Un triatlón de todos y para todos

Cuatro clubes deportivos de Elche unen sus fuerzas para recuperar una prueba que pretende convertirse en una de las clásicas del calendario nacional

- Escrito el 03 octubre, 2017, 8:36 pm
8 mins

El próximo 22 de octubre Elche acogerá un triatlón olímpico dos años después. Pero la prueba ilicitana no es una más del calendario, ya que esconde una notable diferencia con respecto a otras competiciones que se realizan en la zona. El triatlón olímpico de Elche, que recoge el testigo del que se celebró en 2014 y 2015 por parte del Club Ilicitano de Triatlón, ha sido organizado y diseñado por los propios clubes de la ciudad, contando siempre con la tutela y la supervisión de la concejalía de Deportes.

La unión de estas cuatro entidades, rivales deportivos, ha dado como fruto una prueba espectacular gracias a su atractivo trazado que pretende convertirse, con el paso de los años, en toda una clásica del calendario nacional.

Prueba alternativa
La prueba no pretende tomar el relevo del desaparecido Triatlón de Media Distancia de los Arenales

La prueba no pretende tomar el relevo del desaparecido Triatlón de Media Distancia de los Arenales, una de las pruebas más consolidadas del calendario español, que no seguirá en Elche por discrepancias entre el club organizador y el Ayuntamiento. Simplemente desea ofrecer una alternativa a los centenares de triatletas ilicitanos y de las comarcas próximas.

Fue el propio concejal de Deportes de Elche, Jesús Pareja, el que empujó a los clubes a dar el paso. “Casi todos nos mostramos de acuerdo, hubo pocas excepciones”, señala Manu Baeza, presidente del Triatlón Baeza, en alusión a 300w, el club que se encargaba de la organización de la desaparecido ‘media distancia’ de los Arenales.

Reparto de tareas
Cada entidad deportiva ilicitana ha colaborado en la organización diseñando un segmento de la competición

La organización y el reparto de tareas fueron de lo más original. El Club Natura se encargó del siempre farragoso asunto del papeleo, calendarios y permisos, tanto con la Federación de Triatlón como con el Ayuntamiento de Elche. La 208 tomó la responsabilidad de organizar el segmento de natación, el Trielx diseñará el segmento de ciclismo y el Baeza de la carrera a pie.

“Nosotros ya teníamos experiencia por la organización de un duatlón y el circuito de la carrera a pie le gustó mucho a la gente”, explica Baeza. Trielx, con gran tradición ciclista, ha diseñado un rápido circuito ciclista a una sola vuelta, mientras la 208 contará con la Playa de los Arenales, como marco incomparable, para llevar a cabo la prueba de natación.

“Todos somos triatletas y hemos diseñado la prueba pensando en cómo nos gustaría a nosotros que fuera, teniendo en cuenta siempre nuestras necesidades”, resume Baeza. La prueba se disputará en categoría olímpica en esta edición (1.500 metros de natación, 40 kilómetros de ciclismo y 10 kilómetros de carrera a pie), si bien los clubes organizadores no descartan incluir las distancias sprint y Súper sprint en próximas ediciones, para que la prueba se convierta en una fiesta total para todas las familitas con triatletas.

La organización pretende dar el máximo rigor a la prueba, por lo que no permitirá el drafting (ir a rueda de otro ciclista) en la prueba de ciclismo. No se ha dado el paso a una prueba de media o larga distancia porque estas son una dureza extrema y no son accesibles a tanta gente como la distancia olímpica.

Un trazado espectacular

Triatlones hay muchos en la Comunidad y en la provincia de Alicante, por lo que el de Elche ha querido hacerse un hueco en el calendario apostando por la calidad. Y qué mejor que ofrecer a los deportistas un entorno privilegiado, como las playas y el casco urbano de Elche. “Tras nadar en los Arenales, una playa preciosa y de aguas tranquilas, los triatletas recorrerán en bicicleta un circuito a una sola vuelta que les llevará a la Avenida de la Libertad, hasta la Estación de Renfe”, explica Baeza.

La T-2 (la zona de transición del ciclismo a la carrera a pie) estará situada en el parque de Candalix, puerta de inicio de la carrera a pie por un circuito de dos vueltas que recorrerá el casco urbano de la ciudad y su pulmón verde. “Los triatletas van a poder correr por el Parque del Palmeral y todo el centro de la ciudad, como la Plaza de Santa María, la Glorieta, el Ayuntamiento…, además de las laderas del río, todo un lujo”, resume orgulloso Baeza.

Hacerse un hueco

La carrera por el centro, además de ser una especie de visita turística guiada a alta velocidad por los lugares más emblemáticos, es muy apreciada por los triatletas, ya que de esta forma pueden recibir de forma más directa el aliento de la gente. “Cualquier persona que se sitúe en el paseo de la Estación podrá ver tres o cuatro veces la cabeza de la carrera desplazándose unos pocos metros”, añade el organizador. Pero no todo es de color de rosa, Baeza advierte de que el recorrido también tendrá “un punto de dureza en las cuestas” para hacerlo más atractivo y competitivo.

La fecha, el 22 de octubre, casi al final de la temporada, también es ideal para recoger toda esa bolsa de triatletas que no han cumplido sus objetivos o que, simplemente, desean cerrar el año con una prueba más. “Para esa fecha el clima aún es bueno y estoy seguro de que las inscripciones irán a más según se acerque la prueba. Acaba de finalizar el verano y la gente aún se está ubicando”, indica Baeza.

El organizador está convencido de que se superarán los 200 triatletas -el precio por participar es 40 euros-, si bien esperaba una respuesta “mayor”. “Nos va a costar un poquito hacernos un hueco, pero la cosa es arrancar y hacerlo bien para que todo el que venga se sienta a gusto y quiera repetir. Tenemos que demostrar, entre todos, que es una prueba de nivel y bien organizada”, sentencia.