Elche confirman que en 2017, en el primer semestre, se han otorgado las mismas licencias que durante todo el año pasado (223), aunque todavía están muy lejos de las cifras que se manejaban en la época de la burbuja, algo que desde el equipo de gobierno no quieren volver a repetir. Según el último informe de la Sociedad de Tasación Elche ya ha superado los efectos del estadillo de la burbuja inmobiliaria.

Inicio de la recuperación
Huerto de Travalón y Arenales concentran la gran mayoría de obras nuevas en la ciudad

José Manuel Sánchez, concejal de Urbanismo del Ayuntamiento ilicitano, considera que el sector de la construcción se ha ido recuperado en cierto aspecto gracias a la costa, “fundamentalmente en Arenales del Sol”, y añade que este último año ha podido observar “cierta recuperación” en el casco urbano de la ciudad. “En los datos que manejamos también nos consta la creación de diversas empresas relacionadas con el sector de la construcción -hasta 75 en los dos últimos años según el Instituto Nacional de Estadística-, por lo que se observa ciertos brotes verdes, que son importantes en cuanto a que ese sector da trabajo a un número importante de forma directa y de forma indirecta”, sostiene el edil.

Ese aumento en la cifra de licencias de nuevas viviendas, que el Ayuntamiento de Elche ha experimentado estos últimos años y que en este 2017 ha cogido mayor relevancia, va emparejada a su venta o, al menos, desde el sector inmobiliario es lo que se espera.

José Manuel Sánchez sí cree que ambos contextos van cogidos de la mano y, aunque no se atreve a dar un dato al 100%, confirma que las cifras que manejan desde el consistorio, y las conversaciones que han mantenido con los promotores, van en esa línea. “Este aumento pensamos que en parte es porque se ha ido digiriendo la bolsa de pisos que había en ‘stock’ en la ciudad, porque se han recuperado los puestos de trabajo de mucha gente que los habían perdido y todo ello va unido con una nueva forma de construir que, espero, no tenga nada que ver con los modelos de antaño de la burbuja”, asevera el concejal, que remarca que es una conjunción de todos esos factores “lo que hace que poco a poco se vaya recuperando el sector”. Los datos se elevan hasta las 800 viviendas nuevas en construcción o proyectadas y unas 300 ya finalizadas en todo el territorio local.

¿Brotes verdes?
La subida del precio de los alquileres ayuda al aumento de la venta de pisos

Alejandro Sarabia, responsable de InmoUrbana, coincide en que sí que se están produciendo “ciertos brotes verdes, aunque todavía están en fase inicial”. Sobre el aumento de venta de pisos en Elche puntualiza por zonas: “Hay un sector en expansión en la ciudad, que abarca toda la zona del campo de fútbol y del huerto de Travalón, y ahí sí se ven grúas y obras nuevas. Esta zona tiene la característica que la vivienda que se está construyendo es una vivienda amplia, con piscina, garaje, terrazas amplias… Es lo que demanda la población que busca vivienda, sobre todo parejas jóvenes para pasar todo el año, ya que la piscina da la posibilidad de estar bien en verano y más cuando tienen hijos”. En este sentido, este inmobiliario añade que el 90% de las grúas, “más o menos”, están allí y que el resto de la localidad “generalmente sigue la tónica parecida a los últimos años después de la crisis, aunque sí es cierto que se ha mejorado porque antes ni había grúas”.

Antonio Chaves y su mujer, Ainhoa Cabezuelo, acaban de comprar una vivienda en el huerto de Travalón, en la urbanización llamada Stadium III, de la promotora Siglo XXI. Esta joven pareja vivía de alquiler, y se decantó por la adquisición de esta vivienda porque consideran que es una zona en clara expansión: “La mayoría de gente que vive o vivirá ahí es joven y pensamos que puede haber una buena calidad de vida para nosotros y nuestra familia”.

Su piso todavía no está disponible, y tendrá que esperar al menos un par de años más para comenzar su nueva vida allí puesto que lo han comprado sobre plano. “Observamos que había opciones interesantes en el mercado de venta y nos vimos en el momento adecuado de dar el paso. Empezamos viendo opciones de segunda mano, pero finalmente nos decantamos por obra nueva porque los precios eran muy similares. Así que optamos por comprar obra nueva”, relata Chaves.

Tipos de ventas

La compra de un piso suele conllevar un apoyo económico extra, bien sea en forma de ahorros o préstamos bancarios, ya que además del precio de la venta se le añade el 10% de IVA, algo muy importante a tener en cuenta cuando se busca piso. Actualmente, la gran cantidad de bancos que operan en el territorio nacional suelen financiar hasta el 80% de la vivienda, y algunos elevan esas cifras hasta el 90% aunque es poco común.

