Margalló-Ecologistes en Acció considera decepcionante el pliego de condiciones de la nueva contrata de basuras

- Escrito el 13 junio, 2018, 10:40 am
3 mins

Tras conocer el documento de resumen de la nueva contrata de recogida de residuos y limpieza viaria del Ayuntamiento de Elche, desde Margalló-Ecologistes en Acció manifiestan “su decepción y profundo desacuerdo con lo que, al parecer, van a ser las líneas maestras de dicho servicio. A nuestro entender, se pierde la oportunidad de revertir la pésima gestión de residuos que se ha realizado en nuestra ciudad en los últimos años, gestión que nos ha llevado a tener los peores datos de toda la comunidad valenciana en cuanto a porcentaje de recuperación y reciclaje de residuos”.

Para este colectivo “la nueva contrata no ha previsto las modificaciones en la Ley de Residuos que en breve entrarán en vigor para garantizar el cumplimiento de los objetivos comunitarios de reutilización y el reciclado. Dichas modificaciones contemplan la obligatoriedad de establecer la recogida separada de los biorresiduos antes del 31 de diciembre de 2020. En nuestra ciudad, no sería hasta el 2025 cuando esta recogida se generalizaría, haciendo con ello imposible el conseguir el objetivo del 50% de residuos recuperados o reciclados en 2020”.

Señalan que “pero peor que el incumplimiento de este primer objetivo es el hecho de carecer de planificación alguna para incorporar medidas que garanticen el logro de los sucesivos objetivos del 55% para 2025 y 60% para 2030. La nueva contrata va a suponer una continuidad de la anterior, con modificaciones claramente insuficientes que en ningún caso, aun contando con las supuestas mejoras en el funcionamiento de la planta de Els Cremats, van a lograr que se supere la barrera del 50% de residuos reciclados o recuperados”.

Margalló añade que “no se contemplan sistemas alternativos para la recogida domiciliaria fuera de la contenerización, ni medidas de pago por generación, ni incentivos para usuarios, ni soluciones para la gestión de residuos agrícolas y de poda…, medidas todas ellas que contribuirían en definitiva a la mejora del sistema y que se ha demostrado que económicamente no resultan más gravosas para los municipios que las implantan”.

Finalizan indicando que “con todo, se hace imposible pensar que nuestra ciudad pueda optar al logro de la Capitalidad Verde Europea del 2030, teniendo en cuenta que la gestión de los residuos es un apartado fundamental en la valoración de las candidaturas. Por ello, MEEE va a iniciar una ronda de contactos con partidos políticos, asociaciones y colectivos ciudadanos buscando apoyos para paralizar el proceso de adjudicación y forzar un replanteamiento de la contrata, la de mayor cuantía de nuestro Ayuntamiento”.