«Estamos en un club maravilloso y cada día se lo transmito a los jugadores»

Entrevista > José Luis Acciari / Entrenador de fútbol (San Miguel –Argentina-, 29-noviembre-1978)

Entrevista > José Luis Acciari / Entrenador de fútbol (San Miguel –Argentina-, 29-noviembre-1978)

- Escrito el 06 agosto, 2017, 1:00 pm
15 mins

En tiempos de crisis y dudas, los clubes suelen mirar al pasado y apostar por valores seguros de su historia. Es el caso de José Luis Acciari, quien ha regresado al Elche ahora en un nuevo rol, el de entrenador del filial. La competitividad, la solidaridad y la entrega máxima por unos colores son valores asociados siempre a la imagen del ‘Loco’, quien dejó huella en la hinchada franjiverde como jugador durante cuatro temporadas.

Ahora, desde el banquillo, quiere inocular a los jóvenes valores de la cantera esas mismas virtudes que le caracterizaron como futbolista y que tanto se echaron de menos en el tramo final de la pasada temporada. “Solo aspiro a que estén preparados para cuando llegue el momento de que el primer equipo los necesite”, afirma.

Usted se marchó del Elche hace solo cinco años, pero por todo lo que ha pasado en la entidad parece que haya sido un siglo. ¿Cómo se ha encontrado el club?

Han pasado cosas buenas, como los ascensos y las permanencias en Primera, y cosas malas, como los descensos. Pero el Elche es un club histórico con momentos mejores y peores. Todos los que ahora estamos aquí tenemos nuestra parcela para intentar empujar y que el club pueda recuperar la categoría en la que merece estar.

¿Ha notado muy deprimida a la entidad?
«Ya sé que lo que manda es lo deportivo, pero he encontrado la entidad muy mejorada desde mi marcha, sobre todo a nivel de infraestructuras»

Lo que veo son muchas mejoras a nivel de infraestructuras. En el tema deportivo se está donde dónde se está, pero en cuanto a medios materiales veo a la entidad bien. Sin embargo, es verdad que en un club de fútbol lo deportivo lo marca todo.

Se retiró con 37 años. ¿No echa de menos la profesión?

No, porque me retiré cuando me vacié.  No tenía nada más en el cuerpo y cuando lo das todo y no tienes más lo mejor es dejarlo. Me fui después de una buena temporada y luego empalmé con el banquillo del filial del Murcia, donde he estado dos años. Me siento a gusto entrenando.

Como jugador se quedó a las puertas de la gloria con el Elche. ¿Le queda esa espina clavada?

La única espina que me quedó es no jugar de titular el partido de vuelta de la promoción ante el Granada. Jugué en Los Cármenes, pero no en el Martínez Valero. En un partido caliente, emotivo y decisivo estuve en el banquillo. No entendí la decisión y casi me muero, aunque ahora lo veo como entrenador y lo comprendo. Todo lo demás que le ha pasado bueno al club lo he disfrutado mucho, aunque desde la distancia.

¿Qué supone para usted entrenar al Ilicitano?

Un reto muy bonito. Creo que es uno de los filiales más jóvenes que ha tenido el club en mucho tiempo. Hay gente de calidad que no ha tenido la experiencia de competir con hombres. Me toca ayudarles a crecer, a madurar y a competir para que puedan echar una mano al primer equipo si se les necesita.

Todo el mundo recuerda al Acciari jugador, pero cómo es el ‘Loco’ como entrenador.
«Intento transmitir al jugador lo que me sale del corazón, la forma en la que siento y vivo el fútbol»

Uno se va formando como técnico con el día a día, pero la esencia es casi la misma. Intento transmitir al jugador lo que me sale del corazón, la forma en la que siento y vivo el fútbol. Me gusta que mis equipos jueguen y traten bien el balón, pero sin faltar la competitividad y el compañerismo. Todo lo que fui en el campo quiero transmitirlo, pero siempre evolucionando.

Su nombre evoca un fútbol de raza y entrega, no demasiado técnico. ¿Le molesta?

Me da igual. Me importa el colectivo porque es el césped el que marca las verdades. Mi preocupación es hacer crecer a los futbolistas para que jueguen bien en cualquier categoría.

¿Cómo le gustaría que fuera su Ilicitano?

Me gustaría que tuviera una identidad clara y que se parezca a mi personalidad. Si al jugador le transmites algo en lo que no crees al final la idea se desmonta. Yo hablo con el corazón y nunca me voy a traicionar ni a mí ni a mis jugadores con algo que no siento.

Vicente Mir tiene entrenando esta pretemporada, con el primer equipo, a un buen número de canteranos. ¿Le rompe los planes no saber aún con qué jugadores podrá contar?

En absoluto, es algo que forma parte del trabajo y de las reglar del filial. Además, también me sirve para conocer a chicos del juvenil y que ellos me conozcan. La cadena funciona así y habrá que esperar un poco a que se definan las plantillas.

¿Cuál es la función más compleja a la hora de entrenar a un filial?

