Vecinos que buscan mejoras para Elche

La Federación de Asociaciones de los barrios y pedanías de la ciudad unifica las demandas y propuestas de sus habitantes

- Escrito el 02 julio, 2018, 8:00 am
12 mins

La ciudad de Elche y sus pedanías cuentan con decenas de asociaciones de vecinos y vecinas que intentan velar por sus intereses y construir una ciudad mejor. La Federación de Asociaciones Vecinales (FAAVV) Dama de Elche, nacida en 1979, se encarga de aglutinar a la mayoría de éstas para ejercer de canal de comunicación con el Ayuntamiento y las administraciones.

El propio consistorio, junto a las aportaciones de los socios y otros organismos, como la Diputación de Alicante, financian a la agrupación. Hace tan solo unas semanas cambiaron el ‘Federación de Asociaciones de Vecinos’ de su antiguo nombre por un menos sexista ‘Federación de Asociaciones Vecinales’.

Fomento del asociacionismo

En palabras del presidente de la FAAVV, Bernardo Sánchez, “intentamos dar servicios, fomentar que se creen más asociaciones, que se mantengan las existentes y que se mejore el servicio técnico, entre otras cuestiones”.

Además, este abogado de profesión, añade que se trata de un órgano que ayuda “a aclarar dudas, a adquirir subvenciones y recoger peticiones de consenso mediante mayorías, para trasladarlas a la concejalía que corresponda. En los consejos municipales, designamos qué representante asiste”.

Quejas más frecuentes

A la Federación llegan numerosas quejas de todo tipo, “unas más realistas que otras”, y es ésta quien las canaliza. Las demandas más frecuentes atienden al mantenimiento de parques y jardines, la limpieza de calles y el transporte, -“aunque por fortuna están decayendo”, matiza Sánchez-, la falta de centros sociales o cívicos y cuestiones acerca del equipamiento de los existentes.

El presidente admite que “hay cosas complicadas de solucionar, no hay locales en ciertas zonas de la ciudad porque está todo construido y ahí hay que trabajar más y mejor”. En cuanto a uno de los temas estrella en la sociedad ilicitana, la peatonalización de la corredora, la FAAVV se muestra a favor de abordarla, aunque le preocupa qué soluciones se van a implantar si se afianza la medida.

Por otro lado, la agrupación vecinal participó en marzo en una reunión con el Alcalde de Elche, el Concejal encargado de Mantenimiento, Barrios y Pedanías y los técnicos del área de Limpieza, con el objetivo de elaborar el pliego de condiciones técnicas y administrativas de la contrata del servicio de limpieza y recogida de basura.

Representación ante el Ayuntamiento

Cada asociación vecinal tiene su propia dinámica y, entre barrios y pedanías, la Federación agrupa a unas 40. Recientemente ha tendido la mano a la nueva agrupación de Calle del Ángel y Alfonso XII. “Solo un pequeño grupo de asociaciones, que se puede contar con los dedos de una mano, no forman parte de la misma”, comenta Sánchez, que añade que existen algunos desacuerdos y decisiones no compartidas, “como es natural”.

El presidente de la FAAVV Dama de Elche argumenta que el Ayuntamiento no puede reunirse con decenas de entidades y atender todas sus peticiones, razón por la cual no comparte la visión de que este órgano no resulte de utilidad.

Voces discordantes
«Del centro hacia abajo, estamos desatendidos» J. Gracia (AAVV Portes Encarnades)

José Gracia, presidente de la Asociación Vecinal Portes Encarnades, que se encuentra fuera de la Federación, razona de un modo diferente. “He estado muchos años, pero salí de allí, porque pagábamos todos los años y apenas éramos recompensados, además que el Ayuntamiento siempre suele atender a los mismos”, declara.

En opinión de Gracia, los barrios alejados “del centro para abajo” están desatendidos. El suyo, en concreto, carece de polideportivo y piscinas, entre otras infraestructuras. Recientemente su asociación ha recibido un pequeño local en el Centro de Cultura Contemporánea L’Escorxador, en lo que el presidente considera una medida “para callar las voces discordantes”.

Mejoras conseguidas

Las asociaciones pagan una cuota anual simbólica para permanecer en la Federación, que este año ascendió a 50 euros. Su presidente comenta algunas de las mejoras conseguidas recientemente: “Hemos conseguido subvenciones, creado un banco de préstamo de recursos con proyector, portátil, cámara de vídeos o mobiliario portátil… Coordinamos una iniciativa llamada Escuela Vecinal y cursos de formación gratuitos de gestión de asociaciones, de comunicación corporativa, de manejo de aplicaciones, para votar online los presupuestos participativos, etc.”.

