Dolores: Un paraíso para los amantes de la naturaleza

La huerta cohesiona unos valores ambientales y urbanos, y El Hondo es una muestra de esto poniendo en valor la importancia de los Humedales y el turismo ornitológico

- Escrito el 27 diciembre, 2017, 2:00 pm
16 mins

Si de algo puede presumir, y presume, Dolores es del valor de su huerta. De los parajes naturales sobre los que está asentado el municipio desde que su fundador, el cardenal Belluga, se propuso la ardua tarea de convertir un terreno yermo y pantanoso en una huerta fértil y prolífera.

La huerta impulsó el desarrollo cultural y económico de Dolores

Así creció Dolores, cuidando y trabajando las tierras de una huerta que es el resultado del trabajo de la mano del hombre y de la mujer. Por eso la tierra y los frutos que ofrece suponen un especial orgullo para sus habitantes y ha sido durante años la principal activad económica y comercial que, sin duda, ha impulsado el desarrollo cultural y económico del municipio.

No es de extrañar, por tanto, que este orgullo por la vida de la huerta y por sus tradiciones, hayan sido del motivo que llevó a Dolores a dedicar un espacio único y especial desde el que poner en valor su tradición agrícola, ligada a sus inicios y a sus gentes y que además es la base en la que se ha asentado el desarrollo del municipio.

Museo de la Huerta
El Museo de la Huerta reproduce la vida de los agricultores

Así, Dolores, en homenaje a esa huerta en torno a la que creció el municipio, ha dedicado un espacio único; una casa huertana que reproduce fielmente la forma de vida de sus habitantes en tiempos pasados. El museo de la Huerta trata de mostrar al visitante, lo más fielmente posible, como era una vivienda tradicional, de las que tantas había en estas tierras.

Se asienta sobre una superficie de 350 metros cuadrados, enclavada en el parque municipal de la avenida Alcalde José María Navarro, un espacio de 48.000 metros cuadrados. La vivienda, de una sola planta, está dividida en distintas dependencias.  Consta de un recibidor, comedor, cocina, dormitorios y, por supuesto, un espacio dedicado a albergar los aperos y útiles necesarios para el trabajo en el campo.

En ella se exhiben objetos, fotografías y proyecciones que tratan de reproducir cómo era la vida de sus moradores entre estas paredes y los utensilios y enseres que se utilizaban más asiduamente para las tareas del campo. Además de las visitas organizadas por el ayuntamiento de Dolores para conocer el Museo en sí mismo, también sirve como sala de exposiciones donde albergar distintos eventos.

Pero al final… ¿Qué es una casa sin moradores? Un espacio muerto, yermo y sin vida.

Dolores ha sabido dar un nuevo uso al museo de la Huerta, dotándolo de vida. Esto se ha conseguido a través de la realización de rutas teatralizadas, impulsadas por la concejalía de Cultura del ayuntamiento de Dolores.

Rutas teatralizadas
Las rutas teatralizadas cuentan la historia de Dolores mediante el teatro

La ruta nocturna teatralizada, ruta del Cardenal, realiza un recorrido por los lugares más característicos del municipio, de la mano de sus personajes más ilustres. Actores profesionales y amateur relatan la historia del municipio ataviados de señores y criados de época. Historias no exentas, en algunos casos, de leyendas, con personajes a veces reales y otras no tanto, pero siempre ligados a las costumbres y tradiciones de Dolores.

Esta ruta comienza su recorrido en el museo de la Huerta, dónde varios actores, profesionales y del grupo de teatro Belluga de Dolores, representan escenas cotidianas de los habitantes de una casa de la huerta; señores y criados que van relatando la historia del municipio. Así, de una manera divertida y amena, se da a conocer a los vecinos del pueblo la historia, cultura, tradiciones y arquitectura. Y el museo de la Huerta se convierte en una casa llena de vida.

Posteriormente, los actores y los espectadores se trasladan por varias calles del municipio, dónde tienen lugar más escenificaciones de lo que pudo haber sido una secuencia de la vida real hace unos años. Las explicaciones se dan mediante anécdotas, como la discusión por un melón o cualquier otro producto típico de la huerta.

Finalmente se llega a la plaza Cardenal Belluga y a la iglesia de Ntra. Sra. de los Dolores. En la estatua del Cardenal les espera éste, que ahora guiará al grupo durante la visita a la Iglesia, al tiempo que relata las vivencias propias y la relación que tiene con los orígenes del municipio. La ruta termina con una visita opcional a la sacristía y a la torre del campanario, dónde se puede acceder a ver la maquinaria antigua de reloj y las campanas.

Historias de amor, de celos, de piques entre vecinos, que nos hablan de los productos típicos de la zona, como el melón de carrizales, y que sin duda ayudan a comprender mejor la vida de sus antepasados que cualquier libro de historia.

El misterio de Lord Brontë

Uno de los personajes más conocidos, mitad leyenda, mitad realidad, es sin duda el que forma parte de una obra teatral que cada año, el 11 de noviembre, se representa en el museo de la Huerta. La obra, representada por el grupo artístico Studio de Artes Escénicas, propone un Cluedo; un juego de misterio y asesinatos, dónde el público tiene un papel destacado.

Se trata de una actividad muy interactiva, que cuenta con la participación del público que tendrá un papel destacado como detectives y será el que finalmente tendrá que descubrir quién es el asesino.

