Patricia García: «Estoy convencida de que vamos a ascender y de que lo haremos en casa»

La presidenta del Elche C.F. Sala, Patricia García, destila confianza en las posibilidades de su equipo de cara al play-off de ascenso a Primera División La trepidante irrupción del Elche C.F. en el fútbol sala nacional es ya un asentamiento más que consumado. En solamente cuatro temporadas y media de vida, el buen hacer sobre el parqué de las diferentes plantillas que el conjunto ilicitano ha ido diseñando, en su corta historia, ha amontonado una colección de logros, siempre aderezados con épica y vértigo en sus desenlaces. Para bien y para mal, porque en el camino hacia la élite también ha habido tiempo para esos rasguños que se deben traducir en aprendizaje. La andadura de la franja verde en los pabellones se inició en 2002 con un hueco en el grupo regional de Tercera División y una instantánea muestra de identidad: campeón de fase regular y ascenso en casa frente al Torrelodones, en una tanda de penaltis a la que accedió con un gol a falta de cuatro décimas para la bocina final. Todo ello ante un Esperanza Lag a rebosar en lo que supuso una potente comunión con la afición que aún permanece. No hay camino más corto hacia una buena acogida, en cualquier arte competitivo, que la mezcla de actitud y espectáculo. Amargo recuerdo para los ilicitanos en este tipo de eliminatorias: dos finales perdidas ante Tenerife y Brihuega Segunda división El salto fue directo a Segunda División, sin pasar por la B. Las peculiaridades de los deportes minoritarios y sus achaques monetarios: surgió una plaza libre y el Elche aceptó la propuesta. Y la asunción del riesgo resultó inmejorable. El estreno en la categoría de plata volvió a triturar expectativas con un tercer puesto, sólo por detrás de Levante y Uruguay Tenerife. Precisamente la escuadra isleña se encargó de mostrar a los franjiverde la cara amarga del asunto, apeándolos en la final de las eliminatorias por el ascenso. La tragedia amagó con repetirse -de hecho, se repitió, aunque hubo final feliz- justo una campaña después. El Elche quedó a un punto del título de campeón y dio nuevamente con sus carnes en otro cruel play-off contra Brihuega. Dos campañas consecutivas entre los tres mejores de la Liga, con tan poco premio, finalmente se vio recompensado en los despachos con una invitación, por parte de la Liga de Fútbol Profesional (LNFS), para ocupar uno de los dieciséis sitios en Primera junto a los Inter Movistar, FC Barcelona o El Pozo Murcia. El Elche compitió durante todo el campeonato, y en gran parte del curso estuvo por encima de las posiciones de peligro, pero acabó viéndose condenado al descenso. La primera eliminatoria será el 22, 28 y 30 de abril, y la segunda el 13, 19 y 21 de mayo En el retorno a Segunda, en lo que ha sido una etapa de reconstrucción de la sección, los ilicitanos lo han vuelto a hacer. A falta de tres jornadas para el cierre de la competición regular aseguraron su presencia, por tercera vez, en el play-off. 22, 28 y 30 de abril, la primera eliminatoria. 13, 19 y 21 de mayo, la segunda. Una de las principales artífices del éxito del Elche C.F. Sala, su presidenta, Patricia García, atiende a AQUÍ en Elche. ¿Cómo afrontan el play-off? Ahora tenemos la tranquilidad de que vamos a estar seguro, pero no vamos más allá. Queremos ganar el máximo de puntos posibles para llegar con buenas sensaciones y con el factor cancha. Creemos y trabajamos para ello. «Queremos asegurar el factor cancha porque sabemos que nuestra gente no nos va a fallar» No abundan en Segunda División pabellones como el Esperanza Lag ni aficiones como la franjiverde. ¿Puede ser aún más importante que para el resto esa ventaja del partido decisivo en casa? Para nosotros es importante porque sabemos que la gente no va a fallar y porque queremos subir en casa. Somos un equipo muy difícil de ganar con nuestra gente apoyando y animando. En los momentos cruciales, la afición siempre ha estado con nosotros. Recuerdo el play-off contra Cartagena y Tenerife, que colgamos el cartel de ‘no hay entradas’ los tres días. Y al año siguiente lo volvimos a hacer contra Segovia y Brihuega. ¿Presiona o motiva el mal recuerdo de esas dos eliminatorias perdidas? Soy de las que piensa que de las derrotas se aprende más que de las victorias. Obviamente, prefiero ganar siempre, pero creo que, por ejemplo, la derrota tan dura que sufrimos en Tenerife nos enseñó muchísimas cosas. En general, hemos aprendido de los fallos que tuvimos ese año. Luego tuvimos la mala suerte de enfrentarnos en play-off a un equipo como Brihuega, que a priori era peor que nosotros pero en el partido de vuelta nos marcó las dos veces que llegó, y fue imposible darle la vuelta al marcador. Me quiero quedar con la sensación de que el equipo está trabajando bien, de que estamos ilusionados y de que vamos a conseguirlo. Realmente creo que lo vamos a hacer, y que lo vamos a hacer en casa. Y en el vestuario, ¿cómo lo llevan los chavales? Ellos están absolutamente concienciados. Saben mejor que nadie que quieren subir ante su afición y que van a pelear hasta el final. Dentro es algo que ni hablan porque lo deben tener clarísimo. Imagino que es más fácil sobrellevar esa atmósfera con gente de la experiencia de Rafa. ¿Se nota su peso en estos momentos de tanta trascendencia? Lo llevo diciendo desde el principio de temporada: trabajar con Rafa es un auténtico lujo. Es un jugador que es un profesional de los pies a la cabeza. Y Jesús García, tres cuartos de lo mismo. Llevo cuatro temporadas con él y nunca me he encontrado a nadie tan entregado con los colores y que se vuelca con todo el mundo. También, jugadores como Kiwi, son veteranos a pesar de su juventud. Juanjo, Manu, que ha vuelto este año… Por nivel, por desplazamiento… ¿Hay algún rival del que no quiera ni oír hablar? Sinceramente me da igual a quien nos enfrentemos. Sabemos que para ser de Primera División tenemos que ganar los cuatro partidos y vamos a por ello. Siempre es algo inevitable de comentar, pero no hay equipo que se vaya a clasificar para el play-off que me parezca invencible. Nosotros, a nuestro mejor nivel, somos el mejor equipo. Hablaba de errores aprendidos. ¿Qué le enseño la temporada en Primera? El año en Primera nos ha enseñado muchas cosas. Sobre todo cosas que no debemos repetir. En esa Liga están los mejores jugadores del mundo y quizá nos equivocamos al no reforzar un poco la plantilla en Navidad. Lo intentamos pero no lo conseguimos. Pero creo que habla muy bien de los equipos bajar y mantener su estructura para seguir trabajando en intentar volver. ¿En qué estado de salud se encuentra la sección de fútbol sala? La sección se ha rehecho. El año de Tenerife nos vino todo muy de golpe. Subimos en aquel partido mítico de Tercera a Segunda directamente. Aunque es cierto que teníamos plantilla, incluso para haber sido campeones, también Levante y Uruguay las tenían y cualquiera podía subir. El año siguiente hacemos también las cosas bien, somos regulares, pero no conseguimos el ascenso y nos jugamos el play-off contra un equipo que de antemano sabía que no podía subir. Creo que hicimos muy bien en aprovechar la oportunidad. Cualquiera en nuestra situación lo habría hecho porque realmente estuvimos luchándolo hasta el último momento. Habría sido un error no aceptar la plaza. Relacionado

