Latte Art: El arte de dibujar sobre el café

Si los artistas pintan sobre un lienzo, para un barista la leche se convierte en pintura y la taza de café el lienzo sobre el que dibujar

- Escrito el 04 septiembre, 2017, 10:00 am
7 mins

Los ilicitanos tomamos una media de dos cafés diarios, y son muchos los que llegan a las tres o cuatro tazas al día. Es tradicional tomarlo en el bar a cualquier hora del día, aunque las mañanas siguen siendo las elegidas para hacerlo, entre las 8 y las 11.

Desde hace un tiempo se ha puesto de moda el ´Latte Art`, que es como se le llama al arte de dibujar sobre el café. Para ello es necesario contar con las manos expertas de un barista, un buen café y saber hacer una perfecta espuma de leche, base indispensable para poder dibujar.

Víctor Vicente Sanchís García es uno de ellos, y confiesa que disfruta viendo la cara de sorpresa de sus clientes cuando les ofrece esas obras en su Bar, ´El Samarkanda`.

Elegir un buen café

Un barista además debe saber cómo elegir un buen café, su procedencia, el manejo de la máquina y sus mezclas, aspectos fundamentales para conseguir un buen resultado. “Influye la calidad y la elección del tipo de café y especialmente el agua que utilicemos para su elaboración. Debe ser un agua mineral o tratada en osmosis para que tenga la alcalinidad y el sabor adecuado. También influye la temperatura y que el café esté recién molido”.

La técnica del ´Latte Art` consiste en conseguir espesar la leche con el vaporizador de la máquina cafetera hasta lograr la consistencia adecuada. Una vez conseguido, se vierte sobre el café convirtiéndose en lienzo para poder dibujar con la misma crema de leche a base de movimientos de la mano. También se utilizan sabores líquidos de colores que se manipulan con palillos o bien plantillas con infinidad de dibujos: “es importante practicar mucho y tener un buen pulso”, confiesa Sanchís al que le preguntamos más sobre este tema.

¿De dónde procede el café que tomamos?

Hay dos tipos de café: el Arábigo y el Robusta. Este último crece al nivel del mar, hasta los 500 metros, y el Arábigo, que es más delicado, crece a partir de 500 metros llegando hasta más de dos mil de altitud.

«Dependiendo de la zona y de la altitud del cultivo el café varía en aroma y cuerpo»

Los mejores países productores son Perú, Colombia, Brasil, Costa Rica, Ecuador y algunas zonas de Asia y África. Dependiendo de la zona y de la altitud el café varía en aroma y cuerpo.

¿Qué diferencia hay entre mezcla y natural?

Natural significa que procede de un solo país de origen y la mezcla que procede de varios. Esa es la única diferencia, por eso debemos leer las etiquetas para así saber el tipo de café que nos estamos comprando. Otra cosa es el tipo de tueste que lleva. Si es torrefacto significa que esta tostado con azúcar, y por lo tanto estamos hablando de un café mas dulzón. Por el contrario, el natural no contiene ningún aditivo en el tueste.

¿En Elche somos muy cafeteros?

Sí, de siempre. Y nos gusta tomarlo en el bar. Y de todas las formas posibles, a las que últimamente se han adherido las bebidas vegetales como la soja, la avena o la leche sin lactosa. Pero siguen ganando la partida el café solo, el cortado y el café con leche de toda la vida y, por supuesto, el carajillo, aunque últimamente ha bajado por los controles de alcoholemia en carreteras.

Hubo un tiempo, en los peores momentos de la crisis y cuando empezó a ir mal el calzado, que se notó muchísimo el bajón. La gente se quedaba en el paro y se tomaba el café en su casa, como es lógico. Un bar es un indicativo de cómo está la sociedad y en el que te das cuenta de cómo están las cosas. Antes venía el cliente y pedía un bocadillo, olivas y el café y ahora se conforman con una tostada.

¿Cuáles han sido los bares donde el café ha reunido más historias y gentes y donde se ha podido tomar mejor café?

Para mi han sido tres: Marfil, Mónaco y Nobel. Eran lugares en los que se reunían grandes empresarios, trabajadores y gente de todos los ámbitos sociales en torno a un buen café.

El café y la salud

El café no solo puede ser el final de una comida, sino formar parte de ella. Y aún es más, puede llegar a ser elemento imprescindible en platos de ´alta cocina`.

En cuanto a su relación con la salud mucho se sigue debatiendo sobre si es bueno o no, aunque cada vez son más los estudios que contradicen su efecto supuestamente perjudicial. Según una reciente investigación de la Universidad de Harvard, los compuestos bioactivos del café no solo pueden ser buenos, sino que pueden alargarnos la vida y recomiendan tomar tres tazas de café al día, siempre que no padezcas de tensión alta, claro.

El café es además la mejor excusa para reunirse con quien te apetece. “Nos vemos y nos tomamos un café”, es una frase repetida a lo largo de la historia, y así seguirá siendo. El café es a veces el acompañante ideal, incluso para tomarlo ´solo`.