La nueva televisión autonómica pretende arrancar la próxima primavera

- Escrito el 03 noviembre, 2017, 1:00 pm
21 mins

Este 29 de noviembre se cumplirán cuatro años del sonado cierre de Canal 9. Lo ocurrido aquella noche ya forma parte de la historia de la Comunidad Valenciana. Cientos de trabajadores se apiñaron en la sede de RTVV en Burjassot para impedir que se cortase la emisión, ante la atónita mirada de la audiencia.

Después de dos intentos fallidos por cerrar la señal, un juez tuvo que autorizar la actuación policial. Escoltado por las fuerzas del orden, un técnico acabó apagando Canal 9 para siempre. Aquello dio la vuelta al mundo, apareciendo en telediarios de España y media Europa.

Quiebra de Canal 9

Todo ello fue la consecuencia de años de pérdidas económicas y endeudamiento. “Zaplana suprimió la ley del techo de gasto. Esto fue una locura. Aumentaban el personal año tras año y con ello el despilfarro”, nos comenta la diputada socialista Rosa Peris en declaraciones exclusivas a Aquí en Alicante.

La plantilla de Canal 9 llegó a superar los 1.500 empleados. El déficit se volvió insostenible y el Govern (entonces liderado por Albert Fabra) acometió un ERE que afectaba a más de 800 trabajadores.

Sin embargo, el Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana consideró nulo dicho ERE. El Consell no vio entonces otra salida que decretar el cierre definitivo de todo el organismo de RTVV (tanto televisión como la radio).

Últimos días

De lo ocurrido durante aquellos meses finales dentro de Canal 9 se han escrito hasta libros. En aquel momento se organizó toda una rebelión interna, donde muchos trabajadores se negaron a aceptar este cierre.

El Govern perdió el control real del medio. Tanto en los telediarios como en los programas, algunos profesionales admitieron por primera vez que habían actuado más como una herramienta propagandística del Partido Popular que como un medio público imparcial.

Especialmente se disculparon por la criticada cobertura del desgraciado accidente del metro de Valencia que se llevó la vida de 43 personas en 2006.

El cierre de Canal 9 dio la vuelta al mundo en 2013. La policía tuvo que actuar para cortar la emisión ante la resistencia de los trabajadores

El hashtag #Canal9NoEsTanca estuvo visible en toda la programación durante los últimos días de emisión. Recibieron mucho apoyo en redes sociales, aunque también críticas debido a la tardanza de la autocrítica.

Aunque la televisión había caído a niveles históricos mínimos de audiencia en los últimos años, durante estos tensos días el número de espectadores se multiplicó. No sirvió de nada, pues la decisión ya estaba tomada.

Proyectos de reapertura

Desde noviembre de 2013 la Comunidad Valenciana no ha vuelto a disponer de televisión y radio autonómicas. Todo ello a pesar de que no han faltado promesas de reapertura.

Fabra prometió reabrir la televisión autonómica. Puig y Oltra han puesto varios plazos. El apagón dura ya 4 años

Incluso durante la pasada legislatura de Albert Fabra ya pudimos escuchar declaraciones del President en las que aseguraba su intención de reabrir “próximamente” una nueva RTVV. No obstante la legislatura pasó sin que ni siquiera se dieran los primeros pasos del proyecto.

Llegó la campaña electoral, y tanto el PSOE como Compromís incluyeron este punto en sus respectivos programas electorales. Ambos partidos acabaron tomando al poder a raíz del ‘Acord del Botànic’, y la nueva televisión autonómica quedó plasmada en su pacto de gobierno.

Plazos y retrasos

Hasta ahora el nuevo Govern ha dado diversas fechas, pero ninguna se ha llegado a materializar. Se empezó hablando del 9 de octubre de 2015 (Día de la Comunidad Valenciana). Luego se comentó que el 2016 era una fecha más factible. Con dicho año ya vencido, el president Ximo Puig vaticinó en Les Corts que veríamos nacer el nuevo canal en 2017.

“Aquí ha habido demasiada precipitación. Siempre lo planteaban como que dándole a un botón ya iban a ponerse a emitir, pero luego se ve que no es así”, nos comenta a este medio Toni Subiela, diputado autonómico de Ciudadanos.

«El Govern actúa con demasiada precipitación. Hay que hacer una televisión de calidad, no es darle a un botón y a emitir» T. Subiela (Ciudadanos)
Próxima inauguración

En el pasado mes de marzo al fin se nombró un consejo de dirección para la nueva RTVV. Además, se le dio un nuevo nombre: ‘À Punt’. La nueva directora, Empar Marco, pronosticó recientemente que la radio autonómica estará rodando en diciembre de este mismo año. La televisión tendrá que esperar hasta la próxima primavera.

«Esta vez no es un deseo, sino una realidad. La estructura está montada, la programación preparada y el personal en contratación» R. Peris (PSOE)

“A diferencia de otras ocasiones, esto no es un deseo, sino una realidad. Ya hay toda una estructura montada, leyes aprobadas, los nombramientos más importantes están hechos y la selección del personal en proceso” asegura la socialista Peris.