Lograr que los jugadores con más talento dejen de ir por libre y hacerles competir con gente de una edad superior. Ese proceso lo hemos vivido todos los que pasamos a profesionales. Jugar contra hombres no es lo mismo que con chicos de tu edad. Es un proceso que hay que vivir y pasar de la mejor manera posible y en el menor tiempo.

Por eso estamos haciendo una pretemporada fuerte con rivales duros. No nos importa el resultado, sino que los chicos sepan lo que les espera para llegar bien al primer partido.

Imagino que tendrá una sensibilidad especial con los centrocampistas por su pasado como jugador.
«Yo a los jugadores les hablo de mis experiencias, no de libros ni de teorías. Lo que he vivido es lo que transmito para que ellos puedan utilizarlo»

Intento pensar en todas las posiciones, pero está claro que con los medios centros hablo de otra manera porque durante 19 años jugué en esa posición. Yo a los jugadores les hablo de mis experiencias, no de libros ni de teorías. Lo que he vivido es lo que transmito para que ellos puedan utilizarlo.

El sube y baja continuo de jugadores del primer equipo al filial suele ser contraproducente para los chicos, que en ocasiones pierden contacto con la realidad. ¿Cómo se les vacuna contra eso?

Siempre confío en la inteligencia del jugador. Si un chico regresa al filial tras entrenar con el primer equipo lo que se espera de él es que marque las diferencias. Al filial del Elche lo ve mucha gente y es un gran escaparate. Si vuelves al filial tienes que ser ejemplo y justificar por qué se contó contigo.

Desgraciadamente, las circunstancias han provocado que ya solo haya un peldaño entre el primer equipo (Segunda B) y el filial (Tercera). Tener al primer equipo tan cerca debe ser una motivación añadida.

Por desgracia así es. Solo hay un paso, pero si no eres maduro e inteligente y no estás capacitado tácticamente y físicamente ese paso se hace duro. Por eso hay que trabajar con la máxima intensidad cada entrenamiento, porque en el día a día es donde está la mejora.

Usted siempre le tuvo mucho apego al escudo. Una de sus misiones supongo que será transmitir a los jóvenes fidelidad a un club que se ha convertido en los últimos años en estación de paso de decenas de jugadores.

Desde luego. El futbolista tiene que estar orgulloso de jugar en el Elche. Aquí nadie te regala nada y a medida de que vayas creciendo vas a ir compitiendo con otros jugadores de España y del extranjero. Aquí hay que cuidarse y lo que hiciste ayer ya no vale.

«Para los que formamos el filial, poder ver cada mañana esta maravilla de estadio en la mayor motivación»

Estamos en un club maravilloso y cada día se lo transmito a los jugadores. Tenemos unas instalaciones espectaculares. Para los que formamos el filial, poder ver cada día esta maravilla de estadio es la mayor motivación. Estamos en un gran club y el compromiso debe ser el máximo.

De momento solo ha entrenado filiales. ¿Se ve en el banquillo de un primer equipo?

Las cosas en el fútbol vienen solas, con naturalidad. Estoy creciendo, formándome y aprendiendo metodología. Me centro en el hoy; mañana ya se verá. Ahora estoy feliz y contento de estar en Elche.

Con Mir ya coincidió en el Murcia. ¿Qué tal su relación con él?

Tuvimos una experiencia muy buena y cercana en el día a día. Tenemos claro que la prioridad absoluta es el primer equipo. Nosotros tenemos que empujar en la medida de lo posible para ayudarles a alcanzar el objetivo mientras formamos jugadores.

¿Cómo pueden ayudar al primer equipo?

Teniendo jugadores preparador para competir ya sea uno, diez o veinte minutos. Ahora las convocatorias son de 18 jugadores y no es difícil que tenga que echar mano del filial. Tenemos que tenerlos preparados para estar a la altura.

¿Prefiere disputar la fase de ascenso o consolidar a dos jugadores del filial en el primer equipo para la próxima temporada?
«Prefiero consolidar a dos o tres jugadores del filial en la primera plantilla que pelear por el ascenso»

Sin duda, meter a dos o tres jugadores en el primer equipo. Se me ha dado una plantilla de gente joven para que crezca y pueda dar el salto al primer equipo.

Además, dar la alternativa a un chico siempre queda en el currículum de un entrenador.

No crea, al final son los jugadores los que se meten o sacan solos de los equipos. Los futbolistas con condiciones, ambición y actitud acaban derribando las puertas.

No me dé nombres, pero hay jugadores de futuro en el filial.

Sí, hay algunos con mucha calidad. Pero hay que ayudarles a madurar.

Por último, la afición está desencantada tras los últimos varapalos. Usted es una voz querida y autorizada para la grada. ¿Qué le pediría?

La gente es inteligente y sabe la situación del club y del equipo. Espero que cuando se inicie la temporada se unirán fuerzas y todo el mundo estará con el Elche. Esta categoría es difícil, pero se está armando un buen equipo. Este club no es de esta categoría, pero hay que tener humildad para salir de ella. Ojalá el proyecto vaya bien desde el primer día y nosotros podamos ayudarles.