Entrevista > Patricia García | Presidenta del Elche C.F. Sala

- Escrito el 03 abril, 2017, 11:00 pm
11 mins
La presidenta del Elche C.F. Sala, Patricia García, destila confianza en las posibilidades de su equipo de cara al play-off de ascenso a Primera División

La trepidante irrupción del Elche C.F. en el fútbol sala nacional es ya un asentamiento más que consumado. En solamente cuatro temporadas y media de vida, el buen hacer sobre el parqué de las diferentes plantillas que el conjunto ilicitano ha ido diseñando, en su corta historia, ha amontonado una colección de logros, siempre aderezados con épica y vértigo en sus desenlaces. Para bien y para mal, porque en el camino hacia la élite también ha habido tiempo para esos rasguños que se deben traducir en aprendizaje.

La andadura de la franja verde en los pabellones se inició en 2002 con un hueco en el grupo regional de Tercera División y una instantánea muestra de identidad: campeón de fase regular y ascenso en casa frente al Torrelodones, en una tanda de penaltis a la que accedió con un gol a falta de cuatro décimas para la bocina final. Todo ello ante un Esperanza Lag a rebosar en lo que supuso una potente comunión con la afición que aún permanece. No hay camino más corto hacia una buena acogida, en cualquier arte competitivo, que la mezcla de actitud y espectáculo.

Amargo recuerdo para los ilicitanos en este tipo de eliminatorias: dos finales perdidas ante Tenerife y Brihuega

Segunda división

El salto fue directo a Segunda División, sin pasar por la B. Las peculiaridades de los deportes minoritarios y sus achaques monetarios: surgió una plaza libre y el Elche aceptó la propuesta. Y la asunción del riesgo resultó inmejorable. El estreno en la categoría de plata volvió a triturar expectativas con un tercer puesto, sólo por detrás de Levante y Uruguay Tenerife. Precisamente la escuadra isleña se encargó de mostrar a los franjiverde la cara amarga del asunto, apeándolos en la final de las eliminatorias por el ascenso.

La tragedia amagó con repetirse -de hecho, se repitió, aunque hubo final feliz- justo una campaña después. El Elche quedó a un punto del título de campeón y dio nuevamente con sus carnes en otro cruel play-off contra Brihuega. Dos campañas consecutivas entre los tres mejores de la Liga, con tan poco premio, finalmente se vio recompensado en los despachos con una invitación, por parte de la Liga de Fútbol Profesional (LNFS), para ocupar uno de los dieciséis sitios en Primera junto a los Inter Movistar, FC Barcelona o El Pozo Murcia. El Elche compitió durante todo el campeonato, y en gran parte del curso estuvo por encima de las posiciones de peligro, pero acabó viéndose condenado al descenso.

