Culpa ciudadana

- Escrito el 01 febrero, 2018, 1:00 pm
5 mins
Editorial del Director de AQUÍ Medios de Comunicación, Ángel Fernández

Como si de una de esas películas americanas se tratara, más de 8.000 personas se quedan atrapadas más de 18 horas en una autopista, en tanto tiempo con el coche encendido se acaba el combustible y, por lo tanto, el calor, teniendo que soportar todos ellos, incluidos niños y ancianos, temperaturas por debajo de cero grados y completamente a oscuras. Nadie les ayuda, claro, es fin de semana y encima Reyes y hay fútbol… ¡a quién se le ocurre!

Pues como todos ustedes saben no ha sido una película, aunque pudiera parecerlo. Ha sido una realidad y ha ocurrido en nuestro País. Todo esto habría que tacharlo, cuanto menos, de lamentable. Hoy en día se detiene de inmediato a alguien por expresar una opinión en una red social, que por mucho que sea justiciable es una opinión, y se pasa como si nada ante una barbaridad como la ocurrida. Y si no, pónganse en la piel de los que lo padecieron.

Película de Ozores

Pero como todo puede ser más lamentable aún, el máximo responsable de la falta de previsión y ayuda, el señor director general de la Guardia Civil Gregorio Serrano, se queda tranquilamente en su casa, se va a ver un partido de fútbol y se atreve, que esto ya es de película, pero de Ozores, a echar la culpa a los afectados, a las víctimas, por estar allí donde nadie les dijo que no podían estar, por querer algo tan lógico como volver a sus casas. Claro, que él estaba confortablemente en la suya y asistiendo a un partido de fútbol.

Y digo de Ozores no porque me parezcan las películas más graciosas de todas, pero cuando hablaba sin lugar a dudas era el genio en hacer reír sin que se le entendiese nada, y eso es lo que ha pasado en esta ocasión, que, al menos yo, no he entendido nada.

No obstante, hace mucho que mi capacidad de entendimiento ha quedado nublada, quizá sea porque me niego a aceptar que los ciudadanos somos los culpables de todo lo malo, que los políticos nunca tienen culpa de nada y que todo lo que se hace con dinero público es por nuestro interés en lugar de por un efecto recaudatorio.

¡Vivan los radares!

Por ejemplo. La crisis ha cerrado plantas de hospitales, mantenido a niños en barracones algunos incluso sin la calefacción adecuada, y un largo etc. Pero en cambio ha existido dinero suficiente para seguir ampliando el número de radares a los que hay que sumar las nuevas 300 motos de la Guardia Civil, esos que no tuvieron recursos para avisar a los automovilistas de la imposibilidad de circular por una autopista de peaje, por cinco millones de euros.

Unos días antes se había realizado una inversión de casi un millón de euros en radares móviles para los motoristas de la DGT, pero también se han adquirido radares que por la matrícula detectan si has pasado la ITV, si no tienes el seguro en regla y a saber cuántas cosas más. Eso sí, si una carretera está en mal estado y por un bache le revienta una rueda y su coche sale volando, tenga en cuenta que la culpa va a ser suya, imprudente automovilista, por no llevar el kit adecuado y el paracaídas preparado.

Desde los 14 años dedicado a esta profesión del periodismo en la que ha ejercido en todos los niveles, desde corresponsal a editor. En la actualidad es el director de los medios de comunicación AQUÍ.