Subiela no es ni mucho menos tan optimista. “Se que el tema técnico está muy obsoleto. Por otro lado, no tienen plantilla ni programación. No creo que sea aconsejable ni responsable empezar en estos plazos que han dicho”.

El diputado de Ciudadanos teme que la nueva À Punt comience cargada de reposiciones antiguas. “No se puede llenar una programación de 24 horas con el Príncipe de Bel-Air o el Babalà. Aunque se tarde un poco más, hay que hacer informativos, magacines y programas para que la cadena tenga algún valor. Sino la audiencia de la nueva Canal 9 será aún más ridícula que la anterior”.

«No creo que À Punt comience esta primavera. A no ser que quieran rellenar con reposiciones del Babalà o el Príncipe de Bel-Air» T. Subiela (Ciudadanos)
Radio

Fuentes del Consejo Rector de la Corporació Valenciana de Mitjans de Comunicació nos indican que actualmente están en proceso de formar una programación completa y atractiva. Ya se estarían contratando algunas series y sitcoms, e incluso también preparando los informativos y el nuevo magazine.

Aún así, parece claro que esta nueva radiotelevisión valenciana verá sus primeras luces por las ondas radiofónicas. A día de hoy, se considera más factible que el proyecto televisivo.

De nuevo, Subiela no tiene mucha confianza en estos plazos. “Es verdad que hacer radio es tan fácil como coger un portátil y pinchar música. Pero eso no tendría ningún valor. Aún tienen que comenzar las obras en el estudio de Burjassot, que se han presupuestado en 400.000 euros. Eso no se hace en un par de semanas. Francamente, no creo que tengamos radio antes de 2018”.

La socialista Peris si tiene confianza en cumplir los pronósticos. “Empar ya tiene cerrada la escaleta de la programación, y la parte audiovisual está muy avanzada. Seguro que entre todos lograrán llegar al plazo”.

La radio echará a rodar antes que la televisión. Se estima que podría comenzar a finales de 2017
Programación

Pocas pistas nos dan aún desde el nuevo Consejo Rector sobre los nuevos contenidos. Afirman, eso sí, que no se repetirá la manipulación informativa que tantas críticas recibía en el antiguo Canal 9.

“Hemos aprobado una ley para regular precisamente este tema y garantizar una radiotelevisión valenciana pública que sea objetiva e imparcial. Una buena referencia será la TVE de la última legislatura de Zapatero, que además obtuvo una gran subida de audiencia y ganó numerosos premios internacionales”, nos comenta Peris.

«La nueva ley autonómica garantiza que en À Punt no habrá ni manipulación informativa ni despilfarro» R. Peris (PSOE)

En Ciudadanos son bastante más escépticos. “No nos convence el proyecto de Empar Marco, una persona que viene de TV3. No creo que ésta sea precisamente un ejemplo de televisión pública objetiva” aduce Subiela.

Desde el Partido Popular también han censurado este nombramiento, e incluso pidieron públicamente su cese cuando Marco criticó en sus redes sociales el operativo policial llevado a cabo en Cataluña durante el referéndum anticonstitucional celebrado el 1 de octubre.

Rosa Peris rechaza totalmente estas críticas. “Me parece muy pobre reprobar a Empar por venir de TV3. Sería como decir que nadie de la antigua Canal 9 podría trabajar en la nueva, o en ninguna otra televisión. Hay que salvar a los profesionales, que hacen su trabajo y sufren las decisiones que toman las direcciones” afirma la socialista.

«Es muy pobre criticar a la nueva directora Empar Marco solo porque venga de TV3. Trabajaba de periodista, no en la dirección» R. Peris (PSOE)
Consejo Rector

Empar Marco no ha sido la única que se ha ganado ya las primeras sospechas de partidismo. Destaca el caso de Rafael Xambó, miembro consejero de la nueva RTVV a propuesta de Compromís y que según Subiela “dispara contra todo aquel que no pertenece a su partido”.

Xambó ha tuiteado algunos polémicos mensajes contra empresarios y periodistas, tachándolos de “discapacitados mentales, porquería, cloaca o profascistas”. Ciudadanos ha pedido públicamente que sea cesado del Consejo. “Esta persona no puede ser la encargada de redactar el nuevo libro de estilo del medio” señala Subiela.

“De verdad que me gustaría pensar que esta televisión no estará tan manipulada como la anterior, pero todo apunta a que vamos a cambiar un color por otro. Que se está gestando una mini-TV3” sentencia Subiela.

«Todo apunta a que À Punt estará tan manipulada como Canal 9. Están gestando una mini-TV3» T. Subiela (Ciudadanos)

La socialista Rosa Peris nos insiste en que los miembros del Consejo han sido escogidos en Les Corts entre todos los grupos políticos, buscando siempre “los perfiles más adecuados”.

