Club Waterpolo Elche, mucho más que una moda

El Club Waterpolo Elx ha necesitado muy poco tiempo para hacerse un hueco en la sociedad ilicitana y en el corazón de todos los aficionados al deporte Fundado hace apenas cuatro años, tras su escisión de una sección del Club Natación Elche, la entidad, con sede en la piscina municipal de Torrellano, cuenta ya con 190 socios y 250 waterpolistas, de los que alrededor de 140 son federados. A pesar de que Elche no era una tierra de waterpolo, este deporte se ha enraizado. Lejos de ser una moda, ha venido para quedarse. La semilla del waterpolo llegó a Elche casi por casualidad desde Catalunya La semilla del waterpolo llegó a Elche casi por casualidad desde Catalunya, la tierra donde es un deporte arraigado y con una enorme tradición histórica. Sergio Navarro, actual entrenador del primer equipo masculino del Club Waterpolo Elx, se trasladó a la capital ilicitana para estar junto a su pareja y una vez aquí intentó reactivar la sección de waterpolo del Club Natación Elche. Con el paso de los años, la afición al waterpolo creció tanto que la sección necesitó tomar autonomía propia, según recuerda Estefanía Sánchez, secretaría técnica del club y responsable de gestión de equipos y competición. Camino a la élite El Club Waterpolo Elx también dispone de una escuela de iniciación con 80 alumnos y también de una sección máster. Cuenta con once equipos federados que van recogiendo éxitos. Y es que el club ilicitano va subiendo los escalones de dos en dos, ya que en apenas cuatro años ha situado a su equipo femenino absoluto en Primera División, a un solo paso de la División de Honor, la élite, y al masculino en Segunda. En la temporada, que acaba de finalizar, las mujeres han logrado el ascenso y los hombres han quedado cuartos en Segunda, a un paso de igualar la hazaña de sus compañeras. “Empezamos muy bien en la primera vuelta, pero en la segunda teníamos muchos partidos fuera y nos han pasado factura los empates”, explica Sánchez. La entidad ilicitana cuenta con el respaldo y asesoramiento en la distancia del Club Natació Atlètic-Barceloneta, todo un clásico del waterpolo español con varias ligas y títulos europeos, con el que existe un convenio de colaboración para compartir metodología en los entrenamientos y en la formación de los jóvenes. El boca a boca ¿Pero cómo ha llegado a colarse el waterpolo en el gusto de los ilicitanos? Estefanía Sánchez afirma que todo ha sido fruto de las campañas de información y de las jornadas de puertas abiertas que el club ha realizado en los últimos años, normalmente entre el 1 y 15 de septiembre. “Los niños y los padres ven lo que hacemos y cómo trabajamos. Les gusta porque se divierten”, explica la secretaria técnica del club, quien también confirma la existencia de un flujo de jugadores procedentes de los cursos de verano que ellos mismos imparten. También funciona ´el boca a boca`, añade Sánchez, cuando los padres o los niños preguntan a sus conocidos por la experiencia en el mundo del waterpolo. “Es muy común eso de que el niño se canse de nadar y quiera hacer algo más. Al incorporar la pelota aumenta su motivación y puede seguir disfrutando del medio acuático”, afirma. La cantera Entre los objetivos del Club Waterpolo Elche, que también cuenta con una escuela en la piscina de El Toscar y presencia en la del Esperanza Lag, está aumentar la cuota femenina en la entidad, actualmente un tercio del total. La cantera es fundamental en un club que este año ya ha situado a sus equipos infantiles (masculino y femenino) o al cadete (masculino) en los Campeonatos de España de sus respectivas categorías y que cuenta en su equipo absoluto femenino con algunas jugadoras de solo 14 años. Entre los objetivos del Club está aumentar la cuota femenina en la entidad El crecimiento del club ilicitano es exponencial y para el año que viene ya hay apasionantes retos en el horizonte, tanto a nivel de cantera como para asaltar la élite, aunque para eso será necesario lograr la colaboración de algún patrocinador que ayude a sufragar los gastos. Los primeros equipos de la entidad ya se han ganado por derecho su espacio en los medios de comunicación locales y autonómicos, por lo que esperan con los brazos abiertos que un mecenas se lance con ellos a la piscina. Relacionado

En apenas cuatro años, el club ilicitano, con sede en Torrellano, ha logrado formar once equipos y cuenta con 250 jugadores / Su equipo absoluto femenino ha ascendido a Primera y el masculino se ha quedado a las puertas de subir

