Según el Ayuntamiento de Santa Pola, el Club Atletismo ha recibido cerca de 800.000 euros en cuatro años

La querella penal puesta por el presidente del Club por amenazas/coacciones contra el concejal Francisco José Soler ha sido sentenciada como absuelto de los cargos imputados Ángel Fernández El edil del Ayuntamiento de Santa Pola, Francisco José Soler, responsable entre otras de las áreas de Infraestructuras y Servicios Públicos, ha sido absuelto del delito de amenazas/coacciones por el que había sido denunciado por parte de Roque Alemañ Bonet, presidente del Club de Atletismo de Santa Pola. Contra la sentencia cabe recurso de apelación, aunque el argumento expresado por la magistrada-juez en la sentencia es bastante amplio, claro y pormenorizado. En dicha sentencia, la juez considera que lo ocurrido se trata de “un debate público y político sobre hechos que pueden afectar a los intereses de la ciudadanía y que en este contexto se está ejerciendo los derechos de las libertades de expresión e información”. Advierte, además, que “son personas públicas que ejercen funciones públicas o resultan implicadas en asuntos de relevancia pública, y que por ello están obligadas a soportar un cierto riesgo de que sus derechos objetivos de la personalidad resulten afectados por opiniones o informaciones de interés general”. Fundamentos de derecho Siguiendo con la argumentación de los fundamentos de derecho realizados por la juez, ésta expresa que “no puede obviarse que nos encontramos ante una crítica política a una actuación pública, por la que el querellado (Francisco José Soler) entiende que no se está actuando con la debida transparencia, a la vista de lo manifestado en el Pleno Municipal de 29 de enero de 2016 aludiendo a «un grupo de personas a las que les falta transparencia, tienen demasiada opacidad y están contaminando todo lo que es la gestión de la media maratón»”. «La denuncia de Francisco J. Soler por el incumplimiento de una prohibición no solo es un derecho sino también una obligación en un cargo público», según dicta la sentencia Por último, cabe destacar de la sentencia que Francisco J. Soler “atribuye la presente querella a los problemas con unas estufas instaladas en el Club (Atletismo de Santa Pola) pese a la prohibición del Ayuntamiento de Santa Pola” y añade que lo realizado por el concejal es “ejercitar por un lado un derecho pero también una obligación de quien ostenta un cargo público, de denunciar aquellas irregularidades que detecte en orden a averiguar la comisión de un posible delito, tal y como efectuó junto a Ignacio Soler ante el Cuerpo Nacional de Policía de Alicante”. Dicha sentencia incluso añade que se ponen de manifiesto “supuestas irregularidades cometidas por el hoy querellante (Roque Alemañ Bonet), tanto en su condición de policía local y dada la incompatibilidad para el desarrollo de otras ocupaciones, como en su condición de presidente del Club Atletismo de la localidad de Santa Pola, que en su caso podrían dar lugar a otro procedimiento” Antecedentes Los problemas comenzaron desde el inicio de la actual legislatura cuando en un pleno, y su posterior publicación en un medio local, Francisco J. Soler, como concejal del Ayuntamiento de Santa Pola, comenta qué si desde el Plan de Competitividad se pagan numerosas facturas a proveedores del Club de Atletismo y este a su vez recibe los ingresos de inscripciones, publicidad, stands y convenios tanto públicos como privados, la actividad ejercida es realmente un negocio. Después de la tensión inicial con el Club, motivada por estas declaraciones, y con motivo de la prueba de Duatlón 2015, se calman los ánimos e incluso Francisco J. Soler acude a la entrega de trofeos con normalidad. La prohibición de las estufas A finales del 2015, el Club presenta un escrito solicitando la colocación de alrededor de 15 estufas que el Ayuntamiento ve que sólo son aptas para exterior y que podrían, además de generar monóxido de carbono, provocar un incendio. En casos de este tipo de estufas la Ley de Policía de 1982, la 14/2010 y el reglamento 143/2015 son muy claros en esta prohibición, por lo que desde el consistorio se emite un informe técnico que impide la colocación de dichas estufas. Ante el aviso del servicio técnico del incumplimiento de esa prohibición, el edil envía a la policía para que se retiren o, de lo contrario, no autorizará la celebración de la Feria del Corredor. Este es el detonante para iniciar una serie de interpelaciones entre el concejal y el presidente del Club a través de las redes sociales y los medios de comunicación. El último detonante fue la solicitud de nuevo, por parte del Club, de la instalación de las estufas que ya había sido denegada por peligrosas e incluso había motivado la intervención policial Ya este pasado año 2016, en octubre, el Club vuelve a solicitar de nuevo la colocación de las estufas y Francisco J. Soler le recrimina está actitud a través de las redes sociales, haciéndolo público y derivando en un cruce de acusaciones que finalizan con la querella en el juzgado y, por último, con la sentencia anteriormente comentada. En dicha querella existe un documento, no presentado inicialmente, que se trata de una grabación realizada al concejal Ignacio Soler sin la autorización de este. Procedimiento abierto en el Ayuntamiento Ahora, aparte del posible recurso de apelación, existe la denuncia puesta por el concejal, en febrero de 2016, ante la Policía Nacional de Alicante, con la correspondiente documentación, y por otro lado el Ayuntamiento nos confirma que va a emprender los procedimientos correspondientes para depurar todas las responsabilidades, añadiendo todo indicio de posible irregularidad a la investigación en curso y poniéndolo en manos de la fiscalía para que se tomen las medidas necesarias. Al parecer, las facturas abonadas por el Plan de Competitividad, a los proveedores del Club de Atletismo de Santa Pola para la realización de las pruebas establecidas, ascienden a cerca de 800.000 euros en cuatro anualidades, sumando en esta cantidad todos los aportes económicos de los diferentes convenios, según nos manifiestan desde el consistorio. Se mantiene el apoyo al Club No obstante, he independiente a todo este proceso, desde el Ayuntamiento nos comentan que la actitud de unos pocos no puede influir en la relación entre las dos entidades, y nos aseguran que seguirán apoyando las pruebas que realiza el Club, y en concreto prestarán su total apoyo a la Media Maratón del próximo 22 de enero prueba que, recuerdan, fue declarada Fiesta de Interés Turístico. La involucración con el atletismo por parte del Ayuntamiento ha quedado patente en la reciente carrera de San Silvestre, en la que se ha tenido que hacer cargo de la organización y ha asumido el coste íntegro de la prueba, ante la imposibilidad de realizarla el Club Atletismo de Santa Pola, según comunicaba la concejala de Deportes, Loli Tomás, que añadía que lo asumían con el fin de mantener viva esta tradición. Relacionado