Estas cifras distan mucho de las que se manejaban en la época de bonanza del ladrillo, donde era difícil encontrar impedimentos bancarios a la hora de adquirir una hipoteca. Que el banco llegue hasta el 100% se suele ver con menos asiduidad y se reduce a las viviendas que los propios bancos disponen. “Normalmente, tienes que tener un 15% de gastos previstos si compras con hipoteca, sin ella es algo menos. Y los bancos están financiando al 80%, por lo que tienes que dar un 20% de entrada más un 15% para gastos”, explica Alejandro Sarabia.

El producto bancario, los chollos y las herencias son las alternativas a la obra nueva

El responsable de InmoUrbana considera que, además de lo que se está moviendo en las nuevas zonas, el tipo de vivienda que se está vendiendo en la ciudad es producto bancario, chollos o herencias: “Mucha gente que se ha vuelto a incorporar al mercado laboral o que lo ha hecho por primera vez no tiene esa capacidad económica, por lo que optan por ahorrar o comprar vivienda bancaria que financia 100%”. La Sociedad de Gestión de Activos procedentes de la Reestructuración Bancaria (SAREB), conocido como el banco malo; Solvia, del Sabadell; Haya de Bankia y Cajamar; o BBVA Pisos, son algunas de las alternativas bancarias.

Herencias

Sarabia sostiene que la herencia es otro producto que se vende bastante en estos momentos, porque los herederos “normalmente son varios hermanos y deciden vender la vivienda por lo que dé el mercado. Al no tener deuda en forma de préstamo se puede rebajar a un precio que la gente sí está dispuesto a pagar”. Algunos de los problemas que se encuentra en este ámbito es que muchas veces los particulares que buscan inmobiliarias para que les vendan sus viviendas no pueden hacerlo dado que la deuda, que la vivienda tiene contraída, es superior al precio de mercado. “En ocasiones, la hipoteca que les queda por devolver es mayor y no pueden hacerlo por un valor menor, porque el banco quiere que le devuelvas el dinero que ha prestado”, señala.

Iván Martínez y su novia Rocío González son una pareja joven que, actualmente, reside en el extranjero debido al trabajo de él -es futbolista en un equipo de Islandia-. La idea de comprar una casa en su ciudad les rondaba desde hacía tiempo, y ahora han visto la oportunidad para acometer su sueño. Sus ideas eran claras, querían comprar un chollo y reformarlo poco a poco. Dicho y hecho. Un amplio ático en pleno casco urbano de la ciudad que procedía de una herencia y que pagaron a buen precio. “Mientras esté fuera trabajando podemos ahorrar e ir reformando la casa desde cero a nuestro gusto. Al no tener la necesidad de vivir ahí desde el primer minuto podemos invertir y pensar las cosas con calma”, afirma Iván Martínez.

Zonas clave

Este auge en la construcción de viviendas tiene mucho que ver con la disponibilidad de sectores de suelo urbanizables. La mayoría de las nuevas promociones que se están llevando a cabo están localizadas en Arenales del Sol, la zona del huerto de Travalón próxima al estadio de fútbol, en nuevo Altabix y dos pequeños reductos en el centro de la ciudad. “Los promotores, una vez que han ido agotando el suelo que tenían disponible, se han expandido a las zonas en crecimiento”, comenta José Manuel Sánchez.

Sorprenden las dos construcciones que se están llevando a cabo en la calle Santa Ana y en Alfonso XII, donde históricamente había un solar, remarca el edil. Estas dos obras pertenecen a la promotora Sorkia Mediterráneo. “En Elche, en el núcleo urbano, hay varias obras, pero son la excepción. La de Puente de la Virgen se vende casi a medio millón de euros, es un nicho de mercado reducido. Tiene sentido porque en la crisis el que ha tenido dinero sigue teniéndolo”, afirma Sarabia.

El edil de Urbanismo sostiene que la zona de El Corte Inglés volverá a crecer próximamente

Desde el consistorio confirman que todavía queda “bastante suelo urbanizable” en la zona próxima a El Corte Inglés, y esperan que, con el anuncio de la Generalitat Valenciana de construir el Instituto de Educación Secundaria número 11 durante el próximo año, se convierta en una zona en auge, debido a la importancia del centro desde el punto de vista educativo ya que ofertará cerca de 1500 plazas para alumnos. Todo ello, unido a la petición al Ministerio para que finalice el anillo de la ronda, al que “todavía le falta un trozo”, se convertirá en una situación ideal para que Elche crezca. “El crecimiento va tener mucho que ver con la revisión del Plan General de Urbanismo que se ha puesto en marcha. En función de esa revisión, y del apoyo de los técnicos y de la ciudadanía, estableceremos hacia dónde debe crecer Elche. Queda suelo todavía en Travalón y Corte Inglés”, argumenta el concejal de Urbanismo.

