Dos años modernizando Elche

El pasado 13 de junio se cumplían dos años desde que recibí el apoyo de la mayoría del Pleno de la Corporación Municipal para asumir el inmenso honor y la gran responsabilidad de ser Alcalde de Elche Debo destacar en primer lugar, el trabajo serio, valiente e intenso que realizan las/los concejales que forman parte del equipo de gobierno. Como consecuencia del esfuerzo de todos hoy podemos asegurar estos han sido dos años de estabilidad política, en los que hemos trabajado para dar respuesta a los problemas y a las necesidades reales de la ciudad. Lo hemos hecho con transparencia, participación y honradez, manteniendo el diálogo con todos los sectores sociales y políticos y huyendo de lo superfluo y de las polémicas estériles que caracterizaron al gobierno anterior. La prioridad ha sido ayudar a las personas que han padecido las consecuencias de la crisis. Poner en marcha una política social decidida, orientada a corregir las profundas desigualdades surgidas en nuestro municipio. Lo que se ha traducido en destinar cuantiosos recursos para ayudar a las familias más necesitadas a hacer frente al pago de servicios como la luz, el agua potable, el alquiler, impuestos como el IBI, luchar contra los desahucios e incluso ayudas para hacer frente a las necesidades básicas como la propia alimentación. Una sociedad decente tiene que favorecer la justicia social y redistribuir los recursos económicos con la finalidad de ayudar a los más desfavorecidos. Al mismo tiempo, ha sido fundamental el trabajo dirigido a la reactivación económica y a la generación de empleo, impulsando iniciativas de muy distinta naturaleza pero todas orientadas a dinamizar la economía de nuestro municipio. Con esa finalidad hemos destinado más de 7,5 millones de euros a la contratación temporal y a la formación de desempleados, especialmente procedentes de los colectivos con más dificultades para encontrar un empleo. Con el mismo objetivo, hemos apoyado al pequeño comercio de la ciudad cooperando con actividades de dinamización comercial, con formación para impulsar su incorporación al comercio digital y con actuaciones de urbanismo comercial, como la inminente peatonalización de la Corredora, para favorecer un entorno óptimo para el desarrollo de la actividad comercial. Si bien es cierto que las iniciativas más relevantes en este ámbito son la ampliación en 600.000 metros cuadrados del Parque Empresarial y el impulso del Campus Tecnológico, una iniciativa que persigue atraer a nuestra ciudad empresas tecnológicas. También ha sido muy importante el trabajo y el esfuerzo inversor dedicado a mejorar los servicios públicos tanto los municipales como los prestados por la Generalitat Valenciana. Mejorar la sanidad, la educación, la justicia, las instalaciones deportivas y culturales, la seguridad ciudadana, la limpieza viaria, la conservación de los espacios públicos en los barrios y en las pedanías, especialmente en Torrellano, El Altet, La Marina, Las Bayas, Matola, Peña de las Águilas y La Hoya, que son las de mayor población. Es complejo sintetizarlo, pero ahí están el inicio de las obras de rehabilitación y modernización del Hospital General; el nuevo Punto de Atención a las Urgencias de Altabix; los más de 10.000 metros cuadrados de superficie de renovación de pavimento; los 12 kilómetros  de calles y caminos reasfaltados; los baldeos periódicos en los barrios; o la inversión de más de 500.000 euros anuales en eficiencia energética, por poner algún ejemplo, y dejando en el tintero decisiones como el esfuerzo inversor en conservación de colegios públicos, en mejora de la seguridad vial y de la fluidez del tráfico, la renovación de la flota de vehículos policiales, la adquisición de nueve nuevos autobuses o los desvelos en la lucha contra el picudo rojo. Todo ello, junto a los valiosos acuerdos alcanzados con la Generalitat para construir un nuevo Instituto en el Sector V, así como, para suprimir los sempiternos barracones que dejó el PP en Las Bayas y Torrellano o nuevas instalaciones para el Centro de Educación Especial Virgen de la Luz. Junto a lo expuesto, Elche ha recobrado el peso político perdido con el anterior gobierno municipal. Desde que hace unos meses se constituyó el Gobierno de España, hemos visitado distintos Ministerios con la finalidad de reactivar proyectos tan importantes para nuestro futuro como la llegada del AVE, la autovía de acceso al Aeropuerto, la finalización de la Ronda Sur, y soluciones para mejorar la conexión ferroviaria de Cercanías que nos debe unir con el Aeropuerto, la Estación del AVE y Murcia. Trabajamos para conseguir una cesión temporal de la Dama de Elche, como forma de impulsar el turismo cultural en la ciudad y propiciamos acuerdos para fortalecer la plantilla del Cuerpo Nacional de Policía o para que se invierta en el colector principal del alcantarillado de Peña de las Águilas, por citar los exponentes más relevantes de la actividad desplegada. En definitiva, llegamos al ecuador de nuestro mandato cargados de ilusión y de iniciativas, con un proyecto con perfiles nítidos orientado a hacer una ciudad inclusiva, solidaria, moderna, inteligente, sostenible, capaz de forjar una candidatura sólida a Capital Verde Europea en 2030. Llegamos a la mitad de la legislatura, con una gestión económica solvente, sin subir los impuestos, con una deuda por habitante minorada desde los 592 euros habitante a sólo 265, y con el impulso de la obtención de una subvención de 15 millones procedentes de la Unión Europea, que contribuirá de manera sustancial a mejorar la calidad de vida y el bienestar de los ilicitanos e ilicitanas en los barrios y pedanías. No hay duda, Elche está hoy mucho mejor que hace dos años. Relacionado

Artículo de opinión de Carlos González | Alcalde de Elche

- Escrito el 20 junio, 2017, 11:59 pm
8 mins
El pasado 13 de junio se cumplían dos años desde que recibí el apoyo de la mayoría del Pleno de la Corporación Municipal para asumir el inmenso honor y la gran responsabilidad de ser Alcalde de Elche

Debo destacar en primer lugar, el trabajo serio, valiente e intenso que realizan las/los concejales que forman parte del equipo de gobierno. Como consecuencia del esfuerzo de todos hoy podemos asegurar estos han sido dos años de estabilidad política, en los que hemos trabajado para dar respuesta a los problemas y a las necesidades reales de la ciudad. Lo hemos hecho con transparencia, participación y honradez, manteniendo el diálogo con todos los sectores sociales y políticos y huyendo de lo superfluo y de las polémicas estériles que caracterizaron al gobierno anterior.

