El Foro Pro Agua y más de 40 representantes de regantes concluyen que el Pacto Nacional del Agua es una mentira más del Gobierno para no abordar el problema

- Escrito el 30 octubre, 2017, 8:32 pm
12 mins

El Foro Pro Agua de Alicante ha dado cita esta mañana a más de 40 representantes de los regantes de la provincia de Alicante y SCRATS de Murcia, ante la situación de grave emergencia que atraviesa la agricultura del sureste español por el déficit hídrico. El sector ha informado de que, si no llueve, en estos momentos solo queda agua para menos de 30 días. A partir de ese momento, los sistemas de regadíos dejarán de funcionar y se pueden llegar a perder 29.000 hectáreas de cultivo en la comarca de la Vega Baja y 40 millones de árboles en todo el sureste español. Al desayuno de trabajo, que ha tenido lugar en el Hotel Meliá Alicante, han acudido representantes de diversos sectores implicados en el problema como: Don Antonio Gil Olcina, profesor Emérito y Rector Honorífico de la Universidad de Alicante y portavoz del Foro Pro Agua; Don Eladio Aniorte, presidente de ASAJA Alicante; Don José Antonio Andújar, presidente de la Federación de Comunidades de Regantes de la Comunitat (FECOREVA); Don Andrés Martínez, presidente de la Junta Central de Usuarios del Trasvase Júcar-Vinalopó; Don Carlos Barrera, juez de Aguas de Almoradí; Lucas Jiménez, presidente del SCRATS; así como representantes de las Comunidades de Regantes de la Vega Baja y las comarcas del Vinalopó.

“¡Qué viene el lobo, qué viene el lobo!, pues el lobo ya está aquí”, esta es la frase que mejor resume el escenario que están viviendo los regantes del sureste español, los cuáles ven con estupor cómo la falta de previsión y actuación de unos políticos y un Gobierno “a los que se les puede poner un cero en materia de agua”, ha provocado que ya no queden más parches hídricos a los que aferrarse ante el cierre del trasvase Tajo Segura desde el mes de mayo, la no apertura de nuevos pozos de sequía, que se encuentran enquistados en los eternos trámites de los impactos ambientales y la negativa de compra de caudales privados a otros agricultores, como los de Estremera, con la que el Gobierno de Castilla La-Mancha puso el grito en el cielo recientemente. Concretamente, el sector ha informado de que apenas quedan 30 días de agua para las 29.000 hectáreas de cultivo de la Vega Baja y para los más de 40 millones de árboles del sureste.

Así han informado esta mañana los más de 40 representantes de los regantes de Alicante y Murcia, entre los que se encontraban: Don Antonio Gil Olcina, profesor Emérito y Rector Honorífico de la Universidad de Alicante y portavoz del Foro Pro Agua; Don Eladio Aniorte, presidente de ASAJA Alicante; Don José Antonio Andújar, presidente de la Federación de Comunidades de Regantes de la Comunitat (FECOREVA); Don Andrés Martínez, presidente de la Junta Central de Usuarios del Trasvase Júcar-Vinalopó; Don Carlos Barrera, juez de Aguas de Almoradí; Lucas Jiménez, presidente del SCRATS; así como representantes de las Comunidades de Regantes de la Vega Baja y las comarcas del Vinalopó, que se han dado cita en el desayuno de trabajo convocado por el Foro Pro Agua de Alicante, que ha tenido lugar en el Hotel Meliá, motivado por la situación de grave emergencia a la que se enfrenta el sistema agroalimentario del sureste.

En sus intervenciones, todos los ponentes han sido tajantes y el sentir unánime ha sido el de afirmar que “el Pacto Nacional del Agua es otra gran mentira del Gobierno Central para callar bocas mientras dure su legislatura y conseguir completarla sin hacer nada por los agricultores y el sistema agroalimentario del Levante, tal y como llevan haciendo todos los gobiernos que van pasando por la presidencia desde hace décadas”.

