«Los malos hábitos alimenticios pueden repercutir en el rendimiento académico»

- Escrito el 02 julio, 2018, 4:00 pm
9 mins
Esta es una de las conclusiones de una investigación pionera en España, realizada por la UMH, con datos que han sorprendido a sus propios autores

La UMH ha realizado un estudio entre los alumnos de primer curso que ha desvelado datos que han sorprendido a sus autores, y que tiene que ver con su alimentación, adicciones, uso de redes sociales y sexo. Ha sido realizado por María Teresa Pérez, vicerrectora de Relaciones Institucionales y el departamento de Nutrición y Salud Pública, con la colaboración de la consellería de Transparencia.

Primer estudio de estas características

Es la primera universidad en España que realiza una investigación de estas características, y desde la red de universidades saludables, a la que pertenece la universidad ilicitana, ya están mostrando interés en realizar un estudio similar para saber cómo se comportan los estudiantes no solo de Elche, sino de todo el País.

Los datos obtenidos han sorprendido a sus autores, que no esperaban tan malos resultados en algunos aspectos como el de la alimentación, donde un 80% no sigue las pautas de la dieta mediterránea, y también en los datos referentes al sexo, donde se desprende que la mayoría no tiene miedo al contagio de enfermedades de transmisión sexual ni a los embarazos, a juzgar por el poco uso que hacen del preservativo.

Seguimiento

El estudio no ha hecho más que empezar a arrojar datos, pues estas conclusiones solo pertenecen a los alumnos que empezaron en la universidad el curso pasado, y se les va a seguir haciendo seguimiento hasta que finalicen sus estudios dentro de cuatro años para comprobar su evolución. La intención es que mejoren sus hábitos, y que  les sirvan como pauta el resto de su vida.

Para ello se realizó un muestreo de 700 alumnos de 18 años pertenecientes a los 4 campus de la universidad (Orihuela, San Juan, Altea y Elche) a través de una encuesta con más de 100 preguntas divididas en varios aspectos: alimentación, sexo, uso de internet y actividad física.

Resultados negativos

La sorpresa no se ha hecho esperar para los autores de la investigación, al comprobar que un 80% de alumnos encuestados no sigue un hábito adecuado en relación a la dieta mediterránea; y que el uso de verduras, frutas y frutos secos es muy bajo con respecto al recomendado en dicha dieta.

Abusan de refrescos, bebidas energéticas y bollería industrial, especialmente en el caso de los chicos, de lo que se desprende que las alumnas se alimentan mejor. Lo negativo es que de ellas el 15% dice haberse sometido a alguna dieta de adelgazamiento a pesar de su poca edad. Los chicos comen más carne roja y ellas mas pescado.

De todos estos datos el más preocupante es que un 20% tiene sobrepeso u obesidad, causado precisamente por malas costumbres alimenticias y la poca actividad física que realizan.

¿El uso de redes sociales puede ser otro motivo que cause sobrepeso como consecuencia del sedentarismo que produce?

Sin duda. Según estos datos los estudiantes pasan unas seis horas al día conectados a internet desde su móvil, lo que les facilita hacerlo desde cualquier sitio y a cualquier hora. Son seis horas de inmovilidad, más una media de ocho horas de sueño, las horas de las comidas y las que están en clase; les queda muy poco para la actividad física.

¿Qué otros hábitos han detectado?

También nos ha llamado la atención la adicción al tabaco que manifiesta un 30% de los encuestados, y teniendo en cuenta lo jóvenes que son es preocupante, sumado al consumo de alcohol, que confiesa más de la mitad, y al consumo de otras drogas de las que más de un 40% manifiesta hacerlo esporádicamente, cannabis en su mayoría.

En cuanto al sexo, ¿son prudentes en el uso del preservativo?
El 20% de estos alumnos no utiliza nunca preservativo en sus relaciones, ni tampoco ningún tipo de anticonceptivo

Pues también aquí ha habido sorpresas y conductas de riesgo. Mientras pensamos que son lo suficientemente conscientes de la necesidad del uso del preservativo, no solo para evitar embarazos no deseados sino más importante aún para evitar el contagio de enfermedades de transmisión sexual, nos encontramos con que el 20% de estos alumnos no utiliza nunca preservativo en sus relaciones, ni tampoco ningún tipo de anticonceptivo.

Esto supone un retroceso en el tiempo, ya que hace años, con la aparición del SIDA, todos fuimos conscientes de los riesgos que conllevaba no protegerse.

¿Que otros datos de interés destacaría de este estudio?
El 100% de los encuestados del campus de Altea y el 97.5% del de Orihuela dicen haber sufrido algún tipo de agresión o de acto con violencia

Me gustaría destacar que se ha detectado que el 28% de los encuetados ha sufrido algún tipo de discriminación. En algunos casos de género machista, por su género hombre o mujer, y también de carácter racista por el país de origen.

Pero si hay un dato que nos ha preocupado de manera excepcional, en el bloque de bienestar social, es que el 100% de los encuestados del campus de Altea y el 97.5% del campus de Orihuela dicen haber sufrido algún tipo de agresión o de acto con violencia.

Estos datos en concreto nos obligan a ponernos a trabajar y dar una serie de recomendaciones directamente a los estudiantes, y a partir de ahí seguir muy de cerca las conductas de estos estudiantes.

¿También se han dado recomendaciones en los otros temas?
«Queremos que cuando salgan de la universidad no solo se lleven un título bajo el brazo»

Para los otros apartados ya se ha distribuido entre los alumnos un decálogo con pautas alimenticias, alertándoles de las carencias que puede provocarles una precaria alimentación, y se les recomienda como deben reorientar la suya, destacando los beneficios de las frutas y verduras y reducir las bebidas azucaradas y energéticas, así como la bollería industrial. En definitiva, inculcarles los beneficios de la dieta mediterránea.

Igualmente, se les invita a salir del sedentarismo, en el que están inmersos la mayoría de ellos, y a que aprendan a disfrutar de la vida al aire libre y del ejercicio; que si no practican ningún deporte que al menos caminen 30 minutos al día.

No hay que olvidar que una mala alimentación y la falta de ejercicio repercute negativamente en su rendimiento académico, así como el consumo de alcohol y otras drogas. Todo ellos unido altera el equilibrio que debería existir en el comportamiento de todas las personas y especialmente en los estudiantes. Queremos que cuando salgan de la universidad no solo se lleven un título bajo el brazo, sino también una educación que les lleve a un modelo de vida adecuado.