Plantilla

En principio, la nueva À Punt contará con unos 300-400 trabajadores en plantilla. No obstante, son números aproximativos pues “primero queremos diseñar la televisión y luego decidir la cifra necesaria de personal”, según afirman desde el Consejo Rector.

Desde el principio se descartó la posibilidad de incorporar a la plantilla anterior. “Era absolutamente inviable. Por una cuestión de responsabilidad no podemos mantener a 1.200 trabajadores, tenemos que aprender de la experiencia” comenta Rosa Peris.

El Comité de Empresa de la antigua RTVV, en representación de los extrabajadores de Canal 9, trató de negociar con el Govern una readmisión total. Luego rebajó sus pretensiones a 900 trabajadores y más tarde a 700.

“Si hubiéramos admitido estos números de antiguos trabajadores, habríamos tenido serios problemas legales. Un tribunal podría haber considerado que cometíamos fraude empresarial, al crear una nueva sociedad con solo empleados de otra sociedad”, defiende la diputada socialista.

Además, señala que en este caso los trabajadores podrían haber reclamado el montante de sus salarios desde 2013 hasta la actualidad. Esto ascendería a unos 200 millones de euros, lo cual haría totalmente inviable el nuevo proyecto televisivo.

El Supremo ha avalado el despido de los trabajadores en 2013. Pedían la reincorporación y el cobro de los salarios con carácter retroactivo

El Tribunal Supremo cerró este asunto el pasado mes de octubre, cuando reconoció como válido el cierre de la antigua RTVV y también el despido de todos sus empleados. Todo ello, luego de cuatro años de disputas en los tribunales.

Selección del nuevo personal

Actualmente À Punt ya cuenta con sus primeros empleados. Algunos pocos están fijos, mientras la mayoría trabajan de manera provisional o se encuentran en fase de contratación. Desde dentro nos aseguran que casi un tercio de la plantilla ya está cerrada.

No obstante, también ha habido polémica en la selección de personal. “Están imitando los métodos del PP. Dan un valor muy grande a las entrevistas, de un 40%. Todos sabemos que así es como se manipulan las selecciones. Ellos criticaban antes esto desde la oposición, pero ahora que tienen el poder parece como que quisieran aprovecharse de ello”, nos señala Toni Subiela.

Asociaciones de periodistas han impugnado las bolsas de trabajo por dar prioridad a los antiguos trabajadores de Canal 9

Así mismo, la decisión de dar puntos extra a los antiguos empleados de Canal 9 también trajo polémica. La Asociación de la Prensa de Alicante y la Unión de Periodistes impugnaron las bolsas de trabajo, aduciendo que no cumplían el principio de igualdad ni se daban oportunidades reales a los nuevos periodistas más jóvenes de la Comunidad Valenciana.

El Consejo Rector desestimó oficialmente este recurso el pasado 26 de octubre. Rosa Peris justifica esta decisión: “Teníamos una cuenta pendiente con la antigua plantilla. No podíamos readmitirlos a todos, pero al menos queríamos darles más puntos. Había que buscar un punto intermedio”.

Aún así, el Consejo asegura que al menos un centenar de plazas estarán totalmente abiertas a nuevos periodistas ya que “hay puestos que no existían en la antigua RTVV, por tanto esta experiencia aquí no se puede hacer valer”.

Sede de Alicante

Además de la sede central en Burjassot, À Punt tiene proyectado de nuevo abrir una delegación en Alicante. El antiguo edificio de la avenida Aguilera está descartado, pues la Generalitat rescindió su contrato de alquiler a causa de su alto coste en medio de acusaciones hacia el PP sobre tráfico de influencias con el propietario.

En principio, parece que la Ciudad de la Luz parte con ventaja. Recientemente la Unión Europea dictaminó que el complejo no podrá ser utilizado para realizar “actividad económica” hasta 2032. Sin embargo, la Generalitat confía en que esta prohibición se limite tan solo a las actividades cinematográficas.

El Consell ve con buenos ojos La Ciudad de la Luz como lugar para la nueva sede alicantina de À Punt

A día de hoy, desde el Consejo de Dirección aún no se atreven a dar ningún lugar como definitivo.

Futuro inmediato

La decisión no debería demorarse demasiado, pues si se cumplen los plazos dados la Comunidad Valenciana volvería a tener televisión autonómica en apenas unos 5-6 meses.

Toni Subiela espera que los valencianos podamos disfrutar pronto de una televisión responsable e imparcial, aunque admite que desde Ciudadanos no tienen muchas ilusiones. “Nos da la sensación que ese proyecto novedoso que iba a ser una televisión referente en Europa se está quedando en un suspiro”.

En el PSOE, Rosa Peris cree que se están dando los pasos adecuados. “Estamos haciendo una televisión menos costosa y de más calidad para que la vea mucha más gente. Desde el PP nos están poniendo palos en las ruedas, porque saben que la nueva À Punt va a dejar retratada a la antigua Canal 9”.