Alquileres

La escasez de oportunidades laborales, la falta de ahorros y la inestabilidad laboral, hicieron que durante varios años la posibilidad de comprar una vivienda en propiedad fuera prácticamente una quimera para muchas parejas jóvenes y de mediana edad. Todo este cóctel de circunstancias estaba removido con una buena dosis de gente que, debido a las condiciones cambiantes del empleo, se veían forzadas a movilizarse de ciudad, por lo que tener una vivienda en una ciudad y trabajar en otra era algo complicado. Ante esta situación, la opción del alquiler comenzó a ser una realidad cada vez más viva, y el número de viviendas en alquiler se disparó debido a la gran demanda, lo que finalmente ha traído una considerable subida del precio de la renta de los mismos y de forma indirecta ha favorecido a la venta de pisos.

Para el edil de Urbanismo influyen muchas circunstancias en este aumento de precios de los alquileres, que considera que son “naturales a la cultura nacional”. Piensa que por un lado está el tema cultural, ya que “pensamos que la propiedad es mejor que el alquiler, pero eso no ocurre en países del norte de Europa”. Añade que la situación económica que atraviesa el conjunto de los países occidentales ha hecho que “las personas que tienen posibilidades, y teniendo en cuenta los tipos de interés, han buscado pisos para obtener la rentabilidad que no le da un banco, mediante el alquiler”. Es decir, cada vez son más personas las que invierten en pisos para ponerlos en alquiler: “Ello, unido a la demanda de gente, que debido al encarecimiento de los pisos ha tenido que acudir al mercado del alquiler, ha llevado un incremento de los precios de arrendamiento. Mucha gente ahora, con la recuperación económica, ha pensado que lo mejor es comprar un piso en propiedad”.

Incremento de los precios

El pasado mes de junio María Dolores Hernández decidió, junto a su pareja, dar un paso al frente e invertir en una vivienda en propiedad. Tras varios años pasando por diferentes pisos en alquiler se le presentó la oportunidad de comprar una casa y, tras pelearlo mucho con los bancos, por fin pudieron acceder a una. “En nuestro caso estábamos a gusto viviendo de alquiler, para nada pensábamos que nos íbamos a meter en una hipoteca, lo veíamos como algo muy lejano, pero cada vez que mirábamos pisos para alquilar los precios se disparaban. La gota que colmó el vaso, fue cuando nos quisieron subir el alquiler, del piso donde vivíamos, de 500 euros hasta los 600 al mes. Ahí nos planteamos cambiar las cosas”, detalla.

Esa situación, explica la joven de 26 años, les hizo recapacitar y pensar que una hipoteca podría salirles por menos dinero, y comenzaron la búsqueda de pisos: “Nos decidimos por un chollo, obra nueva que estaba parada durante varios años, que pertenecía al banco malo -la SAREB- y que estaba en perfectas condiciones”.

Construcción sensata

La premisa de todos los implicados en la construcción y venta de pisos es huir a todas luces de lo que pasó en la época de la burbuja. En principio, se pretende evitar a toda costa tropezar con la misma piedra, pero si el mercado sigue al alza cualquier cosa puede pasar. Para José Manuel Sánchez en estos momentos sí se está construyendo con sensatez, aunque no se atreve a aventurar si esta tendencia continuará en el futuro: “Espero que no ocurra lo mismo, porque todos los agentes implicados han sacado conclusiones de ese mal trago por el que hemos pasado y que ha costado muchos puestos de trabajo, la supervivencia de las empresas y dinero del contribuyente ya que los bancos, que también han jugado un papel clave en todo esto, no tuvieron en cuenta muchas cuestiones”. Explica que, por el momento, las cifras que se dan van a un ritmo consecuente con la demanda de la ciudad.

Otra de las voces expertas en el sector de la venta de pisos, Alejandro Sarabia de InmoUrbana, confirma que ha habido un “cambio radical” en esta nueva época, empezando por los bancos. Explica que en estos momentos las entidades bancarias “muchas veces al promotor o le financia el 50% de la obra o directamente no le financia, cuando antes no era así”. Una vez que el promotor ha hablado con los bancos calcula al milímetro los gastos que conlleva acometer la obra y los posibles beneficios que le reportará. “Ha sido un giro de 180 grados en la dinámica por parte de todos los sectores implicados en la construcción”, sentencia.