- Escrito el 02 enero, 2017, 11:52 am
10 mins

La querella penal puesta por el presidente del Club por amenazas/coacciones contra el concejal Francisco José Soler ha sido sentenciada como absuelto de los cargos imputados

Ángel Fernández

El edil del Ayuntamiento de Santa Pola, Francisco José Soler, responsable entre otras de las áreas de Infraestructuras y Servicios Públicos, ha sido absuelto del delito de amenazas/coacciones por el que había sido denunciado por parte de Roque Alemañ Bonet, presidente del Club de Atletismo de Santa Pola. Contra la sentencia cabe recurso de apelación, aunque el argumento expresado por la magistrada-juez en la sentencia es bastante amplio, claro y pormenorizado.

En dicha sentencia, la juez considera que lo ocurrido se trata de “un debate público y político sobre hechos que pueden afectar a los intereses de la ciudadanía y que en este contexto se está ejerciendo los derechos de las libertades de expresión e información”. Advierte, además, que “son personas públicas que ejercen funciones públicas o resultan implicadas en asuntos de relevancia pública, y que por ello están obligadas a soportar un cierto riesgo de que sus derechos objetivos de la personalidad resulten afectados por opiniones o informaciones de interés general”.

Fundamentos de derecho

Siguiendo con la argumentación de los fundamentos de derecho realizados por la juez, ésta expresa que “no puede obviarse que nos encontramos ante una crítica política a una actuación pública, por la que el querellado (Francisco José Soler) entiende que no se está actuando con la debida transparencia, a la vista de lo manifestado en el Pleno Municipal de 29 de enero de 2016 aludiendo a «un grupo de personas a las que les falta transparencia, tienen demasiada opacidad y están contaminando todo lo que es la gestión de la media maratón»”.

«La denuncia de Francisco J. Soler por el incumplimiento de una prohibición no solo es un derecho sino también una obligación en un cargo público», según dicta la sentencia

Por último, cabe destacar de la sentencia que Francisco J. Soler “atribuye la presente querella a los problemas con unas estufas instaladas en el Club (Atletismo de Santa Pola) pese a la prohibición del Ayuntamiento de Santa Pola” y añade que lo realizado por el concejal es “ejercitar por un lado un derecho pero también una obligación de quien ostenta un cargo público, de denunciar aquellas irregularidades que detecte en orden a averiguar la comisión de un posible delito, tal y como efectuó junto a Ignacio Soler ante el Cuerpo Nacional de Policía de Alicante”.