Don Antonio Gil Olcina ha señalado que “en España no tenemos un problema de falta de agua, sino de redistribución y gobernanza. Para enfrentarnos a la sequía lo primero que debemos hacer es estructurar los recursos disponibles, algo que ya está en el papel, por lo que el problema hídrico no se resuelve porque no se aborda”. En este sentido, el portavoz del Foro Pro Agua ha vuelto a denunciar que primen los intereses de las empresas eléctricas por encima de salvar la agroindustria del Levante, la cual tiene un potencial y un valor incalculable. Por ello, no entiende por qué se le siguen transfiriendo 9.000 hectómetros del río Tajo a Portugal por medio del Convenio de Albufeira, que tan sólo exige 2.700 hectómetros; y por qué no se establece un trasvase desde el Tajo Medio, donde hay sobrantes y, en cambio, se sigue manteniendo la toma en la cabecera del río, área en la que las estadísticas demuestran que llueve, incluso menos, que en Alicante o Murcia, lo que confirma que la toma actual del trasvase se basa en referencias climáticas equivocadas.

Asimismo, Antonio Andújar ha apuntado que lo “que nos faltaba para que el Gobierno Central escurra aún más el bulto es el tema de Cataluña, con el que tiene la excusa perfecta para seguir mirando hacia otro lado y no abordar un problema de Estado como es la redistribución del agua entre territorios”. Andújar ha vuelto a denunciar que anualmente van al mar una media de 55.000 hectómetros de agua que son sobrantes y el déficit en el Levante es de alrededor de 600 hectómetros, por lo que la redistribución es “simplemente de voluntad política porque hablamos de cifras irrisorias, migajas para un río”. El presidente de la Federación de Comunidades de Regantes de la Comunitat (FECOREVA), ha insistido en que las soluciones “pasan construir nuevas obras, pantanos y autopistas del agua que atiendan todas las cuencas y vayan transfiriendo el recurso a través de autopistas cuando sea necesario, impidiendo de déficit con la redistribución global”.

Por su parte, Lucas Jiménez ha señalado que las movilizaciones ya están planteadas y que se va salir a la calle porque el problema en menos de tres meses va a llegar a la sociedad civil. Asimismo, ha pedido al Gobierno que atienda el informe que el SCRATS le ha presentado y en el que se abordan detalladamente soluciones viables y documentadas por una empresa técnica para acabar de una vez por todas con la amenaza hídrica permanente de nuestra zona.

En relación al Júcar- Vinalopó, Andrés Martínez ha hecho hincapié en que hace más de un año y medio que se aprobaron los planes de cuenca, en los que se constató que en el conjunto nacional de cuencas hay un superávit que supera los 20.000 hectómetros cúbicos y que sólo tienen déficit en España las cuencas del Segura y el Júcar. “Esto deja patente que no hay que hacer pactos de agua, sino aplicar directamente la Constitución, donde dice que las competencias de agua le corresponden al Gobierno central y que debe repartirla equitativamente entre los territorios de España”.

Desde ASAJA Alicante y el Foro Pro Agua hemos querido organizar este desayuno de trabajo para aunar y exponer todas las inquietudes que vive en este momento tan delicado el sector agrario y los regantes de Alicante y Murcia, así como para ordenar y concretar medidas que se puedan llevar a cabo a corto y medio plazo por la subsistencia de la agricultura en el Levante español. “Una vez más, queda demostrado que no hay un problema de déficit hídrico en España, sino de gobernanza del recurso y de voluntad política, donde el problema no se resuelve porque no se aborda”, señala el presidente de ASAJA Alicante, Eladio Aniorte, que, también, ha declarado que “cada vez hay más casos de empresarios agrícolas que están dejando hectáreas sin cultivar y así no se puede mantener el sistema agroalimentario más importante de España y lo que se conoce como la despensa de Europa. Es urgentísimo que el Gobierno se deje de pantomimas de Pactos del Agua interminables para excusar su deber, que es resolver el grave déficit de zonas como la nuestra a través de planificación hidrológica, construcción de infraestructuras e inversión”.

El sector hídrico de Alicante reunido esta mañana ha consensuado iniciar una nueva estrategia que pasa por mantener el bloque unido en la defensa de la agricultura del Levante español como sector estratégico, la necesidad de abordar el problema político de la gobernanza del recurso y planificación hidrológica, la aplicación del artículo 149 de la CE y trabajar con el SCRATS en el proyecto que registró en el MAPAMA en mayo 2017, en el que planteaba soluciones concretas que se necesitan en la cuenca del Segura.