La hora de la verdad

El Elche C.F. se la juega en los dos próximos meses, tanto en el césped como en los despachos; su presente y sobre todo su futuro están en juego En el verde, tras una primera vuelta irregular, con mejor juego que resultados, el equipo no acabó de convencer lastrado por sus errores de grueso calibre en el área propia; es cierto que acoplar una plantilla completamente nueva, con nuevo cuerpo técnico y un entrenador que en segunda división solo había entrenado al filial del Real Madrid, no era la mejor carta de presentación para superar los números de la anterior temporada, donde tras el tsunami del descenso administrativo tuvo mérito haber sacado el curso de manera notable, con menos recursos económicos y tiempo para formar la plantilla que la actual (hasta la jornada 40 estuvo en la pelea con los mejores) «Todo lo que no sea luchar hasta el final por una plaza en la promoción de ascenso será un fracaso» En la actualidad Alberto Toril ya no se puede agarrar a la excusa de la falta de competencia de su plantilla; el buen ojo clínico del director deportivo, y sus buenas relaciones en esta jungla deportiva, le han dado al entrenador cuatro refuerzos en el mercado invernal que han elevado considerablemente, no solo el número de efectivos y la competencia en el vestuario, sino lo más importante, la calidad y el talento. A las primeras de cambio tres de esos cuatro fichajes, Túñez, Fabián y Borja Valle, ya son titularísimos. Todo lo que no sea luchar hasta el final por una plaza en la promoción de ascenso será un fracaso para la afición y para el entrenador, por mucho que insista en vender la permanencia como el principal objetivo. Para valientes Personalmente opino que tenemos posibilidades PAde conseguir cruzar la meta del play off; el Elche tiene fútbol de calidad de medio campo hacia delante, con velocidad y desborde en las bandas y mucha pegada arriba; si esto lo unimos al trazo que imprime Toril a su equipo, con una filosofía claramente ofensiva, tengo claro que si se alcanzan pronto los 50 puntos, a diferencia de la pasada campaña, este equipo sí dará un paso al frente, sencillamente porque al entrenador se lo pide el cuerpo, va con su mentalidad. Por supuesto el equipo tendrá que ser más sólido en defensa de lo que ha sido hasta ahora; el año pasado Rubén Baraja no aprovechó la oportunidad porque su gen como entrenador es más conservador y en momentos clave de una temporada el futbol es para valientes. Fuera del pasto, como diría Di Stéfano el club se juega las habichuelas en apenas dos meses. Hay tantos frentes abiertos en los juzgados que es una osadía aventurarse a anticipar que  va a suceder; La entidad está a la espera de que el juez haga oficial la aprobación del convenio de acreedores para someter en junta de accionistas la aprobación de dicho convenio, lo que supondría un nuevo panorama accionarial en el que el Instituto Valenciano de Finanzas perdería su mayoría accionarial. La guerra sigue abierta y cada vez queda menos tiempo para sentarse a dialogar;  además se está pendiente de la calificación de la multa de 4,1 millones de euros que le impuso la Unión Europea tras conseguir la cautelarísima y un sinfín de frentes abiertos; y aunque ya nadie lo recuerda, una multinacional británico-Catarí, ´Skyline International`, sigue pacientemente esperando para comprar el club. El panorama, sin embargo, parece halagüeño si finalmente se aprueba el convenio con lo que la entidad saldría del concurso de acreedores y rebajaría su deuda a más de la mitad, y no olvidemos que se está pendiente de la sentencia sobre el descenso administrativo donde el club ha solicitado más de 60 millones de euros por daños y perjuicios y recuperar la categoría perdida. Otra cosa no, pero aburrirnos en este club no nos aburrimos. Relacionado

Artículo de Paco Gómez | Periodista

- Escrito el 03 abril, 2017, 5:00 pm
5 mins
El Elche C.F. se la juega en los dos próximos meses, tanto en el césped como en los despachos; su presente y sobre todo su futuro están en juego

En el verde, tras una primera vuelta irregular, con mejor juego que resultados, el equipo no acabó de convencer lastrado por sus errores de grueso calibre en el área propia; es cierto que acoplar una plantilla completamente nueva, con nuevo cuerpo técnico y un entrenador que en segunda división solo había entrenado al filial del Real Madrid, no era la mejor carta de presentación para superar los números de la anterior temporada, donde tras el tsunami del descenso administrativo tuvo mérito haber sacado el curso de manera notable, con menos recursos económicos y tiempo para formar la plantilla que la actual (hasta la jornada 40 estuvo en la pelea con los mejores)

«Todo lo que no sea luchar hasta el final por una plaza en la promoción de ascenso será un fracaso»

En la actualidad Alberto Toril ya no se puede agarrar a la excusa de la falta de competencia de su plantilla; el buen ojo clínico del director deportivo, y sus buenas relaciones en esta jungla deportiva, le han dado al entrenador cuatro refuerzos en el mercado invernal que han elevado considerablemente, no solo el número de efectivos y la competencia en el vestuario, sino lo más importante, la calidad y el talento. A las primeras de cambio tres de esos cuatro fichajes, Túñez, Fabián y Borja Valle, ya son titularísimos. Todo lo que no sea luchar hasta el final por una plaza en la promoción de ascenso será un fracaso para la afición y para el entrenador, por mucho que insista en vender la permanencia como el principal objetivo.

Para valientes

Personalmente opino que tenemos posibilidades PAde conseguir cruzar la meta del play off; el Elche tiene fútbol de calidad de medio campo hacia delante, con velocidad y desborde en las bandas y mucha pegada arriba; si esto lo unimos al trazo que imprime Toril a su equipo, con una filosofía claramente ofensiva, tengo claro que si se alcanzan pronto los 50 puntos, a diferencia de la pasada campaña, este equipo sí dará un paso al frente, sencillamente porque al entrenador se lo pide el cuerpo, va con su mentalidad. Por supuesto el equipo tendrá que ser más sólido en defensa de lo que ha sido hasta ahora; el año pasado Rubén Baraja no aprovechó la oportunidad porque su gen como entrenador es más conservador y en momentos clave de una temporada el futbol es para valientes.

Fuera del pasto, como diría Di Stéfano el club se juega las habichuelas en apenas dos meses. Hay tantos frentes abiertos en los juzgados que es una osadía aventurarse a anticipar que  va a suceder; La entidad está a la espera de que el juez haga oficial la aprobación del convenio de acreedores para someter en junta de accionistas la aprobación de dicho convenio, lo que supondría un nuevo panorama accionarial en el que el Instituto Valenciano de Finanzas perdería su mayoría accionarial. La guerra sigue abierta y cada vez queda menos tiempo para sentarse a dialogar;  además se está pendiente de la calificación de la multa de 4,1 millones de euros que le impuso la Unión Europea tras conseguir la cautelarísima y un sinfín de frentes abiertos; y aunque ya nadie lo recuerda, una multinacional británico-Catarí, ´Skyline International`, sigue pacientemente esperando para comprar el club.

El panorama, sin embargo, parece halagüeño si finalmente se aprueba el convenio con lo que la entidad saldría del concurso de acreedores y rebajaría su deuda a más de la mitad, y no olvidemos que se está pendiente de la sentencia sobre el descenso administrativo donde el club ha solicitado más de 60 millones de euros por daños y perjuicios y recuperar la categoría perdida.

Otra cosa no, pero aburrirnos en este club no nos aburrimos.

Los artículos firmados por redacción son aquellos remitidos por terceros para su publicación en el diario digital AQUÍenElche.com