«La edad de aparición de trastornos alimentarios desciende hasta rozar la infancia»

- Escrito el 05 septiembre, 2018, 8:00 am
16 mins
La única Unidad Especializada en Trastornos de la Conducta Alimentaria de toda la provincia (Hospital de San Juan de Alicante) sólo dispone de 6 camas

La Asociación Provincial de Anorexia y Bulimia (ADABE) es una entidad sin ánimo de lucro, fundada en 1997 por un ilicitano, Francisco Cerezo, con el objetivo de crear un punto de reunión entre padres y familiares afectados por un Trastorno de la Conducta Alimentaria y conseguir poner voz a estas enfermedades que se encuentran tan ocultas.

El fallecimiento de su hija, a causa de esta grave enfermedad, hizo que Cerezo y su familia volcaran todas sus energías en crear la Asociación, persiguiendo crear un espacio donde puedan ser atendidas y ayudadas estas familias, así como formar un organismo que sirviera como vía para pedir más recursos, más asistencia y más ayudas a todas las familias y afectados.

Creación de ADABE

Con la ayuda de su familia creó ADABE, con el fin de, a largo plazo, prevenir estas enfermedades tan devastadoras, promover la salud en los jóvenes y ayudar a todos aquellos afectados que lo necesiten para evitar así el trágico desenlace que ocurrió con su hija.

Tras la creación de la actual Junta Directiva en 2017, presidida por Mercedes Marco, igualmente madre que sufre esta enfermedad en su familia, el objetivo principal de ADABE continúa siendo dar asistencia a todas aquellas personas que necesiten informarse y orientarse en estos trastornos.

Además, es importante proporcionar información y habilidades de prevención, sensibilizar sobre la gravedad de la sintomatología y consecuencias de la enfermedad, favorecer la detección temprana de la enfermedad, acompañar a familiares y afectados y ofrecer información de los diferentes recursos de tratamiento disponibles.

Enfermedades silenciosas

Otro de los objetivos principales de la Asociación es el de visibilizar los Trastornos de Conducta Alimentaria (TCA) para que dejen de considerarse una enfermedad ´tabú`, así como promover jornadas y encuentros que pongan de manifiesto la necesidad de crear más recursos asistenciales.

La población más vulnerable continúa siendo entre jóvenes adolescentes y en edad prepuberal. Cada vez son más los casos en edades más tempranas (11-12 años), por lo que es  necesaria la prevención y psicoeducación hacia las familias y los jóvenes.

Las cifras son elevadas, sin embargo, muchos afectados y familiares no acuden en busca de ayuda por el estigma social que envuelve a estas enfermedades, por miedo, inseguridad o falta de información sobre las enfermedades. Es importante visibilizarlas  para evitar que los casos se cronifiquen al permanecer ´escondidos` o tengan un desenlace mucho peor.

¿Cuál es la actualidad de estas enfermedades, especialmente bulimia y anorexia?

Desgraciadamente, la actualidad presenta cada vez más prevalencia en cuanto a los trastornos de la conducta alimentaria. En estudios realizados en 2012, la prevalencia registrada de TCA era de 9,5% (11,3% mujeres y 7,9% hombres), y cada año vemos como la edad de aparición desciende hasta rozar la infancia, como apuntan recientes estudios.

Observamos que cada vez existe una mayor prevalencia sobre todo en niños y niñas en edad escolar (hasta un 20% en las aulas al realizar cuestionarios para observar conductas alteradas o insatisfacción corporal).

¿Qué se puede hacer ante este descenso en la edad?
«Los jóvenes están expuestos a continuas campañas de culto al cuerpo y ahora, con las RR.SS. al sentido de aprobación de los demás»

Estamos hablando de una alarma social, un problema grave de salud pública que nos afecta a todos. Los jóvenes cada vez son más expuestos a la presión social mediante continuas campañas publicitarias centradas en el culto al cuerpo. También las redes sociales, y su constante sentido de aprobación de los demás persiguiendo constantemente la foto perfecta, mayor número de ´likes` y ´followers`, etc.