Dicha sentencia incluso añade que se ponen de manifiesto “supuestas irregularidades cometidas por el hoy querellante (Roque Alemañ Bonet), tanto en su condición de policía local y dada la incompatibilidad para el desarrollo de otras ocupaciones, como en su condición de presidente del Club Atletismo de la localidad de Santa Pola, que en su caso podrían dar lugar a otro procedimiento”

Antecedentes

Los problemas comenzaron desde el inicio de la actual legislatura cuando en un pleno, y su posterior publicación en un medio local, Francisco J. Soler, como concejal del Ayuntamiento de Santa Pola, comenta qué si desde el Plan de Competitividad se pagan numerosas facturas a proveedores del Club de Atletismo y este a su vez recibe los ingresos de inscripciones, publicidad, stands y convenios tanto públicos como privados, la actividad ejercida es realmente un negocio.

Después de la tensión inicial con el Club, motivada por estas declaraciones, y con motivo de la prueba de Duatlón 2015, se calman los ánimos e incluso Francisco J. Soler acude a la entrega de trofeos con normalidad.

La prohibición de las estufas

A finales del 2015, el Club presenta un escrito solicitando la colocación de alrededor de 15 estufas que el Ayuntamiento ve que sólo son aptas para exterior y que podrían, además de generar monóxido de carbono, provocar un incendio. En casos de este tipo de estufas la Ley de Policía de 1982, la 14/2010 y el reglamento 143/2015 son muy claros en esta prohibición, por lo que desde el consistorio se emite un informe técnico que impide la colocación de dichas estufas. Ante el aviso del servicio técnico del incumplimiento de esa prohibición, el edil envía a la policía para que se retiren o, de lo contrario, no autorizará la celebración de la Feria del Corredor.

Este es el detonante para iniciar una serie de interpelaciones entre el concejal y el presidente del Club a través de las redes sociales y los medios de comunicación.

El último detonante fue la solicitud de nuevo, por parte del Club, de la instalación de las estufas que ya había sido denegada por peligrosas e incluso había motivado la intervención policial

Ya este pasado año 2016, en octubre, el Club vuelve a solicitar de nuevo la colocación de las estufas y Francisco J. Soler le recrimina está actitud a través de las redes sociales, haciéndolo público y derivando en un cruce de acusaciones que finalizan con la querella en el juzgado y, por último, con la sentencia anteriormente comentada. En dicha querella existe un documento, no presentado inicialmente, que se trata de una grabación realizada al concejal Ignacio Soler sin la autorización de este.

Procedimiento abierto en el Ayuntamiento

Ahora, aparte del posible recurso de apelación, existe la denuncia puesta por el concejal, en febrero de 2016, ante la Policía Nacional de Alicante, con la correspondiente documentación, y por otro lado el Ayuntamiento nos confirma que va a emprender los procedimientos correspondientes para depurar todas las responsabilidades, añadiendo todo indicio de posible irregularidad a la investigación en curso y poniéndolo en manos de la fiscalía para que se tomen las medidas necesarias.

Al parecer, las facturas abonadas por el Plan de Competitividad, a los proveedores del Club de Atletismo de Santa Pola para la realización de las pruebas establecidas, ascienden a cerca de 800.000 euros en cuatro anualidades, sumando en esta cantidad todos los aportes económicos de los diferentes convenios, según nos manifiestan desde el consistorio.

Se mantiene el apoyo al Club

No obstante, he independiente a todo este proceso, desde el Ayuntamiento nos comentan que la actitud de unos pocos no puede influir en la relación entre las dos entidades, y nos aseguran que seguirán apoyando las pruebas que realiza el Club, y en concreto prestarán su total apoyo a la Media Maratón del próximo 22 de enero prueba que, recuerdan, fue declarada Fiesta de Interés Turístico.

La involucración con el atletismo por parte del Ayuntamiento ha quedado patente en la reciente carrera de San Silvestre, en la que se ha tenido que hacer cargo de la organización y ha asumido el coste íntegro de la prueba, ante la imposibilidad de realizarla el Club Atletismo de Santa Pola, según comunicaba la concejala de Deportes, Loli Tomás, que añadía que lo asumían con el fin de mantener viva esta tradición.

Los artículos firmados por redacción son aquellos remitidos por terceros para su publicación en el diario digital AQUÍenElche.com