Premio a la Mejor Labor de Enfermería del Hospital Universitario del Vinalopó

El Consejo de Enfermería de la Comunidad Valenciana premia el proyecto de creación de un puesto de enfermería de sedación y evaluación preanestésica del centro ilicitano

- Escrito el 17 noviembre, 2017, 8:19 pm
3 mins
  • Esta apuesta de la Dirección de Enfermería ha supuesto una innovación en las funciones a desempeñar para enfermería.

Con el fin de mejorar e incrementar la seguridad y la calidad de la atención a los pacientes, y entablado en el marco de la acreditación de la Joint Commision Internacional, la Dirección de Enfermería del Hospital Universitario del Vinalopó ha creado un puesto de enfermería de sedación y evaluación preanestésica que supone una innovación en las funciones de la enfermería en el mundo de la sedación.

Este proyecto, liderado por Alberto Rico, supervisor de consultas Externas y María Caballero, enfermera de sedación, abre un horizonte nuevo para la profesión de enfermería. Por ello, ha sido galardonado recientemente por el Consejo de Enfermería de la Comunidad Valenciana con el premio a la Mejor Labor de Enfermería.

“Junto con la práctica avanzada, esta es una muestra más de que enfermería está capacitada, para desempeñar nuevas responsabilidades en diferentes ámbitos de la atención sanitaria”, afirma Alberto Rico.

Un nuevo perfil con funciones concretas

La función a realizar se desarrolla en dos fases. La primera consiste en obtener un cribado mediante una entrevista telemática, en la que tras varias preguntas estructuradas, se establece el riesgo en base a Intolerancias, reacciones paradójicas o alergias a las pautas de sedación estándares, riesgo aumentado de complicaciones por comorbilidad grave, o de complicaciones por dificultad de ventilación. Con ello, basándose en la escala de la Sociedad Americana de Anestesiología (ASA), que establece 4 niveles de riesgo en sedación, se localizan a los pacientes de nivel 4, que requerirían una valoración previa por anestesia. Además, la enfermera se encarga de explicar las recomendaciones previas al procedimiento.

La segunda fase a abordar es la de controlar la sedación profunda en todos los procedimientos en los que se use. Para ello, una vez estructuradas las agendas de los diferentes servicios, para poder organizar los tipos de sedación, la enfermera que ha realizado las evaluaciones preanestésicas, monitoriza la sedación de estos pacientes, al mismo tiempo que realiza el check list previo al procedimiento.

Se ha observado que, al existir un contacto previo y ser esta misma profesional la que está presente en la sedación, mejora el proceso y aumenta la cercanía y calidad percibida por parte de los pacientes.