La primera eliminatoria será el 22, 28 y 30 de abril, y la segunda el 13, 19 y 21 de mayo

En el retorno a Segunda, en lo que ha sido una etapa de reconstrucción de la sección, los ilicitanos lo han vuelto a hacer. A falta de tres jornadas para el cierre de la competición regular aseguraron su presencia, por tercera vez, en el play-off. 22, 28 y 30 de abril, la primera eliminatoria. 13, 19 y 21 de mayo, la segunda. Una de las principales artífices del éxito del Elche C.F. Sala, su presidenta, Patricia García, atiende a AQUÍ en Elche.

¿Cómo afrontan el play-off?

Ahora tenemos la tranquilidad de que vamos a estar seguro, pero no vamos más allá. Queremos ganar el máximo de puntos posibles para llegar con buenas sensaciones y con el factor cancha. Creemos y trabajamos para ello.

«Queremos asegurar el factor cancha porque sabemos que nuestra gente no nos va a fallar»

No abundan en Segunda División pabellones como el Esperanza Lag ni aficiones como la franjiverde. ¿Puede ser aún más importante que para el resto esa ventaja del partido decisivo en casa?

Para nosotros es importante porque sabemos que la gente no va a fallar y porque queremos subir en casa. Somos un equipo muy difícil de ganar con nuestra gente apoyando y animando. En los momentos cruciales, la afición siempre ha estado con nosotros. Recuerdo el play-off contra Cartagena y Tenerife, que colgamos el cartel de ‘no hay entradas’ los tres días. Y al año siguiente lo volvimos a hacer contra Segovia y Brihuega.

¿Presiona o motiva el mal recuerdo de esas dos eliminatorias perdidas?

Soy de las que piensa que de las derrotas se aprende más que de las victorias. Obviamente, prefiero ganar siempre, pero creo que, por ejemplo, la derrota tan dura que sufrimos en Tenerife nos enseñó muchísimas cosas. En general, hemos aprendido de los fallos que tuvimos ese año.

Luego tuvimos la mala suerte de enfrentarnos en play-off a un equipo como Brihuega, que a priori era peor que nosotros pero en el partido de vuelta nos marcó las dos veces que llegó, y fue imposible darle la vuelta al marcador. Me quiero quedar con la sensación de que el equipo está trabajando bien, de que estamos ilusionados y de que vamos a conseguirlo. Realmente creo que lo vamos a hacer, y que lo vamos a hacer en casa.

Y en el vestuario, ¿cómo lo llevan los chavales?

Ellos están absolutamente concienciados. Saben mejor que nadie que quieren subir ante su afición y que van a pelear hasta el final. Dentro es algo que ni hablan porque lo deben tener clarísimo.

Imagino que es más fácil sobrellevar esa atmósfera con gente de la experiencia de Rafa. ¿Se nota su peso en estos momentos de tanta trascendencia?

Lo llevo diciendo desde el principio de temporada: trabajar con Rafa es un auténtico lujo. Es un jugador que es un profesional de los pies a la cabeza. Y Jesús García, tres cuartos de lo mismo. Llevo cuatro temporadas con él y nunca me he encontrado a nadie tan entregado con los colores y que se vuelca con todo el mundo. También, jugadores como Kiwi, son veteranos a pesar de su juventud. Juanjo, Manu, que ha vuelto este año…

Por nivel, por desplazamiento… ¿Hay algún rival del que no quiera ni oír hablar?

Sinceramente me da igual a quien nos enfrentemos. Sabemos que para ser de Primera División tenemos que ganar los cuatro partidos y vamos a por ello. Siempre es algo inevitable de comentar, pero no hay equipo que se vaya a clasificar para el play-off que me parezca invencible. Nosotros, a nuestro mejor nivel, somos el mejor equipo.

Hablaba de errores aprendidos. ¿Qué le enseño la temporada en Primera?

El año en Primera nos ha enseñado muchas cosas. Sobre todo cosas que no debemos repetir. En esa Liga están los mejores jugadores del mundo y quizá nos equivocamos al no reforzar un poco la plantilla en Navidad. Lo intentamos pero no lo conseguimos. Pero creo que habla muy bien de los equipos bajar y mantener su estructura para seguir trabajando en intentar volver.

¿En qué estado de salud se encuentra la sección de fútbol sala?

La sección se ha rehecho. El año de Tenerife nos vino todo muy de golpe. Subimos en aquel partido mítico de Tercera a Segunda directamente. Aunque es cierto que teníamos plantilla, incluso para haber sido campeones, también Levante y Uruguay las tenían y cualquiera podía subir.

El año siguiente hacemos también las cosas bien, somos regulares, pero no conseguimos el ascenso y nos jugamos el play-off contra un equipo que de antemano sabía que no podía subir. Creo que hicimos muy bien en aprovechar la oportunidad. Cualquiera en nuestra situación lo habría hecho porque realmente estuvimos luchándolo hasta el último momento. Habría sido un error no aceptar la plaza.