Una escuela de golf contra tópicos y prejuicios

Elche cuenta con una academia pionera en la Comunidad Valenciana para iniciar a los más jóvenes en la práctica de este deporte

- Escrito el 09 noviembre, 2018, 10:00 am
9 mins

“Hemos roto fronteras y prejuicios con nuestra escuela”. Así de rotundo se muestra Juanma Verdú, director de la Escuela de Golf Elche, del trabajo que se está realizando en los últimos cuatro años en su centro, pionero en la Comunidad Valenciana y en España.

En 2014, y con el objetivo de acercar el golf a toda la ciudadanía, pero sobre todo a los niños, la Federación Española de Golf y la Federación Valenciana eligieron Elche como sede de una experiencia piloto que ha acabado por convertirse en todo un éxito. Para ello invirtieron en unas novedosas instalaciones que cada día reciben más visitantes y elogios.

“Ya podemos decir con orgullo que hemos instaurado en la ciudad de Elche nuestro deporte”, afirma Verdú sobre la escuela, donde se celebran actividades para colegios y asociaciones públicas y privadas, siempre con el objetivo de dar a conocer el deporte del golf y fomentar su práctica. Casi cien niños forman ya parte de la escuela tutelada por la Federación. Además, la escuela ha logrado colarse en cuatro colegios como parte de la asignatura de gimnasia.

 

Popularizar el golf

“Hemos popularizado el golf demostrando que no es elitista ni caro, que respeta el medio ambiente y que es atractivo para todas las edades. Hemos desmitificado tópicos y roto fronteras”, insiste el director de la escuela, para quien el respeto por el medio es casi una obsesión. “Todo el campo se riega con agua reciclada que no son aptas para el cultivo, por lo que además de dar un servicio a la sociedad con la posibilidad de realizar una práctica deportiva sana estamos generando zonas verdes en la ciudad”, apostilla.

Lo que antes era un terreno yermo, junto al Hospital del Vinalopó, es ahora un espacio verde con flora y fauna. El suelo público fue concedido a la Federación de Golf a cambio de dinamizar la zona y convertirla en un pulmón de la ciudad. “Todo es gratuito. La Federación se encarga del mantenimiento”, subraya el director del centro.

 

Elección de Elche

La elección de Elche como sede no fue casualidad. “Queríamos quitarle al golf la etiqueta de elitista. No queríamos una capital de provincia, pero sí una ciudad con un censo grande en la que pudiéramos llegar a todos los colectivos”, explica Verdú. Y es que por la instalación no solo pasan niños, sino también amas de casa y colectivos con necesidades especiales.

Más de tres mil niños pasaron por sus instalaciones el pasado curso

Juanma Verdú defiende con pasión la práctica del golf, ya que destaca que se trata de un deporte “que no te excluye por el físico” y que se puede practicar “con toda la familia y sin límite de edad”. “Además, gracias al hándicap, te permite competir contra ti mismo”, añade Verdú, quien más allá de la habilidad de cada uno con el palo recuerda que “aunque no se te dé del todo bien, solo el hecho de andar por el medio ambiente ya es saludable”.

 

Objetivo: los niños

La Escuela de Golf de Elche tiene como razón de ser dar a conocer este deporte entre los niños, pero también tiene recursos y mecanismos para retener y formar el talento que se pueda descubrir en las visitas de los escolares. “Tenemos una escuela tutelada y desarrollamos un equipo de tecnificación-alto rendimiento (fitting) en el que becamos a varios niños para que puedan competir a nivel autonómico o nacional, y un laboratorio de swing con cámaras de última generación”, destaca.

Uno de los retos futuros de la escuela, una vez arraigada en Elche, es extenderse por toda la provincia y la Comunidad Valenciana como un lugar casi obligado de peregrinación dentro de las actividades extra escolares. Más de 3.000 niños pasaron por sus instalaciones el pasado curso y para el presente la cifra crecerá, ya que se están sumando cada vez más centros educativos a este proyecto de primera toma de contacto con el golf.

“El objetivo es sembrar, hacer cantera. Con tener un 10% de retorno sería ya importantísimo”, señala el director, quien apunta que hace unos años “era el padre el que llevaba al niño al campo de golf y ahora comienza a ser al revés”.

«Queremos ser un semillero de jugadores y hacer cantera» J. Verdú (director del centro)

 

La escuela

La Escuela de Golf cuenta con nueve greenes y 18 salidas, con dos balsas en el recorrido para regar, y con otras instalaciones amplias y cómodas, como un gimnasio, sala de fisioterapia, cafetería, zona de lanzamiento de bolas y un salón de actos en el que realizar cursos y actividades, entre otras. “La gente a veces entra con miedo, pero cuando ve lo familiares que somos se animan. Cada vez estamos sumando más gente y más patrocinadores”, explica.

El centro ilicitano se desmarca, de otros clubes de golf vecinos, con mayor tradición en los precios, mucho más bajos para todos aquellos que desean practicar este deporte de forma regular. “Es nuestra forma de diferenciarnos del resto. Ofrecemos un coste, material incluido, de 60 euros al mes. Lo que en un campo privado es una hora, aquí son seis”, explica Verdú, quien recuerda que la primera clase es gratuita.

La relación con los clubes de la provincia es “inmejorable”, según apunta el director de la escuela, ya que asegura que las entidades ya consolidadas ven la academia como “su semillero de jugadores”. “Somos su campo de aprendizaje. Desde que abrimos hemos hecho ya más de 750 licencias. Ya hay 750 golfistas que antes no existían”, resalta con orgullo Juanma Verdú, responsable también del mantenimiento del campo de golf.

 

Medio ambiente

La cultura por el respeto al entorno y al medio es tan evidente en la Escuela de Golf que el propio director ha ofrecido cursos para contar en una bolsa de trabajo con jardineros especializados en el mantenimiento de los campos.

La escuela ha logrado colarse en cuatro colegios como parte de la asignatura de gimnasia

Verdú también lucha contra otros viejos prejuicios que afirma ya están desterrados, como el fantasma de la especulación inmobiliaria alrededor de los campos de golf. “Antes pudo ser así, pero ya no. Ahora todo lo que trae el gol es bueno. Aporta, según datos de la Cámara de Comercio, 490 millones de euros a la provincia de Alicante y genera 7.000 empleos”, explica Juanma Verdú, quien ensalza el atractivo del golf para fomentar el turismo extranjero.

“Este tipo de turismo no beneficia solo al negocio del golf, sino también al hotel donde se alojan los turistas, al restaurante en el que comen o al taxi en el que se desplazan. Somos una tierra de servicios y el golf es uno de los más importantes”, concluye.