La ocupación hotelera cae en Elche

La caída es de más de dos puntos en septiembre con respecto a 2017, aunque el dato acumulado desde enero a septiembre es aún positivo y supera el registrado el pasado ejercicio

- Escrito el 11 octubre, 2018, 11:00 am
3 mins

El último mes del verano ha concluido con una sensible caída de las cifras de ocupación hotelera en la ciudad de Elche, hasta un 78,7% frente al 81,0% del mismo mes en la pasada anualidad. Este dato confirma la desaceleración que viene caracterizando la temporada turística en el conjunto de España tras el año récord de 2017.

En ese contexto, la ocupación acumulada en los primeros nueve meses del año logra superar todavía, con un 72,9%, a la cifra de enero a septiembre de 2017, que fue de un 72,0%.

La explicación de este dato hemos de relacionarla con la situación general que vive el sector en el ámbito nacional, afectado por la caída de llegadas de visitantes extranjeros, cuyo último registro, de agosto, se salda con un retroceso de 1,9 puntos porcentuales frente a 2017. La recuperación de destinos de sol y playa en la cuenca del Mediterráneo, como Turquía o Túnez, así como la debilidad de mercados europeos tradicionales, como el británico, tienen un impacto en la ocupación que el mercado nacional no logra mitigar por completo.

También juega un papel relevante en el comportamiento del sector la pérdida de conexiones aeroportuarias. La desaparición de la aerolínea Monarch ha mermado en 600.000 las plazas procedentes del Reino Unido y Alicante-Elche cerró agosto con una caída del tráfico aéreo del 3,3% frente al mismo mes de 2017.

A la bajada de ocupación hay que añadir unos precios medios por habitación modestos que no permiten mantener la rentabilidad de años anteriores en los establecimientos, a pesar de que el gasto turístico crezca en España 1,8 puntos porcentuales (dato del INE de agosto).

Para reforzar la competitividad de Elche es preciso acometer la mejora y diversificación de la oferta turística en un marco de colaboración público-privada estrecho y leal. La transversalidad del turismo requiere que las decisiones sobre el futuro de la ciudad tengan en consideración su impacto sobre el sector. Una buena planificación, mecanismos de participación activos y promoción turística en mercados emisores y segmentos claves serán necesarios para asegurar la sostenibilidad del turismo ilicitano en los próximos meses.

Especial atención hay que prestar a potenciar la oferta orientada al turismo de negocios (MICE), para lo que es necesario reforzar los atractivos de la ciudad en cuestiones como el comercio, el ocio y los servicios clave. Estas medidas contribuirían a paliar la baja ocupación que tienen los establecimientos hoteleros de lunes a jueves.