Capella y Escolanía del Misteri dan forma a la mejor antesala a la Semana Santa

La Basílica de Santa María acoge el próximo día 23 el tradicional concierto del Viernes de Dolores a cargo de la Capella y la Escolanía del Misteri d’Elx, que una vez más se va a convertir en la mejor antesala a la Semana Santa ilicitana merced a un completo programa preparado para la ocasión

- Escrito el 16 marzo, 2018, 7:51 pm
2 mins

Bajo la dirección del Mestre de Capella, José Antonio Román, y del responsable de la Escolanía y organista, Francisco Javier Gonzálvez, el concierto, que se iniciará a las 21.30 horas, se abre con cuatro piezas a cargo de los escolanos: ‘Ave María’, de Tomás Luis de Victoria; ‘Sanctus, de Sandra Howard; ‘Ave Mundi Spes’, de Marco Frisina y ‘Esto les digo’, de Kinley Lange. Previamente la entrada al templo se llevará a cabo de una manera especial.

A continuación, será el momento de la Capella que en esta oportunidad interpretará el ‘Miserere’ de Cosme de Benito, que está dividido en piezas corales, dúos y cuartetos. Le seguirán ‘Mit Würd und Hoheit angetan’ de ‘La Creación’ de Joseph Haydn, y escena, aria y ‘Miserere’ de la ópera ‘Il Trovatore’ de Giuseppe Verdi. Para esta pieza la Capella estará acompañada por la soprano Carmen Muñoz Muñoz como artista invitada.

La música del Misteri de 1709 estará también presente en este concierto de Viernes de Dolores con la interpretación a cargo de un grupo de cantores y de niños de uno de los motetes corales de la Festa como es el ‘Ans d’entrar en sepultura’, que en las representaciones se escenifica antes del entierro de la Virgen.

En la recta final tendrán un especial protagonismo piezas que se cantan al término de las representaciones del Misteri en agosto como son la ‘Salve Solemne’ o los ‘Gozos a la Virgen de la Asunción’. Ésta última incluye cantos de tenor, barítono y escolanos. El ‘Iubilate Deo’ de Marco Frisina pondrá el colofón a un completo concierto del Viernes de Dolores.

El concierto cuenta con la colaboración de la Fundación Banco Sabadell, la entrada a la basílica es libre hasta completar el aforo.