Bernardo Sánchez, que también pertenece a la asociación vecinal de El Toscar, no considera que haya barrios desatendidos, algo que considera un tópico. “Obviamente, el centro es el corazón de la ciudad, la zona turística, y debe tener un tratamiento especial… pero no por ello hay dejadez en otras zonas. A nivel de dotaciones, servicios o zonas verdes, no noto desatención en líneas generales”, valora.

Labores vecinales en un barrio emblemático
«La Federación ayuda, pero sería importante incorporar nuevos métodos de trabajo» R. Pomares (AAVV El Raval)

Iniciada en 1976, la Asociación de Vecinos de El Raval ha virado un tanto el concepto desde que la nueva junta entrara en 2015. “Quienes entran, lo hacen con una propuesta; si agradan al equipo, se van definiendo así las diferentes áreas. En breves se pondrá un huerto urbano, vamos a los montes para repoblar, trabajamos en una campaña de desplastificación y en la recuperación de tradiciones en el área de cultura…”.

Al poco de su llegada programaron un año de actividades en torno al 750º aniversario del emblemático barrio. Reme Pomares, su presidenta, reconoce que es importante no descuidar la parte de infraestructuras, “ya que aquí apenas se puede caminar por las aceras”.

En cuanto a la adhesión a la Federación, Pomares considera importante la coordinación entre asociaciones, agradece el acceso a equipamiento informático y reconoce que ´Dama de Elche` realiza trabajo en varios frentes para los medios de los que dispone, aunque a su modo de ver no termina de cumplir su función elemental. “También es cierto que andamos volcados en la asociación y no podemos atender tanto a la Federación como quisiéramos, pero falta un poco de estabilidad de personal y horarios para que llegue mejor la información, además de incorporar nuevas metodologías de trabajo”, concreta.

Estabilidad
La FAAVV Dama de Elche cuenta con un nuevo local y una reciente mejora en la dotación económica otorgada por el Ayuntamiento

Recientemente, la FAAVV Dama de Elche aumentó la dotación en el convenio de colaboración con el Ayuntamiento, pasando de obtener 9.000 euros a contar con 12.000.

Asimismo, la agrupación contaba con un pequeño local cedido por el consistorio y ahora goza de uno propio, sin vaivenes en los horarios. “La sede conlleva unos gastos de mantenimiento, pero nos permite duplicar cursos de formación o contratar a un especialista a media jornada que resuelva gestiones a las asociaciones”, comenta Sánchez, que remarca el interés en lograr peatonalizar parte de El Raval. El local, ubicado en Carrús, se estrenó en enero del presente año y permanece abierto de lunes a jueves entre las 17 y las 20 horas.

Carencias
«Participación Ciudadana y Cultura están respondiendo, pero otras cuestan más como mantenimiento de patrimonio o conseguir un centro juvenil» R. Pomares

En otro orden de cosas, Pomares revela algunas gestiones de la asociación que preside: “Estamos en contacto con Participación Ciudadana y están respondiendo; organizarán conjuntamente con nosotros el encuentro con otras asociaciones que realizaremos próximamente. Con la Concejalía de Cultura también mantenemos relaciones, solicitamos actuaciones y por lo general también responden. Pero hay cosas que cuestan bastante, como cuestiones de conservación de patrimonio, la ausencia de un centro juvenil en la zona o los aspectos viales comentados”.

Adhesiones, proyectos y comunidades internas
«Falta gente joven en las agrupaciones vecinales» B. Sánchez

La FAAVV Dama de Elche forma parte de la Confederació de Associacions veïnals i consumidors de la Comunitat Valenciana (CAVE-COVA), así como de la Confederación Estatal de Asociaciones de Vecinos (CEAV). Esto le ha valido de cierto impulso a la hora de trabajar en frentes como la Oficina Vecinal de Atención al Ciudadano para mediar a favor de la buena convivencia, el Proyecto Flexo para fomentar la participación en asociaciones, obtener representación en Consejos de Salud territoriales o tomar parte ante las campañas de las eléctricas.

Dentro de la organización presidida por Bernardo Sánchez, se albergan la Asociación de Mujeres Vecinales de Elche, constituida a mediados de los años 90, y Jóvenes Vecinales de Elche, estrenada en el comienzo de la presente década. Más que trabajar a favor de un barrio o pedanía en concreto, aquí se aúnan esfuerzos para tratar problemas comunes.

Sánchez reconoce una “falta de gente joven en las agrupaciones vecinales”, ya que desearía que las nuevas generaciones tuvieran a bien trabajar por mejorar sus barrios, pedanías y ciudades. De estos y otros modos, la agrupación intenta dar pequeños pasos para mantenerse fuerte y seguir creciendo.