La obra se hace eco de una leyenda en la que está involucrado un personaje llamado Lord Bontë Doyle, que era el primo de Sir Arthur Conan Doyle, este último escritor que creó la figura de Sherlock Holmes. Pues bien, Lord Bontë Doyle, cansado de la fría Inglaterra, escogió la Villa de Dolores para instalar su residencia. Del ilustre personaje dicen que todavía se conservan algunos muebles que le pertenecieron, y que se encuentran en su mansión. Sin duda un mobiliario de gran valor, dado que se dedicaba a la profesión de anticuario, aunque dicen las malas lenguas que su fortuna se debió a que tenía empresas de exportación y otros negocios.

Como a todos los burgueses de la época, le gustaba celebrar grandes eventos. Seguramente, fue esto lo que le impulsó a venir a nuestras tierras, el poder organizar estas fiestas durante todo el año, gozando de un excelente clima. Cada 11 de noviembre se preparaba un gran evento con motivo del cumpleaños del Lord. Para esta ocasión especial Lord Brontë invitaba a nobles y aristócratas de la zona, pero también a los vecinos del pueblo de Dolores. Todo aquel que quería asistir simplemente debía acercarse al ayuntamiento del pueblo y solicitar una reserva, ya que las plazas eran limitadas.

Verdad o leyenda, lo cierto es que, a través de este personaje tan peculiar, los vecinos de Dolores se adentran en el mundo del arte, la cultura y el teatro; visitan el museo de la Huerta y sus alrededores y conocen un poco más de la cultura, tradición e idiosincrasia de este pueblo y de sus gentes.

El Hondo
El Hondo es un parque natural protegido como ZEPA

Una de las riquezas naturales de Dolores está en el privilegiado enclave de El Hondo. Una zona que fue declarada por la Generalitat Valenciana como Paraje Natural, y más tarde como Parque Natural.  Un humedal protegido y clasificado por la directiva europea como Zona de Especial Protección de Aves (ZEPA), por la gran cantidad y variedad de estos animales que se asientan en la zona. Y, además, está amparado por el Convenio Internacional RAMSAR, que protege las zonas de humedales. Un tesoro que no siempre se ha sabido valorar en su justa medida.

En el pasado año 2017, que ha sido el Año Internacional del Turismo Sostenible, declarado por la ONU, ha tomado especial impulso las medidas de las administraciones públicas de apostar por un tipo de turismo cuidadoso con el medio ambiente, respetando el entorno, y por supuesto sostenible en el tiempo. Y una clase de turismo que precisamente está en auge: el turismo ornitológico. Poco arraigado en España hasta hace poco, pero que los residentes de otros países europeos practican desde hace años.

En el territorio, en una parte de El Hondo, viven gran variedad de aves que se pueden observar en este entorno, y que lo convierten en una zona especialmente atractiva para los amantes de la ornitología. Y está adquiriendo un nuevo impulso que pone en valor la importancia de proteger estas especies, ya que algunas de ellas están en peligro de extinción.

Turismo ornitológico
El turismo ornitológico trata de la observación de las aves

La Organización Mundial del Turismo define el turismo ornitológico como el turismo que se alimenta de la observación de aves o aviturismo. En España hay más de 600 Zonas de Especial Protección para las Aves (ZEPA) y aquí, en Dolores, los alicantinos contamos con el privilegio de una de ellas. Esto nos obliga a hacer una reflexión y posar la mirada en la enorme suerte que tenemos.

Desde el ayuntamiento de Dolores nos comentan: “estamos trabajando para impulsar este otro Mediterráneo, el rural, del que forma parte nuestro pueblo y nuestro entorno.  Una zona asentada sobre un terreno llano, que invita a realizar paseos en bicicleta, mientras se disfruta del paisaje. Es importante que los ciudadanos conozcan y valoren la riqueza de nuestra tierra y esto se consigue haciendo pedagogía por asociar la riqueza ambiental con la riqueza de la huerta”.

El turismo ornitológico va calando día a día entre los ciudadanos de aquí, debido a un mayor conocimiento de la zona, en la que cada vez se puede ver a más gente local con prismáticos y telescopios, descubriendo una riqueza de la que tenemos la fortuna de formar parte.  Miles de personas eligen cada año, desde toda Europa, el destino de España para observar especies de aves que en otros lugares escasean, la cerceta pardilla y la malvasía cabeciblanca son dos de ellas.

Rutas guiadas
Las rutas guiadas descubren el patrimonio ambiental a través de expertos

Desde el ayuntamiento de Dolores se ha impulsado una serie de visitas guiadas al parque natural de El Hondo. La ruta ornitológica está dirigida por personal especializado, lo que permite descubrir este excepcional patrimonio ambiental a través de las aves, ayudados por una mirada experta. Poder observar de cerca la gran variedad de hábitats que existen en estos parajes, incluso con algunas especies protegidas, es una experiencia inolvidable, recomendada para todos los públicos.

La importancia de la huerta reside en que distingue y cohesiona unos valores ambientales y urbanos, y El Hondo es una muestra de esto, donde además se puede ver algún ave rapaz en un ambiente relajado.

Por último desde el ayuntamiento de Dolores lanzan este mensaje: “Invitamos a nuestros vecinos y vecinas, a personas de poblaciones cercanas y aquellos que vengan de otros países atraídos por la riqueza ambiental de España, a que vengan a visitarnos.  Para nosotros es toda una experiencia mostrar aquellos espacios naturales de nuestro territorio, adentrándonos en actividades para las que solo hace falta unos prismáticos y muchas ganas de descubrir el maravilloso mundo de las aves. Disfrutar observándolas, fotografiándolas y agudizando el oído para percibir sonidos que nunca hemos escuchado”.

Noticia anterior