La prioridad ha sido ayudar a las personas que han padecido las consecuencias de la crisis. Poner en marcha una política social decidida, orientada a corregir las profundas desigualdades surgidas en nuestro municipio. Lo que se ha traducido en destinar cuantiosos recursos para ayudar a las familias más necesitadas a hacer frente al pago de servicios como la luz, el agua potable, el alquiler, impuestos como el IBI, luchar contra los desahucios e incluso ayudas para hacer frente a las necesidades básicas como la propia alimentación. Una sociedad decente tiene que favorecer la justicia social y redistribuir los recursos económicos con la finalidad de ayudar a los más desfavorecidos.

Al mismo tiempo, ha sido fundamental el trabajo dirigido a la reactivación económica y a la generación de empleo, impulsando iniciativas de muy distinta naturaleza pero todas orientadas a dinamizar la economía de nuestro municipio. Con esa finalidad hemos destinado más de 7,5 millones de euros a la contratación temporal y a la formación de desempleados, especialmente procedentes de los colectivos con más dificultades para encontrar un empleo. Con el mismo objetivo, hemos apoyado al pequeño comercio de la ciudad cooperando con actividades de dinamización comercial, con formación para impulsar su incorporación al comercio digital y con actuaciones de urbanismo comercial, como la inminente peatonalización de la Corredora, para favorecer un entorno óptimo para el desarrollo de la actividad comercial. Si bien es cierto que las iniciativas más relevantes en este ámbito son la ampliación en 600.000 metros cuadrados del Parque Empresarial y el impulso del Campus Tecnológico, una iniciativa que persigue atraer a nuestra ciudad empresas tecnológicas.

También ha sido muy importante el trabajo y el esfuerzo inversor dedicado a mejorar los servicios públicos tanto los municipales como los prestados por la Generalitat Valenciana. Mejorar la sanidad, la educación, la justicia, las instalaciones deportivas y culturales, la seguridad ciudadana, la limpieza viaria, la conservación de los espacios públicos en los barrios y en las pedanías, especialmente en Torrellano, El Altet, La Marina, Las Bayas, Matola, Peña de las Águilas y La Hoya, que son las de mayor población.

Es complejo sintetizarlo, pero ahí están el inicio de las obras de rehabilitación y modernización del Hospital General; el nuevo Punto de Atención a las Urgencias de Altabix; los más de 10.000 metros cuadrados de superficie de renovación de pavimento; los 12 kilómetros  de calles y caminos reasfaltados; los baldeos periódicos en los barrios; o la inversión de más de 500.000 euros anuales en eficiencia energética, por poner algún ejemplo, y dejando en el tintero decisiones como el esfuerzo inversor en conservación de colegios públicos, en mejora de la seguridad vial y de la fluidez del tráfico, la renovación de la flota de vehículos policiales, la adquisición de nueve nuevos autobuses o los desvelos en la lucha contra el picudo rojo. Todo ello, junto a los valiosos acuerdos alcanzados con la Generalitat para construir un nuevo Instituto en el Sector V, así como, para suprimir los sempiternos barracones que dejó el PP en Las Bayas y Torrellano o nuevas instalaciones para el Centro de Educación Especial Virgen de la Luz.

Junto a lo expuesto, Elche ha recobrado el peso político perdido con el anterior gobierno municipal. Desde que hace unos meses se constituyó el Gobierno de España, hemos visitado distintos Ministerios con la finalidad de reactivar proyectos tan importantes para nuestro futuro como la llegada del AVE, la autovía de acceso al Aeropuerto, la finalización de la Ronda Sur, y soluciones para mejorar la conexión ferroviaria de Cercanías que nos debe unir con el Aeropuerto, la Estación del AVE y Murcia. Trabajamos para conseguir una cesión temporal de la Dama de Elche, como forma de impulsar el turismo cultural en la ciudad y propiciamos acuerdos para fortalecer la plantilla del Cuerpo Nacional de Policía o para que se invierta en el colector principal del alcantarillado de Peña de las Águilas, por citar los exponentes más relevantes de la actividad desplegada.

En definitiva, llegamos al ecuador de nuestro mandato cargados de ilusión y de iniciativas, con un proyecto con perfiles nítidos orientado a hacer una ciudad inclusiva, solidaria, moderna, inteligente, sostenible, capaz de forjar una candidatura sólida a Capital Verde Europea en 2030. Llegamos a la mitad de la legislatura, con una gestión económica solvente, sin subir los impuestos, con una deuda por habitante minorada desde los 592 euros habitante a sólo 265, y con el impulso de la obtención de una subvención de 15 millones procedentes de la Unión Europea, que contribuirá de manera sustancial a mejorar la calidad de vida y el bienestar de los ilicitanos e ilicitanas en los barrios y pedanías.

No hay duda, Elche está hoy mucho mejor que hace dos años.

Los artículos firmados por redacción son aquellos remitidos por terceros para su publicación en el diario digital AQUÍenElche.com