- Escrito el 03 junio, 2017, 9:00 am
6 mins
El Club Waterpolo Elx ha necesitado muy poco tiempo para hacerse un hueco en la sociedad ilicitana y en el corazón de todos los aficionados al deporte

Fundado hace apenas cuatro años, tras su escisión de una sección del Club Natación Elche, la entidad, con sede en la piscina municipal de Torrellano, cuenta ya con 190 socios y 250 waterpolistas, de los que alrededor de 140 son federados. A pesar de que Elche no era una tierra de waterpolo, este deporte se ha enraizado. Lejos de ser una moda, ha venido para quedarse.

La semilla del waterpolo llegó a Elche casi por casualidad desde Catalunya

La semilla del waterpolo llegó a Elche casi por casualidad desde Catalunya, la tierra donde es un deporte arraigado y con una enorme tradición histórica. Sergio Navarro, actual entrenador del primer equipo masculino del Club Waterpolo Elx, se trasladó a la capital ilicitana para estar junto a su pareja y una vez aquí intentó reactivar la sección de waterpolo del Club Natación Elche. Con el paso de los años, la afición al waterpolo creció tanto que la sección necesitó tomar autonomía propia, según recuerda Estefanía Sánchez, secretaría técnica del club y responsable de gestión de equipos y competición.

Camino a la élite

El Club Waterpolo Elx también dispone de una escuela de iniciación con 80 alumnos y también de una sección máster. Cuenta con once equipos federados que van recogiendo éxitos. Y es que el club ilicitano va subiendo los escalones de dos en dos, ya que en apenas cuatro años ha situado a su equipo femenino absoluto en Primera División, a un solo paso de la División de Honor, la élite, y al masculino en Segunda.

En la temporada, que acaba de finalizar, las mujeres han logrado el ascenso y los hombres han quedado cuartos en Segunda, a un paso de igualar la hazaña de sus compañeras. “Empezamos muy bien en la primera vuelta, pero en la segunda teníamos muchos partidos fuera y nos han pasado factura los empates”, explica Sánchez.

La entidad ilicitana cuenta con el respaldo y asesoramiento en la distancia del Club Natació Atlètic-Barceloneta, todo un clásico del waterpolo español con varias ligas y títulos europeos, con el que existe un convenio de colaboración para compartir metodología en los entrenamientos y en la formación de los jóvenes.

El boca a boca

¿Pero cómo ha llegado a colarse el waterpolo en el gusto de los ilicitanos? Estefanía Sánchez afirma que todo ha sido fruto de las campañas de información y de las jornadas de puertas abiertas que el club ha realizado en los últimos años, normalmente entre el 1 y 15 de septiembre. “Los niños y los padres ven lo que hacemos y cómo trabajamos. Les gusta porque se divierten”, explica la secretaria técnica del club, quien también confirma la existencia de un flujo de jugadores procedentes de los cursos de verano que ellos mismos imparten.

También funciona ´el boca a boca`, añade Sánchez, cuando los padres o los niños preguntan a sus conocidos por la experiencia en el mundo del waterpolo. “Es muy común eso de que el niño se canse de nadar y quiera hacer algo más. Al incorporar la pelota aumenta su motivación y puede seguir disfrutando del medio acuático”, afirma.

La cantera

Entre los objetivos del Club Waterpolo Elche, que también cuenta con una escuela en la piscina de El Toscar y presencia en la del Esperanza Lag, está aumentar la cuota femenina en la entidad, actualmente un tercio del total. La cantera es fundamental en un club que este año ya ha situado a sus equipos infantiles (masculino y femenino) o al cadete (masculino) en los Campeonatos de España de sus respectivas categorías y que cuenta en su equipo absoluto femenino con algunas jugadoras de solo 14 años.

Entre los objetivos del Club está aumentar la cuota femenina en la entidad

El crecimiento del club ilicitano es exponencial y para el año que viene ya hay apasionantes retos en el horizonte, tanto a nivel de cantera como para asaltar la élite, aunque para eso será necesario lograr la colaboración de algún patrocinador que ayude a sufragar los gastos. Los primeros equipos de la entidad ya se han ganado por derecho su espacio en los medios de comunicación locales y autonómicos, por lo que esperan con los brazos abiertos que un mecenas se lance con ellos a la piscina.