Obras en Crevillent para reforzar la seguridad en la zona alta de la Rambla afectada por desprendimientos

Además, se está reparando el muro de bloques existente en el terreno conocido como “Filsa”, que ahora sirve como aparcamiento público, situado frente al Obelisco La Concejalía de Obras está llevando a cabo esta semana trabajos para reforzar la seguridad en la zona alta de la Rambla del Castellar, a la altura de los aparcamientos próximos a la Ciudad Deportiva “Juanfran Torres”, donde se estaban produciendo desprendimientos de tierra en la parte que linda con el camino de San Isidro, según comprobaron los servicios técnicos municipales después de ser advertidos por la Policía Local. El concejal de Obras, Manuel Moya, ha explicado que en primera instancia se situaron unas vallas para advertir del peligro por caída de tierras, pero la situación se agravó con las lluvias recientes que se produjeron en la localidad. Estudiada la problemática por los técnicos municipales, se ha contratado a una empresa crevillentina para desmontar la parte alta de los terrenos donde se producían desprendimientos de tierra, formando una terraza hasta encontrar terreno firme para evitar de esta forma el posible peligro por caída de tierra. Al mismo tiempo los sobrantes de tierra que se recogen en camiones se depositan en el muro del otro aparcamiento, formando un talud en su parte inferior que sobrepasa la rasante del muro para formar una barrera que impida a los vehículos que aparcan allí caer por la pendiente formada por el talud. Moya ha indicado que esta tierra se compactará y se le aplicará un tratamiento de hormigón proyectado (gunitado) que impermeabiliza la superficie, quedando una capa uniforme que soporte y contenga la presión de la tierra, evitando que los agentes atmosféricos deterioren el citado talud. También se procederá a acondicionar el terreno de la parte más elevada para conducir el agua de lluvia a la Rambla e impedir que produzca daños y estancamiento de aguas. Asimismo, los técnicos municipales también comprobaron la estabilidad del muro de bloques existente en el terreno conocido como “Filsa”, cedido por particulares al Ayuntamiento para destinarlo a aparcamiento gratuito en la Rambla, muy cerca del Obelisco. En este caso lo que se está haciendo es reforzar el muro para incrementar la seguridad en este punto. A lo largo de esta semana se tiene previsto que finalicen ambas actuaciones, “siendo conscientes de que se producirán algunas molestias en la zona de la Filsa por ser muy concurrida de tráfico de vehículos y de personas”, señala Moya. No obstante, asegura que “se ha procurado iniciar las obras evitando en la medida de lo posible el viernes que hay mercadillo semanal en la zona , pero son cuestiones de seguridad que hay que abordar para mejorar la seguridad de las personas”. Relacionado

- Escrito el 18 enero, 2017, 5:26 pm
4 mins

Además, se está reparando el muro de bloques existente en el terreno conocido como “Filsa”, que ahora sirve como aparcamiento público, situado frente al Obelisco

La Concejalía de Obras está llevando a cabo esta semana trabajos para reforzar la seguridad en la zona alta de la Rambla del Castellar, a la altura de los aparcamientos próximos a la Ciudad Deportiva “Juanfran Torres”, donde se estaban produciendo desprendimientos de tierra en la parte que linda con el camino de San Isidro, según comprobaron los servicios técnicos municipales después de ser advertidos por la Policía Local.

El concejal de Obras, Manuel Moya, ha explicado que en primera instancia se situaron unas vallas para advertir del peligro por caída de tierras, pero la situación se agravó con las lluvias recientes que se produjeron en la localidad.

Estudiada la problemática por los técnicos municipales, se ha contratado a una empresa crevillentina para desmontar la parte alta de los terrenos donde se producían desprendimientos de tierra, formando una terraza hasta encontrar terreno firme para evitar de esta forma el posible peligro por caída de tierra. Al mismo tiempo los sobrantes de tierra que se recogen en camiones se depositan en el muro del otro aparcamiento, formando un talud en su parte inferior que sobrepasa la rasante del muro para formar una barrera que impida a los vehículos que aparcan allí caer por la pendiente formada por el talud.

Moya ha indicado que esta tierra se compactará y se le aplicará un tratamiento de hormigón proyectado (gunitado) que impermeabiliza la superficie, quedando una capa uniforme que soporte y contenga la presión de la tierra, evitando que los agentes atmosféricos deterioren el citado talud. También se procederá a acondicionar el terreno de la parte más elevada para conducir el agua de lluvia a la Rambla e impedir que produzca daños y estancamiento de aguas.

Asimismo, los técnicos municipales también comprobaron la estabilidad del muro de bloques existente en el terreno conocido como “Filsa”, cedido por particulares al Ayuntamiento para destinarlo a aparcamiento gratuito en la Rambla, muy cerca del Obelisco. En este caso lo que se está haciendo es reforzar el muro para incrementar la seguridad en este punto.

A lo largo de esta semana se tiene previsto que finalicen ambas actuaciones, “siendo conscientes de que se producirán algunas molestias en la zona de la Filsa por ser muy concurrida de tráfico de vehículos y de personas”, señala Moya. No obstante, asegura que “se ha procurado iniciar las obras evitando en la medida de lo posible el viernes que hay mercadillo semanal en la zona , pero son cuestiones de seguridad que hay que abordar para mejorar la seguridad de las personas”.

Foto: Imagen de las obras en Crevillent

Los artículos firmados por redacción son aquellos remitidos por terceros para su publicación en el diario digital AQUÍenElche.com