«Elche debe aspirar a tener una programación musical valiente»

El Observatori de Cultura reivindica la necesidad de participar en la confección de la oferta cultural local y considera que el nuevo Consell de Cultura puede ser clave

- Escrito el 02 febrero, 2018, 9:30 am
16 mins
Entrevista > Pablo Serrano / Miembro del Observatori de Cultura (Elche, 2-enero-1990)

Pablo Serrano es periodista especializado en cultura y miembro activo del Observatori de Cultura, una asociación ilicitana que vela por los intereses culturales en el ámbito local.

Junto a él repasamos la oferta en materia de cultura que propone el Ayuntamiento y desvelamos cuáles pueden ser las claves para hacer de Elche una ciudad importante en este sentido. “A nivel musical a Elche le falta otro tipo de festival y apostar más por la escena local, no sólo de Elche, también de los alrededores”, explica.

En estos primeros compases de año, desde el consistorio, en materia de música, parece que se ha propuesto marcarse un ‘remember’ de los 80. Toreros Muertos, Los Insolventes… ¿Consideras que es una apuesta arriesgada?

Al contrario, precisamente es una apuesta segura. Es otro nicho que se puede cubrir para este curso, ya que a pesar de todo lo ‘machacada’ que pueda estar la Movida, aún sigue reuniendo a bastantes adeptos.

Además, figuras como Pablo Carbonell, Jaime Urrutia o el Gran Wyoming atraerán a público. Aparte de que algunos sean figuras muy reconocidas del pop de nuestro país como Urrutia, también se pueden impulsar factores mediáticos al contar con Carbonell o Wyoming. Parece una buena idea como complemento a la exposición que se va a inaugurar.

¿Ese tipo de música sigue teniendo adeptos o ya es para un sector muy particular?

No hay más que ver la acogida que aún tienen en festivales o conciertos actuaciones como las de Alaska y Nacho Canut u otros congéneres de la época como Coque Malla o Loquillo, por citar algunos que siguen en activo.

Además de quienes vivieron la época, es de esperar que acuda también gente más joven por gusto o simple curiosidad.

En los últimos años, la música indie parece que ha calado hondo y a nivel local se hacen apuestas por traer grupos y hacer festivales de ese tipo. ¿Creéis que es acertado?

Sí, siempre que se compagine con una visión más amplia. Hay que entender que la etiqueta indie es un nicho de mercado que tiene muy buena acogida, como muestra la apuesta festivalera prácticamente clónica de muchos festivales españoles.

Tirando de prácticamente unos cuantos grupos te aseguras una asistencia determinada. Pero el tipo de indie que se está trayendo no tiene mucho que ver con la música independiente por la que se apostaba en la anterior legislatura socialista.

En cualquier caso, se ha empezado a cambiar el chip en 2017, con apuestas más ‘arriesgadas’ y de calidad para los próximos, como Kokoshca o una banda que ha servido de instrumentación a Sigur Rós.

¿Qué opináis de la oferta musical en Elche?
«La oferta musical en Elche ha mejorado desde el principio de la legislatura, ahora es más amplia y variada»

Ahora mismo parece que se encuentra en un punto de transición. Durante los últimos meses de 2017 y con lo que ya hay programado para este año, se ve una programación más rica y diversa que cuando empezó la legislatura.

Que es mejorable, claro, como en todo. Elche debe aspirar a tener una programación valiente, aunque aún le falta un empujoncito más. De todas formas, no todo depende de lo institucional, ese es uno de los problemas locales en este ámbito.

¿Qué le falta?
«Echo de menos que vengan más grupos musicales de los alrededores, como de Alicante, la Vega Baja o Murcia»

En mi opinión, otro tipo de festival y apostar más por la escena local, no sólo de Elche, también de los alrededores. Con grupos de la propia ciudad, Alicante, Vega Baja o Murcia hay oferta de sobra para organizar conciertos incluso semanalmente.

O algún festival de un día por ejemplo, que se vaya asentando poco a poco. Siempre hay fórmulas viables, sólo hace falta voluntad y ser consciente de lo que hay en el territorio.

El sector privado también debe jugar un papel…

Sí, se echa en falta algo que hay en otras ciudades y que puede ser fundamental, como programación en salas privadas o iniciativas autogestionadas. Aquí las había, y pueden ser un buen complemento a la programación institucional. Todos salimos ganando. Si hace falta oferta de algún tipo por un lado, se puede consumir por el otro.

¿Consideráis que el Ayuntamiento debería poner en su punto de mira otros objetivos?

Combinar los grandes nombres que aseguran gente, con otras propuestas de calidad para saciar a todos los públicos, potenciar más la actividad de La Llotja y quizá perfilar algún tipo de festival, ciclo u evento, en definitiva, que haga que la ciudad se diferencie del resto de municipios de alrededor.

Por poner un ejemplo, en 2010 se celebró en L’Escorxador la MIMMA (Muestra Audiovisual de Música y Audiovisuales Avanzados) con un cartel que aunaba nombres nacionales e internacionales de bastante calidad.

Imagino que será difícil contentar a todos teniendo en cuenta la increíble variedad musical que existe y los tipos de música emergente que no a todo el mundo gustan, como el trap

Hacer una oferta amplia y diversa que contente a todos es muy difícil, pero lo ideal es trabajar en esa dirección y atender a nuevas realidades contemporáneas.

El trap puede ser un ejemplo, que obviamente no gusta a todo el mundo, pero igual que puede pasar con el metal, el hip hop o el indie. Con el tirón que tiene ahora, realmente el trap sería otra apuesta segura para atraer a gente y reconocer otro estilo musical que hoy está en boga.