Parece que son enfermedades silenciosas, que no existan, puesto que nadie habla de ellas. Sin embargo, las cifras son muy elevadas, detectadas en colegios principalmente, y no saben muy bien cómo actuar.

¿Qué otros trastornos existen que no se conocen tanto?

El Trastorno por Atracón también es uno de los más frecuentes en la actualidad. En muchas ocasiones, casos de obesidad tienen como base este trastorno alimentario. Cuidar la alimentación y la planificación de una dieta por parte de un nutricionista es muy importante, pero en estos casos no nos podemos olvidar del factor emocional y psicológico. Si no cuidamos este aspecto, aumentará la probabilidad de recaídas.

Por otro lado, en la actualidad podemos ver otros como la vigorexia (obsesión por el ejercicio físico para alcanzar un cuerpo musculado), la ortorexia (obsesión por la comida ´sana`), la pregorexia (miedo intenso a engordar durante el embarazo) o la drunkorexia (no comer para poder beber alcohol y no subir de peso), entre otros.

Querer cuidarse parece algo normal, ¿dónde está el límite?
«El problema no es querer tener un cuerpo musculado, hacer deporte o seguir una alimentación saludable, pero sí cuando es un comportamiento obsesivo»

Puede parecernos en un primer momento que no tiene nada de malo querer tener un cuerpo musculado, hacer deporte o seguir una alimentación saludable. El problema está en el límite en el que estas creencias y comportamientos pasan a ser una obsesión, generan ansiedad, miedo, y generan rigidez de pensamiento y comportamiento, afectando a la vida diaria de la persona: no salir a comer con los amigos o familia por no saltarse esa ´dieta`, miedo intenso a subir de peso aunque sea 1 kg, dedicar demasiadas horas al día ocupados o pensando en la alimentación o imagen corporal…

¿Cuál es el perfil de un enfermo de anorexia o bulimia?

No existe un perfil concreto de una persona afectada por un trastorno alimentario, ya que si fuera tan sencillo lo tendríamos más fácil a la hora de prevenir o detectar en casa el desarrollo de una de estas enfermedades.

Sin embargo, sí que existen diversos factores de riesgo que pueden provocar el desarrollo o mantenimiento de estas patologías. Los trastornos alimentarios son enfermedades de etiología múltiple, por lo que no existe sólo un factor que provoque su aparición, sino que el conjunto de ellos puede provocar su aparición: factores psicológicos, en los que encontramos rasgos de personalidad como la rigidez, perfeccionismo, obsesividad, impulsividad…; otros problemas mentales como depresión, ansiedad o cualquier otra patología, baja autoestima, insatisfacción corporal, excesiva preocupación por el cuerpo; y la más frecuente, la realización de una dieta.

También antecedentes familiares de realización de dietas o conducta atípica en la familia, o la preocupación por el peso y la imagen corporal de los padres.

¿En qué debemos fijarnos para detectarlo?

Es muy importante conocer los distintos factores de riesgo que pueden precipitar la aparición de un Trastorno Alimentario, ya que al conocerlo podemos realizar una mejor prevención y podemos detectar a tiempo nuevos casos.

Además, debemos conocer que la edad de aparición de estas enfermedades se sitúa entre la pubertad y la adolescencia, aunque pueden darse casos de aparición en edad adulta o incluso en la infancia.

¿Son enfermedades mentales?

Los Trastornos de la Conducta Alimentaria son enfermedades mentales muy graves, que se caracterizan por una alteración en el comportamiento alimentario y por una obsesión por el control del peso. Esto provoca mucho malestar, ánimo deprimido, tristeza y ansiedad. Experimentan mucho temor por alcanzar el sobrepeso u obesidad. La sintomatología de los TCA es muy grave, ya que puede traer consigo diversos problemas de salud, tanto físicos como psicológicos.

¿Crees que las personas, en general, están concienciadas?
«Son enfermedades mentales que traen consigo mucho dolor, y son consideradas la segunda causa de muerte en jóvenes»

En muchas ocasiones, sobre todo años atrás, había quienes podían considerarlo una moda, un capricho… Pero hay que reconocer su gravedad, su comorbilidad con otras enfermedades mentales y riesgo de muerte. Es importante acudir al especialista ante cualquier indicio, ya que actuar de manera temprana puede traer consigo un mejor pronóstico.

Son enfermedades mentales que traen consigo mucho dolor, y son consideradas la segunda causa de muerte en jóvenes. Por tanto, es necesaria la ayuda profesional para sobrellevar y combatir estos trastornos.

¿Existe algún protocolo de actuación en los hospitales y centros de salud?
«Es necesaria la creación de un protocolo de actuación que facilite a los distintos profesionales una mejor atención»

A través de ADABE, pacientes y familiares reclaman una mejor y mayor asistencia frente a los Trastornos de la Conducta Alimentaria. Es necesaria la creación de un protocolo de actuación que facilite a los distintos profesionales una mejor atención a pacientes y familiares, así como prevenir un curso avanzado de la enfermedad, actuando de manera temprana ante los síntomas para evitar el empeoramiento y cronicidad de la enfermedad, así como realizar las derivaciones pertinentes a unidades especializadas de un modo más eficaz.

¿Existen unidades especializadas?
«La falta de recursos y asistencia a nivel público, está obligando a las familias a buscar ayuda profesional de forma privada»

El problema también lo encontramos en que actualmente la única Unidad Especializada en Trastornos de la Conducta Alimentaria de toda la provincia (Hospital de San Juan de Alicante), sólo dispone de seis camas. Si consideramos la prevalencia de estas enfermedades, vemos que seis camas es un número ínfimo. Desde ADABE luchamos para conseguir una mayor asistencia con la creación de más recursos.

Esta falta de recursos y asistencia a nivel público, está obligando a las familias a buscar ayuda profesional de forma privada, lo que en muchas ocasiones genera un gran problema ya que muchos no pueden asumir el coste.

¿Los familiares se sienten desprotegidos?
«El sentimiento de impotencia está muy presente entre los familiares afectados por una de estas enfermedades»

El sentimiento de impotencia está muy presente entre los familiares afectados por una de estas enfermedades, y por ello es muy importante la asistencia a nivel familiar. Son familias que necesitan ser escuchadas, ayudadas y acompañadas durante el costoso proceso de enfermedad.

¿Cómo actuáis con estos enfermos?, ¿cuál es el tratamiento habitual y el seguimiento?

El primer paso, cuando una familia o afectado/a llega a la Asociación, es el de escucharle y asesorarle sobre la situación que nos plantea. Informamos sobre los recursos disponibles en la provincia y cómo realizar el abordaje necesario para este tipo de casos.

Para el tratamiento de estas patologías, lo mejor es una intervención a nivel multidisciplinar, en la que participen en el tratamiento y seguimiento un psicólogo/a, una psiquiatra y un nutricionista, así como un control médico mediante analíticas y, si fuera necesario, seguimiento endocrino.

Es necesario que los profesionales, ante estos casos, trabajemos en equipo, pues debemos unificar objetivos desde todas las áreas para conseguir un tratamiento más eficaz.

¿Qué actividades y talleres realizáis en la Asociación?

En ADABE contamos con un servicio anual gratuito de orientación, información y asesoramiento para todas aquellas personas que lo necesiten y se pongan en contacto con nosotros. Pueden hacerlo visitando nuestra sede en Elche (calle Teniente Ganga, 17), a través del correo electrónico o vía telefónica (616283959).

Tratamos de ayudar y asesorar a todas aquellas personas que se encuentran perdidas ante la enfermedad, ya sean afectados o familiares, ofreciéndoles pautas, orientaciones y recursos disponibles.

Por otro lado, realizamos distintos talleres como el ´Taller Terapéutico para Familiares afectados por un TCA`, de carácter anual y periodicidad mensual, el ´Taller de Nutrición` y la novedad de este año que ha sido la realización del ´Taller Afectivo-Sexual`.