¿Es necesario contar con un gran festival de música para estar al nivel de otras ciudades?
«Si Elche se anima a organizar un gran festival, tiene que ser diferente y suponer una alternativa a los que ya existen en la provincia»

No necesariamente, salvo que lo que se busque sea un gran impacto económico, ese es otro asunto. En la provincia hay bastantes festivales de indie español por ejemplo, una burbuja en la que todos son iguales y que con tanta oferta idéntica, en algún caso algún festival se ha celebrado prácticamente sin público.

En el caso de organizar un festival debería ser algo que pudiera ofrecer cosas diferentes y que supusiera una alternativa a lo existente en la zona.

Y no tiene por qué ser un festival. En Alicante o Murcia, por ejemplo, hay varios ciclos de conciertos muy interesantes, más repartidos en el tiempo y sin producciones mastodónticas.

Dejando a un lado el ámbito musical. ¿Qué opinas del resto de opciones culturales locales? ¿Hay variedad?

Hay buenas opciones culturales a nivel de exposiciones, cultura en centros educativos, danza… Es una interesante oferta en varios ámbitos.

Hay quien piensa que se tira también de apuestas seguras, por ejemplo en el Gran Teatro, pero debemos tener en cuenta también otros espacios o colectivos, salas de exposiciones privadas, iniciativas realizadas por colectivos, asociaciones de vecinos muy activas como la del Raval…

¿Hay ese tipo de movimiento cultural en Elche?
«Existe una sensación general de que hay poco movimiento cultural en Elche. Tenemos que mejorar su difusión»

Sí, en otros ámbitos como compañías de danza o teatro se está contando con mucha producción local, porque en Elche hay mucho movimiento…

Eso sí, si quizá hay una especie de sensación de que aquí pasa poco es porque aún hace falta mejorar la difusión, aunque ya se están poniendo las pilas en ese aspecto. En cualquier caso, con el recién estrenado Consell de Cultura hay muchas esperanzas puestas para poder proponer, es una de las propuestas más importantes de la legislatura.

Desde el Observatori siempre se ha venido reivindicando la necesidad de participación de los agentes culturales en la confección de la oferta y la apuesta por la cultura en el espacio público, por ejemplo.

¿Tienen algún modelo de ciudad al que les gustaría parecerse respecto al ámbito cultural?

No hemos hablado de un modelo concreto de ciudad, pero sí de ciudades en las que hay propuestas concretas interesantes en algunas disciplinas.

Festivales multidisciplinares en Málaga, iniciativas de centros autogestionados por colectivos sociales (como fue aquí Iniciativa Malanga) o mixtos junto como Tabacalera o La Casa Encendida en Madrid…

También hay propuestas cercanas muy interesantes con el espacio público con sitios especiales como las Cuevas de Rodeo en Rojales.

El Ayuntamiento ha dado un lavado de cara al cine Odeón y su carta se ha ajustado a los nuevos tiempos. ¿Tener una alternativa económica a los grandes estrenos en el cine es un punto a tener en cuenta?
«El éxito que ha tenido la rehabilitación del cine Odeón demuestra que el precio del cine y el IVA cultural son abusivos»

Claro. Además el hecho de que apuesten por las películas de calidad que se emiten en el cine comercial hace que siempre esté lleno. De hecho, la acogida del Odeón o de la fiesta del cine que se celebra muestra que el IVA cultural y el precio del cine son abusivos.

¿Se echa de menos alternativas de este tipo? Lo digo porque en otras ciudades es normal ver pequeños cines independientes funcionar bien…

Es más, en Alicante, por ejemplo, hay iniciativas para recuperar cines clásicos que se han perdido. Y sí, claro, si quieres ver cine independiente o propuestas diferentes, aquí poco puedes hacer, e incluso en la propia Alicante se apuesta en alguna ocasión, pero sólo unos días. Con la tradición que hay en Elche, seguro que tendrían buena acogida.

¿Se apuesta en Elche por la cultura alternativa?
«Deberíamos fomentar más las culturas urbanas y alternativas»

Es un término muy amplio, pero dentro de todas las opciones que hay, en mi opinión, no lo suficiente. Hay apuestas que se realizan anualmente como Elx al Carrer, pero, por ejemplo, pocas apuestas por la cultura urbana, salvo alguna actuación concreta.

Es uno de los ámbitos que se pueden explotar mucho más, por eso mencionaba la importancia de centros o infraestructuras como las de otras ciudades, aunque estas no son imprescindibles para esa cultura alternativa. También se puede recuperar la barraca alternativa…

¿Crees que este gobierno está apostando por el ámbito cultural?

La pregunta no es si se está apostando, que sí -ahí está lo del Consell de Cultura que puede ser una herramienta valiosísima, por ejemplo-, sino si lo suficiente o en qué direcciones.

Lo principal es saber hacia dónde se va en cultura, qué queremos ser; si se va a apostar por la cultura contemporánea, si se quiere apostar por la oferta museística como Málaga…

Definir una hoja de ruta que caracterice a la ciudad de aquí a medio plazo. En cualquier caso, más o menos ahora, a mitad de legislatura, es cuando parece que se ha echado a andar con más iniciativas y alianzas con colectivos culturales que nutren de programación las salas.

¿En qué dirección apostaríais?

Desde el Observatori siempre se ha apostado por la participación pública en la cultura. Contar con los agentes culturales y ciudadanía para que Elche sea una referencia en materia cultural, pues tiene muchas potencialidades y proyectos buenísimos como L’Escorxador, que sirvió como modelo para Las Cigarreras, por ejemplo.

Que haya un carácter social también, entendiendo la cultura como algo que ayuda al desarrollo y aprendizaje del individuo, alejándolo de una visión más económica o mercantil, la apuesta por la cesión de un espacio municipal para programación alternativa y colectivos sociales, propuestas en el espacio público…